lunes 15  de  julio 2024
COLOMBIA

Jefe negociador alerta que a las disidencias no les interesa la paz

Un atentado explosivo ocurrido el viernes dejó dos muertos, un menor de edad y un conductor de mototaxi, que falleció poseriormente en un hospital

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

BOGOTÁ.- El jefe negociador del gobierno colombiano con la mayor disidencias de las antiguas FARC, Camilo González, advirtió que los frentes armados, especialmente los que operan al suroccidente del país, no están respetado los derechos humanitarios de la sociedad civil, ni tampoco les interesa una salida pacífica y política a la confrontación armada.

El panorama es “crítico” principalmente en el departamento del Cauca, admitió González en declaraciones a la radio WRadio de Colombia, porque, según dijo, “no se están respetando los mínimos humanitarios. Eso es algo unilateral, no se necesita diálogos ni mesas ni negociaciones”.

El viernes, un atentado explosivo, que las autoridades adjudican al frente Dagoberto Ramos del autodenominado grupo disidente Estado Mayor Central (EMC), dejó dos muertos, un menor de edad y un conductor de mototaxi que falleció poseriormente en un hospital, según confirmaron las autoridades locales. La madre del menor continúa hospitalizada.

“Que el derecho humanitario sea respetado es algo consuetudinario… de los principios más elementales incluso en situaciones de confrontaciones armadas”, reiteró el delegado de gobierno que acudió el domingo a las honras fúnebres del niño de 10 años en el municipio de Miranda, al norte del Cauca.

“Lo que están mostrando es que no les interesa un camino de paz ni una solución política aprovechando este gobierno, y dicen, ‘no’, nos interesa más nuestro podercito y nuestras dinámicas económicas y eso nos está llevando a un callejón sin salida, a un precipicio”, sentenció el jefe negociador.

González se refirió a las condiciones que pone esa agrupación armada para retomar las negociaciones de paz, que entraron en crisis luego de que en marzo el gobierno puso fin al cese al fuego en el Cauca, Valle del Cauca y Nariño, tras el ataque armado a una comunidad indígena que dejó una líder muerta.

El presidente Gustavo Petro ha querido impulsar una política de “paz total” con la implementación de mesas de diálogos que actualmente desarrolla con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), y que también había iniciado con las disidencias del EMC.

Trabas en la negociación

Para el analista y docente de la Universidad Nacional de Colombia, Alejo Vargas, las dificultades que presentan las negociaciones se dan porque el gobierno ha querido “forzar ceses al fuego muy tempranamente”, un paso al que se debe llegar luego de avanzar en los procesos y haber obtenido “niveles de confianza mutuos”, dijo.

Otro inconveniente que advierte el experto es que el Estado Mayor Central es “la sumatoria de grupos muy diversos y no hay cohesión suficiente”. Al final cuando se alcanza un acuerdo “no se está seguro quiénes se van a comprometer”, dijo.

Vargas comentó que, si bien las intenciones del presidente Petro de alcanzar la “paz total” pueden ser válidas, “las realidades son mucho más difíciles que los deseos del gobierno”.

En tanto, el ejército colombiano informó el domingo en su cuenta de X, antes Twitter, que capturó a un “explosivista” de las disidencias de nombre Dagoberto Ramos en el Cauca, municipio de Coloto.

FUENTE: Con información de AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar