MIAMI.-DANIEL CASTROPÉ
dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

Los hermanos Diosdado y José David Cabello son quienes manejan el negocio de las drogas en Venezuela, como máximos líderes del Cártel de los Soles, de acuerdo con el testimonio ofrecido por Francisco Javier Cardona, un exnarcotraficante de origen colombiano, que cumplió una condena de 18 años en EEUU tras negociar con la DEA.

En entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS, Cardona aseguró que el expresidente de la Asamblea Nacional venezolana y hombre fuerte del chavismo, y su hermano, son más ricos y poderosos que el recién recapturado Joaquín "El Chapo" Guzmán, como resultado de sus vínculos con el crimen organizado.

El exnarco, conocido como Jota Cardona, dijo en sus declaraciones que después de haber delatado a sus antiguos “amigos” y socios, tras colaborar con la DEA, lo único que le queda es sacar verdades a la luz.

Asegura que llegó a atesorar 50 millones de dólares, producto de actividades ilícitas, y que hoy, según su relato, no tiene ni un centavo, pero cuenta con un “activo” que tiene en jaque a varios barones de las drogas: su capacidad de denuncia.

A Jota Cardona no le tembló la voz para señalar asimismo a la primera dama venezolana Cilia Flores por su relación con sus sobrinos, capturados en un operativo antidrogas en Haití, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas. También mencionó al coronel Hugo Carvajal, conocido como “el pollo Carvajal”, entre otros.

“Estos ‘señores’ [los Cabello y el cartel de los Soles] están moviendo alrededor de 40 o 50 toneladas de cocaína mensualmente, y para sacarla del país utilizan a la Guardia Nacional. El aeropuerto de Maiquetía es clave en todo eso y nunca hay arrestos porque todo es entre ellos mismos”, aseveró Cardona, quien hoy se declara “ferviente creyente en Dios”.

Ahondando en sus denuncias, Cardona aseguró que en el año 2005, estando en la ciudad de Nueva York, él recibió 700 kilos de cocaína del Cártel de los Soles.

“A mí me entregaron esa droga cuando aún me dedicaba a ‘esa porquería’ y supe que detrás de todo estaban el señor Diosdado Cabello, su hermano y el coronel Hugo Carvajal”, subrayó.

La droga que es comercializada por el citado cártel, acorde con las declaraciones del exnarcotraficante, proviene de las FARC y el ELN, “dos guerrillas (colombianas) que han mantenido estrechas relaciones con Venezuela desde la época del dictadorzuelo Hugo Chávez, y sépase que la producción de cocaína en Colombia se ha elevado durante el Gobierno del presidente (Juan Manuel) Santos a un 82 por ciento y antes con (Álvaro) Uribe, aunque no soy uribista, era del 56 por ciento”, apuntó.

Ante el pedido de pruebas que respalden sus denuncias, Cardona sostuvo: “Yo tengo amigos en todas esas cárceles y ahora con los sobrinos del presidente Nicolás Maduro y de su esposa Cilia ‘cantando’ todo, comenzarán a conocerse más y más cosas”.

El nuevo Cártel Fénix

Además del Cártel de los Soles, bajo control de este mismo grupo, en Venezuela se ha creado una nueva estructura criminal bajo el nombre de Cártel Fénix, de lo cual, según las revelaciones de Cardona, a partir de sus vínculos con un exfiscal venezolano, próximamente ofrecerá mayores detalles.

“Este es un cártel que lo integran altos mandos militares, de la policía y algunas otras personas influyentes que tienen como misión cobrar los dineros del Cártel de los Soles y finalmente se quedan con parte del dinero por sus servicios. La fiscal Luisa Ortega sabe de esto, pero tampoco dice nada”, denunció.

Según Cardona, otra de las tareas del Cártel Fénix es el transporte de grandes cantidades de droga con destino a los mercados internacionales, especialmente hacia África, “en donde tienen relaciones con los grupos ISIS y Al Qaeda, que también forman parte de este negocio pues son los que cuidan la droga en los centros de almacenaje”.

