lunes 22  de  julio 2024
ECONOMÍA

Se agudiza el malestar en Bolivia por la escasez de combustible y dólares

En medio de los embates del autogolpe, el país suramericano enfrenta una crisis económica que se traduce en alza de precios y desabastecimiento

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

LA PAZ.- Gerardo Salluco se prepara para pasar su segunda noche estacionado en la larga fila de autobuses, a la espera de que abra una estación de servicio sin combustible que vigilan dos militares. Sus viajes se tornaron eternos desde que escasea el diésel en Bolivia.

El país de mayoría indígena, que la semana pasada se estremeció con un autogolpe militar fallido, lidia con su peor crisis desde el llamado milagro económico, cuando en 2006 el régimen socialista de Evo Morales nacionalizó la industria del gas.

Está por caer el día y Salluco todavía tiene la expectativa de que la fila comience, por fin, a avanzar.

"Ya voy por la segunda noche, así que (es) agotador esperar, porque de repente empiezan a vender, así que tengo que estar atento", señala este chofer de 49 años cubierto con un suéter gris térmico.

Hace doce años que Salluco transporta pasajeros entre Bolivia y Chile. El fin de semana llegó a La Paz para surtirse de diésel, pero "no hay". "Estamos mal, no hay por qué ni cómo negarlo", se lamenta.

En El Alto, una ciudad contigua a La Paz y fortín político de la izquierda en el poder, Claudio Laura también detuvo su camión cisterna en una larga hilera de vehículos que desemboca en otro puesto desabastecido de combustible.

"Llegué a la fila a las cuatro de la tarde y esta noche me quedé a dormir acá", dice este hombre de 33 años. Laura trae combustible de Perú o Chile, pero ahora no tiene cómo moverse.

"Nos quieren distraer"

Bolivia, que junto a Chile y Argentina conforma el triángulo del litio, un recurso clave en la transición de energías limpias, enfrenta desde el año pasado una sequía de dólares y de diésel y gasolina.

El gas, el motor que movió la economía desde su nacionalización, perdió fuerza por la falta de inversiones en exploración.

A 2022 las exportaciones cayeron poco más del 50% con respecto a 2013, cuando alcanzaron su tope máximo. El país echó mano de sus reservas en dólares para mantener los subsidios al combustible que importa a precios internacionales.

A mediados de junio, el gobierno de Luis Arce ordenó el envío de militares a las estaciones de servicio para evitar el contrabando interno o hacia Perú y Argentina.

Según la estatal petrolera YPBF, buena parte del problema proviene de los rumores de escasez que circulan en las redes sociales, que generan una "sobredemanda" de combustible.

"El producto está garantizado", declaró el presidente de la empresa boliviana, Armin Dorgathen.

Sin embargo, el gremio de los transportistas de carga había convocado para la semana pasada una protesta con bloqueo de vías contra la escasez de combustible.

El gobierno de Arce logró un acuerdo para desactivar la protesta antes de que estallara la rebelión militar, cuya veracidad cuestionan opositores y hasta Morales, antiguo aliado del mandatario.

"Nos damos cuenta algo así, más o menos, (que) quieren distraer", señala Gerardo Salluco, metido en el autobús de pasajeros, al referirse al fallido golpe.

Pero lo cierto -agrega- es que "no hay dólares, no hay diésel, tenemos que estar haciendo fila".

Dólar negro elevado

Ante la caída de los ingresos del gas, Bolivia tuvo que inyectar igualmente divisas al sistema financiero. Si hace una década, el Estado llegó a tener en caja 15.122 millones de dólares, el mes pasado esta cifra cayó hasta los 1.796 millones.

Gran parte del déficit de dólares se debe a la subvención que el Estado da a las empresas que importan diésel y la gasolina.

El Banco Central de Bolivia (BCB) ha fijado el precio del dólar a 6,96 bolivianos.

En el mercado negro la divisa se negocia por encima del 30% de la cotización oficial, mientras los bancos privados solo permiten el retiro de 100 dólares diarios.

Minerva Ruelas, de 27 años, dedicada al mantenimiento de equipos de radiología, hace fila desde temprano en una casa de envíos para pagar a uno de sus proveedores en el extranjero con los dólares que alcanzó a reunir.

"Con suerte, encuentras alguno que otro dólar, pero el cambio es muy elevado. Normalmente cambiamos a 6,97 (... ) pero en el mercado negro lo puedes encontrar hasta en 10 bolivianos", se queja.

"Pero ahorita solamente yo quiero hacer el envío para poder pagar lo que necesito", se resigna.

FUENTE: Con información de AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar