MIAMI.-El escritor cubano Carlos Carralero es un eterno disidente. Se exilió en Italia en los años noventa para evitar ser condenado a diez años de prisión por enfrentarse, desde la defensa de los derechos humanos, al régimen totalitario de los Castro. Lleva más de dos décadas luchando desde Europa contra quienes cercenan las libertades y la democracia en su país y en América Latina.

Este intelectual, crítico analista de las oscuras maniobras y amenazas de las dictaduras del socialismo del siglo XXI, observando la realidad inmediata confiesa que no esperaba otra estrategia que el fraude, con mayor o menor cantidad de cobertores, en los resultados de las elecciones del Ecuador el pasado domingo 2 de abril.

El ALBA busca implantar el socialismo en el continente

“Desde que fue concebido el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) el fraude electoral ha sido el arma ideal para perpetuarse. Fidel Castro, que a mi juicio ostenta el récord entre los seres que más daño han procurado a su país y a América Latina entera, en este nuevo esquema pudo resignarse a su derrota en la exportación y aplicación de prácticas violentas para acceder al poder en América Latina, es decir, el método de las guerrillas”, dijo Carlos Carralero a DIARIO LAS AMÉRICAS en la ciudad de Miami, donde se encuentra de visita por estos días.

“El propósito real del ALBA ha sido colocar en el poder a los políticos de izquierda, seguidores del castrismo, para luego implantar el socialismo en el continente. Chávez, Morales, Correa, Maduro y el casi impronunciable por su historia moral, Daniel Ortega, son algunos de los ejemplares que han hecho el juego al castrismo y al marxismo en el continente. Incluso hasta con el gramscismo [refiriéndose a métodos inspirados en la filosofía de Antonio Gramsci, fundador del Partido Comunista Italiano] que es una forma sutil de aplicar el socialismo”, comentó el autor de la novela Réquiem por Saturno, que de manera simbólica describe la cruda realidad sociopolítica que hostiga a los cubanos desde 1959.

La ideología de la envidia genera el peor de los odios

“Sabemos que en la izquierda algunos nunca se dan por vencidos y cuando ven que están perdiendo utilizan los peores métodos para evitar la derrota. Y si de todos modos pierden, uno de sus recursos es lanzar mensajes de pesimismo, diciendo que la sociedad liberal o capitalista también está en crisis, que es un problema global”, aseveró el fundador de organizaciones pro libertades civiles en Cuba e Italia.

“La mayor parte de la izquierda tiene varias maneras de sobrevivir. Por ejemplo, inculcando una especie de fundamentalismo, una doctrina que entra y se enquista en las mentes de los oscilantes de los no pensantes y de las víctimas de la ideología de la envidia, y ojo que esto última genera el peor de los odios, entre otras maneras de arrastrar millones hacia un pensamiento que intentan hacer global. Esa es la esencia del pensamiento de Gramsci: la hegemonía cultural de izquierda, invadiendo los medios de comunicación y las instituciones”, expuso.

“Pongo dos ejemplos que a nosotros nos han tocado de cerca. Fidel Castro ha sido justificado y apoyado como ningún otro dictador porque su estrategia, muy a la Machiavelli [apellido en italiano de Nicolás Maquiavelo] de concentrarse en un punto principal para no disipar sus fuerzas, fue atacar con todos los medios al más odiado por todos en el mundo, a los Estados Unidos. El filósofo francés Jean-François Revel nos trae bien a tiempo un ejemplo de la injusta valoración entre Castro y Pinochet, cuando decía que Pinochet en una población de quince millones ejecutó tres mil personas, mientras que Castro en una de diez millones, ejecutó diecisiete mil. Y Revel habla aquí solamente de los fusilados, no de las decenas de miles de víctimas, entre cubanos y extranjeros, en guerras y el estrecho de la Florida. Los crímenes contra la humanidad muchas veces se juzguan de acuerdo al color político. Y todos sabemos que los Castro han encontrado amigos en todas partes: políticos, profesores universitarios, artistas, periodistas y dueños de grandes medios, funcionarios públicos, pontífices, terroristas y narcotraficantes”, expuso el también poeta, que asegura haber sido atacado en Italia por sus criterios anti socialistas. Y añadió: “El otro ejemplo de esta manera de dominar los medios de comunicación lo vimos en las recientes elecciones en EEUU. Hasta las once de la noche en Europa creíamos, contrario a la verdad, que estaba venciendo Hillary Clinton. ¿Y por qué? Pues porque la prensa fundamentalmente izquierdista nos hacía creer lo que les convenía para desmoralizar a una parte de los electores y al mundo en general. Pienso que la mayor ganancia de la izquierda mundial ha sido ganarse a las masas a través de falsa propaganda, demagogia y desacreditando todo pensamiento que no sea de izquierda. Han ganado alejando a millones de la luz que los pueda conducir finalmente a entender cómo salir de la trampa de la propaganda”.