“Juntos, el Cártel de los Soles y el Cártel Fénix, son muy cercanos a los más importantes cárteles de las drogas en México, no sólo del de Sinaloa, que manejaba el Chapo Guzmán, sino también de otros como los Zetas y algunos más pequeños que no ‘suenan’ mucho, pero que también mueven ciertas cantidades de droga”.

Maduro y sus sobrinos

Sobre el presidente venezolano Nicolás Maduro, Cardona dijo “es un bobo grande” que no está directamente vinculado con los cárteles de las drogas que operan en su país, “pero obviamente debe de estar enterado de todo lo que se hace su esposa Cilia y de lo que hicieron sus sobrinos que ‘cayeron’ en Haití”.

Para el exnarcotraficante, “es probable que el presidente Maduro se haga el de ‘la vista gorda’, pero yo no puedo adivinar sus pensamientos y acusarlo de algo sobre lo que no tengo informaciones precisas”, señaló.

En torno a los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, involucrados en el escándalo de narcotráfico descubierto recientemente, Cardona declaró que “ellos están ‘cantando hasta el himno nacional’ y eso lo sé porque yo tengo amigos en esa cárcel de Manhattan, donde se encuentran recluidos”.

Según Cardona, los dos miembros de la familia de Nicolás Maduro y Cilia Flores están confesando su delito, al menos entre sus compañeros de prisión, y pronto comenzarán a “prender el ventilador” para salpicar a las personas que hacen parte de los carteles venezolanos de las drogas.

“Ellos pensaban comprar yates o aviones creyendo que ese mundo del narcotráfico es fácil, pero ahora están viendo que no es así en esa cárcel donde los tienen y en donde la sobrevivencia diaria es muy, pero muy difícil, donde para alimentarse bien hay que comprar comida de contrabando que roban los empleados en la cocina y en donde incluso hay ratas”, enfatizó.

Desmitificación de “Popeye”

Jota Cardona, en el extenso reportaje concedido a este medio en casa “de un amigo” en Miami, también se refirió a Jhon Jairo Velásquez, alias Popeye, autoproclamado “jefe de sicarios” del extinto líder del Cártel de Medellín, Pablo Escobar.

“Este es un pobre diablo con ínfulas de jefe, que realmente solo fue el chofer de una de las amantes de Pablo (Escobar) y de su esposa ‘La Tata’ (…) y tenía a su cargo 12 sicarios, pero los verdaderos jefes eran ‘La Kika’ (Dandenis Muñoz Mosquera, quien cumple condena de 160 años en Estados Unidos), ‘Tyson’ (Brances Muñoz, muerto en una operación policial en Colombia, en 1990) y ‘Pinina’ (John Jairo Arias, abatido por la Policía colombiana, en 1992)”, aseguró Cardona.

Cardona acusó a Popeye de intentar quitarle la vida a su hijo Joshua “cuando él se encontraba en el vientre de su madre, y al enterarme de eso, ofrecí un millón de dólares por la cabeza de Popeye, pero después tocó dejar todo así por su cercanía con Pablo Escobar”.

¿Quién es Jota Cardona?

Francisco Javier Cardona Ramírez comienza en el mundo del narcotráfico con la venta de pequeñas cantidades de droga que ingresaba a Estados Unidos, a través de la frontera con México.

Después de pagar dos condenas menores en Estados Unidos, Cardona regresó a Colombia para trabajar con Pablo Escobar y Griselda Blanco, conocida como la “madrina de la cocaína”, con quien mantuvo negocios por alrededor de 35 años.

Cardona retornó a Estados Unidos con una identidad falsa que consiguió en Venezuela, pero sería detenido por tercera vez en este país, llegando a un acuerdo con la DEA (Agencia para el Control de Drogas de los Estados Unidos) para reducirle la sentencia.

Tras purgar una condena por 18 años, y con 57 años de edad, se declara un “ferviente cristiano” arrepentido de su pasado delictivo.

“Yo tuve 50 millones de dólares en billetes repartidos en apartamentos en Miami, Nueva York y Los Ángeles, que solo eran usados como cajas fuertes. Hoy tengo algo mejor: la paz y la bendición de Dios”, concluyó.

 

LEA TAMBIÉN:

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Cree que el voto latino está siendo subestimado en esta campaña presidencial?

Las Más Leídas