miércoles 25  de  enero 2023
PROCESO DE PAZ

Amnistía Internacional: Acuerdo en Colombia debe garantizar justicia para millones de víctimas

La organización expuso que poner fin a las hostilidades entre las fuerzas estatales y las FARC podría no contribuir a acabar con tales ataques si las autoridades no toman medidas efectivas para combatir a los grupos armados

MÉXICO.- El éxito del histórico acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y el mayor grupo guerrillero del país, las FARC, firmado este lunes, depende de la capacidad de las autoridades para garantizar verdad, justicia y reparación a los millones de víctimas del conflicto, advirtió Amnistía Internacional (AI).

"Hoy (lunes) va a ser, con razón, un día de celebración en Colombia. Las autoridades deben ahora garantizar que este logro histórico no sufra ningún menoscabo", señaló Erika Guevara-Rosas, directora de AI para las Américas.

Para ello, añadió, debe asegurarse "de que todos los responsables de los horrendos delitos de derecho internacional cometidos contra millones de personas a lo largo de más de medio siglo comparecen ante la justicia".

"Los delitos de quienes llevaron a cabo estos abusos, los ordenaron o se beneficiaron de ellos, aun cuando se trate de personas dedicadas al mundo de los negocios o a la política, no pueden ni deben descartarse de un plumazo", advirtió Guevara-Rosas, citada en un boletín de la sede regional de AI en la Ciudad de México.

El comunicado expuso que el modelo de justicia transicional que el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) acordaron el año pasado contribuirá a garantizar en cierta medida verdad, justicia y reparación a algunas de las víctimas del conflicto.

"Sin embargo, muchas de sus disposiciones parecen incumplir el derecho y las normas internacionales relativos a los derechos de las víctimas. Por ejemplo, las penas previstas para quienes admitan responsabilidad en crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad no reflejan la gravedad de tales delitos", apuntó.

La organización reconoció que Colombia ha avanzado mucho desde sus años más violentos, pese a lo cual siguen cometiéndose violaciones de derechos humanos contra comunidades marginadas, muchos de ellos atribuidos a grupos paramilitares que continúan activos pese a su supuesta desmovilización hace un decenio.

"Muchas de esas comunidades expuestas a sufrir ataques son precisamente las que luchan contra la explotación de sus tierras y territorios por negocios mineros, de infraestructura, industriales y agroindustriales", explicó Guevara-Rosas.

Poner fin a las hostilidades entre las fuerzas estatales y las FARC podría no contribuir a acabar con tales ataques si las autoridades no toman medidas efectivas para combatir a los grupos armados que atacan a civiles y llevan ante la justicia a quienes les prestan apoyo desde el Estado, la política y el mundo empresarial, expuso AI.

"Para que un acuerdo de paz sea efectivo y duradero debe también aplicarse en estrecha consulta con las personas, grupos y comunidades que se han visto afectadas por este conflicto sangriento durante decenios. De lo contrario, será poco más que meras palabras sobre el papel", puntualizó Guevara-Rosas.

FUENTE: EFE

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar