Embed

Gustavo Trujillo nació en Patria, Morón, Ciego de Ávila, hacia el centro de Cuba. A los 8 años empezó a practicar boxeo como una actividad extracurricular de su escuela, de donde entre risas recuerda, a pesar de que sus calificaciones eran pésimas, logró destacar por su excelente comportamiento y talento atlético.“Yo no tenía ni siquiera una mochila para llevar los libros a la escuela, iba con javas [bolsas]. Mi mamá trabajaba cortando caña. Y a pesar de las carencias materiales que pasábamos puedo decir que tuve una infancia feliz”, dijo el campeón a la vez que recuerda con dulzura y profunda nostalgia su tierra y su niñez.“Si pudiera hablar ahora mismo con aquel niño que fui, le diría que se divirtiera muchísimo porque esa es la mejor etapa. Y en este sentido también quiero enviarles un mensaje a los niños cubanos, y decirles que no pierdan la fe porque todo se puede lograr con mucha disciplina y esfuerzo.”Antes de establecerse en Miami, el atleta vivió en Carolina del Norte.“Estoy feliz de estar aquí, entre mi gente que me da ese calor latino que me ayuda a sentirme familia. Me emociona cuando aparece gente en el gimnasio a tirarse fotos conmigo y eso es lo que me da la fuerza para levantarme cada mañana a entrenar”, dijo.Trujillo retomó su carrera deportiva en Artes Marciales Mixtas donde exitosamente ha tenido 13 peleas en total. Las últimas cuatro en la modalidad de bare knuckle [manos desnudas], en las que ha obtenido victoria en los primeros rounds con knockouts fulminantes.

Sueños de libertad

Con apenas 12 años, Trujillo comenzó a obtener medallas y reconocimientos en competencias provinciales, y con 16 años se trasladó a La Habana para formar parte del equipo Nacional Olímpico de Lucha Grecorromana. Gracias a su participación para competir en eventos nacionales e internacionales abrió los ojos con respecto al adoctrinamiento y la situación de los atletas en su país.

Te puede interesar

“Cuando comencé a ver a los campeones olímpicos cargando agua desde camiones cisterna porque las pilas [llaves] de los recintos de entrenamiento siempre estaban rotas, cuando me di cuenta de que ni siquiera tenían un carro [auto] para transportarse, y que incluso tenían que pedir prestadas zapatillas de lucha porque las de ellos estaban rotas; lo primero que me cuestioné fue si yo también quería ser campeón olímpico como ellos”, recordó.

“El impacto más grande que tuve y gracias al que abrí los ojos por completo, fue cuando fui por primera vez a Panamá. Allí me di cuenta de que hasta la persona que limpia pisos puede mantenerse y vivir dignamente gracias a su salario, y comprendí que había sido adoctrinado y que el capitalismo no era tan malo como me lo habían pintado desde niño”.En su paso por el Equipo Nacional de Cuba, Trujillo logró Medalla de Oro en los Panamericanos, Oro Eliminatorio Olímpico, y numerosos reconocimientos en competencias internacionales.“Todo lo que soy se lo debo a mis entrenadores, en especial a los de Cuba, que no tienen nada que ver con ese régimen dictatorial y totalitario”, dijo emocionado.Además de ser atleta, el joven potencia su carrera como modelo.“Soy un profundo admirador de Floyd Mayweather. La forma en la que él ha llevado su carrera me inspira porque yo también soy boxeador, pero además quiero ser modelo, empresario, y comunicar un mensaje que pueda mejorar y transformar vidas, gracias al activismo. Pienso que los deportistas y las figuras públicas nos debemos a nuestro pueblo porque gracias a ellos tenemos la visibilidad que nos permite alcanzar el éxito. Yo me debo al pueblo de Cuba, a esos jóvenes que están presos por pedir libertad, a esas madres que sufren, y por ellos alzo la voz. Si guardara silencio sería un cómplice del comunismo”, sentenció el deportista que saltó a la fama tras lucir en una pelea con más de 7 millones de espectadores un pulover con el grito ‘Diaz Canal Singao’.“Nadie tuvo que decirme que lo hiciera. Lo hice porque sentía que era una deuda con mi pueblo. Mucha gente me criticó, me trataron de vulgar, pero yo expresé lo que sentía. Y esa era la palabra que ese dictador se merecía”.

Peleando por su libertad

Gustavo Trujillo desertó del equipo nacional de Cuba en 2014, durante un viaje a República Dominicana, donde se encontraba en un campamento para la Copa Mundial de lucha en Irán. En aquel momento el boxeador recuerda que sus profesores y la seguridad del estado [cubano] que acompañaba a los atletas realizó una redada policial por Santo Domingo en busca de él, y canceló su pasaporte y con eso le cerraron todas las vías para salir del país.A partir de entonces, sin posibilidades y sin documentos legales pasó casi cinco meses en República Dominicana como desamparado, durmiendo en las calles, sin amigos, sin familia e incluso sin comida. Hasta que conoció en Santo Domingo a unos cubanos que lo ayudaron, le dieron trabajo, y de ese modo pudo pagar un puesto en una lancha inflable para poder llegar a Puerto Rico. Una travesía y experiencia de vida que lo hizo valorar aún más la importancia de la familia, y de la unión entre cubanos para salir adelante. “Quiero decirles a mis hermanos que están dentro de la isla que no nos fajemos más entre nosotros porque no vale la pena, vamos a buscar la unión porque esa es la única manera en la que vamos a ganar esta lucha. Nuestro objetivo tiene que ser uno, sacar el comunismo del poder”.“Cada día de mi vida me levanto pensando en la libertad de Cuba, dijo Trujillo. Sueño con la libertad de mi país y con que se erradique el comunismo para que nuestra gente pueda ser feliz”.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.93%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.67%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.39%
17321 votos

Las Más Leídas