La debilidad de la izquierda es el socialismo real

Según Carralero, la izquierda tiene lados muy frágiles, que justamente se encargan de paliar con una contundente maquinaria propagandística de veinticuatro horas al día: “Sus debilidades son precisamente los hechos, lo que pasa en Europa y América Latina. La realidad del socialismo real, el socialismo del siglo XXI, sus funestos resultados. Hay algunos ejemplos como el referéndum en Gran Bretaña, también en Colombia, la ascensión del nacionalismo en Francia, la división y fraccionamiento de la izquierda en Italia, el caos de Venezuela y otros”.

Carralero fundó en Italia la Unión por las Libertades en Cuba, asociación para informar a los ciudadanos italianos sobre la realidad de Cuba y ayudar a los cubanos en esa nación europea.

“Como venimos viendo ocurrir en Venezuela, Bolivia y otros países del área aferrados al socialismo del siglo XXI, estos procesos electorales, aparentemente democráticos, están controlados desde el poder ejecutivo, que a su vez también controla el poder judicial. Y no hay nada más propicio para el fraude que este estado de cosas. Por eso, lo que acaba de suceder en Ecuador, me lo he esperado en cada país donde el castrismo ha ido colocando su mano sucia”, señaló el también poeta, cuya colección de versos Los hijos de Saturno y el amor, vio la luz en Finlandia.

En Ecuador buscan apuntalar un sistema totalitario

“El continuismo del correísmo y la manera en que apalearon estas elecciones, tendrán dos efectos, uno negativo y otro positivo. El negativo es que se prorrogará el momento en que en Ecuador y el resto del área entiendan la farsa de la izquierda. La oscuridad cultural que implica el seguir una doctrina que al final recoge miseria económica, confusión y estancamiento en todos los órdenes. El marxismo ha sido rechazado por muchos a causa de su historia de violencia y represión de manera burda. Pero el gramscismo en Europa y América Latina, lo ha hecho sutilmente y ha penetrado la mente de millones. El gramscismo es una dictadura de la burocracia y los medios de comunicación. Sin embargo, no está lejos el día en que los pueblos de Occidente despierten y comprendan cuánto han sido manipulados”, alertó el intelectual ítalo-cubano natural de Puerto Padre (Las Tunas) y actualmente residente en Milán. Y agregó:

“Y el efecto positivo es que la imagen de esos países que han seguido el castrismo, encabezados por el chavismo en Venezuela, quedará cada vez más frágil y sujeta a sanas reflexiones. Es nuestra misión ir introduciendo una cultura diferente a esa, con la cual, una gran parte de la izquierda, sin escrúpulos, ha contaminado el pensamiento sano y a veces virgen de millones de personas. Es lo que nuestro proyecto ARCAFreedom está tratando de llevar a las personas, empezando por los que están dispuestos a cambiar la tendencia de sus mentes, para renovar el pensamiento y dejar atrás la pésima interpretación del modernismo, regresando a lo útil del pensamiento. Por eso nuestro grupo apoya la iniciativa de la Universidad del Segundo Renacimiento, encabezada por el profesor Armando Verdiglione, su esposa Cristina Frua de Angelis y su grupo en Milán, Bologna, Padova y otras ciudades italianas”.

Para Carralero es vital que el pueblo ecuatoriano actúe rápidamente y con firmeza si quieren evitar la continuidad del correísmo y el recrudecimiento del socialismo del siglo XXI en ese país: “Tanto los políticos, las fuerzas de la oposición como aquella parte del pueblo ecuatoriano que ama vivir en libertad, no deben detenerse hasta que no se realicen elecciones verdaderamente limpias en ese país, bajo supervisión de organismos competentes. Todos deben estar muy atentos y cada día demostrar que no se quedarán tranquilos hasta que no se regrese a las urnas con un proceso transparente. Pues lo que pretenden es el colofón de los fundadores del ALBA y sus seguidores: apuntalar un sistema totalitario, un régimen autoritario de corte marxista o, acercándonos más a lo tangible, de corte castrista, que se traduce en represión, privación de las libertades fundamentales y al final sumido en la miseria y el caos. Cuba y Venezuela son dos ejemplos que no necesitan presentación”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario