WASHINGTON.- Estados Unidos exigió en mayo la salida de dos diplomáticos de la Embajada de Cuba en Washington después de que "algunos" de sus funcionarios en la legación de La Habana tuvieran que regresar por unos "incidentes" que les causaron "una variedad de síntomas físicos".

Así lo explicó hoy la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en su rueda de prensa diaria, tras ser preguntada por unos "incidentes" ocurridos en Cuba en 2016 que afectaron a personal diplomático estadounidense.

La vocera fue muy críptica sobre lo ocurrido con el argumento de que la investigación que el Gobierno de EEUU inició hace meses al respecto sigue en marcha y de que la política del Departamento es no entrar en detalles cuando se trata de la salud de ciudadanos estadounidenses.

Solo confirmó que lo ocurrido no puso en riesgo la vida de los afectados y que tuvieron noticia de los hechos a finales de 2016.

Incluso aseguró que el Gobierno no tiene "ninguna respuesta definitiva sobre la fuente o la causa" de lo que considera "incidentes" y evitó precisar cuántos funcionarios resultaron afectados, cuántos regresaron al país y si se les ha reemplazado.

Sin embargo, la cadena CNN, citando fuentes oficiales, apuntó en una información posterior que al menos dos diplomáticos estadounidenses tuvieron que ser trasladados a su país para recibir tratamiento tras ser objeto de "un ataque acústico" con "dispositivos de sonido", sin detallar quién lo habría provocado ni dónde.

Como resultado de este "ataque", algunos diplomáticos sufren pérdida de audición permanente, indicaron las fuentes de la cadena.

La portavoz del Departamento de Estado no explicó en qué consisten la "variedad de síntomas físicos" de la que habló en su rueda de prensa y sólo confirmó que todos los afectados son trabajadores del Departamento de Estado y no ciudadanos anónimos.

Nauert no precisó qué agencia del Gobierno lidera la investigación de lo ocurrido, pero una fuente oficial del FBI confirmó a la CBS que el Buró participa en las pesquisas.

"Tuvimos que traer algunos estadounidenses a casa, o algunos estadounidenses eligieron volver a casa como resultado de eso. Y como resultado de esto, pedimos a dos (diplomáticos) cubanos que salieran de Estados Unidos y lo han hecho", relató la portavoz, para precisar que esa petición la hicieron el 23 de mayo.

Nauert subrayó varias veces que el Gobierno de Donald Trump "se toma muy seriamente" estos "incidentes" porque el Ejecutivo cubano "tiene la responsabilidad de proteger" al personal diplomático estadounidense "por la Convención de Ginebra".

Preguntada por si la medida de pedir la salida de los funcionarios cubanos fue un asunto de reciprocidad tras la partida de los estadounidenses, la portavoz dijo: "No voy a llamarlo así, pero pedimos a dos personas que se fueran".

Sobre por qué la decisión se tomó en mayo de este año si los "incidentes" ocurrieron en 2016, la portavoz se limitó a contestar que la investigación lleva tiempo.

El senador republicano Marco Rubio, de origen cubano, denunció en un breve comunicado que "el Gobierno cubano ha estado acosando al personal estadounidense en La Habana durante décadas".

"Esto no paró con el apaciguamiento del presidente Barack Obama. El daño personal a funcionarios de Estados Unidos muestra hasta dónde es capaz de llegar el régimen de (Raúl) Castro y claramente viola las normas internacionales", agregó.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas