Embed

RÍO DE JANEIRO.- El presidente de Brasil Jair Bolsonaro aclaró hoy que no negará ayuda a los inmigrantes que la pidan, pero que esta no podrá ser "indiscriminada", tras confirmar que el gigante suramericano se retiró del Pacto Migratorio de la ONU.

El mandatario brasileño hizo la aclaración este miércoles a través de su cuenta en Twitter, tras haber enfatizado horas antes por esa misma red social que Brasil era "soberano" para decidir la aceptación de inmigrantes.

Te puede interesar

"Nunca rechazaremos ayuda a los que la necesitan, pero la inmigración no puede ser indiscriminada", aseguró Bolsonaro, quien dijo que se necesita buscar "la mejor solución de acuerdo con la realidad de cada país".

"Si controlamos quién dejamos entrar en nuestras casas, ¿por qué haríamos diferente con nuestro Brasil?", se preguntó el presidente del mayor país latinoamericano y que en los últimos años ha acogido miles de refugiados, principalmente venezolano, haitianos y sirios.

En su primer mensaje del día por Twitter, Bolsonaro aseguró este miércoles que las personas que entren al país tendrán que someterse a las leyes brasileñas y respetar su cultura, y dijo que "no es cualquiera el que entra en nuestra casa, ni será cualquiera el que entrará en Brasil vía pacto adoptado por terceros".

El nuevo presidente de Brasil cerró ese mensaje con un "No al Pacto Migratorio", con lo que ratificó algo que ya había anunciado en días pasados.

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de la ONU fue suscrito en diciembre por 152 países, entre ellos Brasil, durante la gestión del ahora expresidente Michel Temer.

Dos de los países que rechazaron adherir al pacto fueron Estados Unidos e Israel, con los que el Gobierno de Bolsonaro busca estrechar los lazos durante su gestión que comenzó el pasado 1 de enero.

Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejécito, expresó su voluntad de salir del Pacto Migratorio la misma semana en la que fue firmado el acuerdo en Marrakech, pero la retirada se hizo efectiva este martes, después de que el Ministerio de Relaciones Exteriores notificara a las Naciones Unidas.

El mandatario ya había manifestado su intención de establecer criterios para limitar el ingreso al país de venezolanos que buscan refugio en el país tras huir de la crisis política, económica, sanitaria y social en Venezuela.

"La defensa de la soberanía nacional fue una de las banderas de nuestra campaña y será una prioridad de nuestro Gobierno. Los brasileños y los inmigrantes que aquí viven estarán más seguros con las reglas que definiremos por cuenta propia, sin presión del exterior", afirmó el mandatario en otro de sus mensajes este miércoles.

Las autoridades brasileñas estiman que entre 700 y 800 venezolanos ingresan diariamente al país por Pacaraima, principal puerta de entrada de Venezuela a Brasil.

De acuerdo con los datos oficiales, desde 2017 y hasta septiembre pasado ingresaron a Brasil 154.920 venezolanos por Pacaraima, en el estado amazónico de Roraima y único paso fronterizo entre ambos países, pero algo más de la mitad (79.402) ya ha abandonado el territorio nacional.

La falta de estructura de Roraima, uno de los estados más pobres de Brasil, ha generado conflictos entre brasileños y venezolanos en la frontera y obligó al Gobierno a iniciar un proceso para trasladar a los inmigrantes a otras ciudades, que avanza lentamente.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que el sistema de autopistas que maneja el MDX en Miami sea transferido al estado de la Florida?

No
No tengo idea
ver resultados

Las Más Leídas