CARACAS.- Amnistía Internacional indicó este viernes que encontró nueva evidencia para sostener que el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo murió literalmente en la sala del Juzgado en junio de 2019, y no en un hospital como se había informado. Todo ello debido a las severas torturas a las que fue sometido en Venezuela.

"Contrario a lo que muestra la investigación penal por parte de la Justicia venezolana, Rafael Acosta Arévalo no falleció en un hospital. Fue desparecido, torturado y murió ante un juez. Sobre estos hechos no se ha hecho justicia", dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, publicó Diario de Cuba.

Te puede interesar

Amnistía Internacional obtuvo 550 páginas del expediente penal contra dos funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) adscritos a la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), acusados de participar en su muerte.

Acosta Arévalo fue víctima de desaparición forzada desde el 21 al 26 de junio de 2019. Tras cinco días, finalmente, el régimen de Nicolás Maduro reconoció su detención.

Hasta ahora prevalecía la tesis de que funcionarios de la DGCIM le habrían llevado a un hospital el 28 de junio, pero horas después fue presentado, mientras agonizaba, ante un tribunal militar para imputarle cargos a pesar de su condición de retiro de las Fuerzas Armadas.

La descripción de un hombre agonizante presentado ante el juez, finalmente tras largas sesiones de tortura, ya había escandalizado a las organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos, que han tomado este caso como simbólico para desnudar el sistema de torturas que impera en Venezuela.

Ahora, sin embargo, el caso genera mayor estupor. Amnistía Internacional encontró que Acosta Arévalo falleció el 28 de junio de 2019 en la sala de justicia donde se llevaría a cabo la audiencia de presentación, sin recibir atención médica en los momentos previos a su muerte.

Esta evidencia contradice la versión oficial de las autoridades venezolanas, quienes difundieron que la víctima había muerto en el Hospital Militar Vicente Salias, después de haber recibido atención médica.

El capitán de corbeta venezolano Rafael Acosta Arévalo murió debido a las torturas que le infligieron presuntamente los agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) del régimen de Nicolás Maduro, confirmó el informe de su autopsia.

El expediente al que tuvo acceso la organización de derechos humanos apunta a que la muerte del capitán de corbeta fue por negligencia. No se hace mención explícita a la tortura que, evidentemente, padeció el militar retirado en los días que estuvo detenido.

Tal como lo reseñó DIARIO DE CUBA, el periodista venezolano Eligio Rojas publicó parte del informe de la autopsia que se le hizo al cuerpo de Acosta Arévalo: "La necropsia de ley practicada al cadáver (...) determinó como causa de muerte 'edema cerebral severo debido a insuficiencia respiratoria aguda, debido a rabdomiolisis por politraumatismo generalizado".

"Rabdomiólisis: síndrome de necrosis muscular que presentan las víctimas de terremotos, bombardeos, derrumbes de edificios. Es decir, que el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo fue literalmente aplastado", aclaró por su parte la también periodista Lisseth Boon, en julio del año pasado.

"El caso de Rafael Acosta Arévalo ejemplifica la necesidad que los mecanismos internacionales asuman el liderazgo en la búsqueda de verdad, justicia y reparación de las víctimas de los crímenes de derecho internacional y violaciones de derechos humanos en Venezuela", sostuvo Guevara Rosas.

De acuerdo con el Programa Venezolano de Derechos Humanos (Provea), en 2019 se conocieron 574 casos de tortura, un aumento de más del 500% en comparación con 2018. El año pasado, 23 venezolanos (incluyendo a Acosta Arévalo) fallecieron víctimas de torturas por los cuerpos represivos en Venezuela.

Amnistía Internacional elevó el documento sobre el caso Acosta Arévalo a la oficina de la alta comisionada de derechos humanos de la ONU, la expresidenta chilena Michelle Bachelet.

Asimismo, Guevara Rosas recordó que la comunidad de derechos humanos debe darle apoyo y documentación a la Misión de Determinación de los Hechos, entidad que fue conformada el año pasado por decisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, como parte de su evaluación de la masiva violación a derechos humanos en Venezuela.

FUENTE: Con información de Diario de Cuba

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las escuelas deben mantenerse abiertas y solo cerrar las que estén comprometidas con casos de coronavirus 29.26%
Deben volverse a cerrar todas las escuelas ante el riesgo de que aumente la propagación del virus 21.97%
Si se cumplen los protocolcos establecidos no debe producirse un incremento de los contagios 17.13%
Los padres necesitan las escuelas abiertas para poder trabajar y regresar a la normalidad 14.06%
Lo único que va a detener al COVID-19 es la responsabilidad individual de protegerse del contagio 17.58%
3100 votos

Las Más Leídas