Embed

De la mano de su gran pasión, la cocina, el joven chef colombiano Juan Manuel Barrientos llegó a la Capital del Sol para aperturar El Cielo, un innovador restaurante con el que busca no solo realzar los sabores de su tierra natal, sino fusionarlos y adaptarlos a la geografía del sur de la Florida.

“Al principio, escoger Miami como destino para este negocio, en el que toda la familia está involucrada, fue una decisión emocional, y sobre todo teniendo en cuenta que no podría emprender algo en una ciudad en la cual yo no viviría”, explicó Barrientos, quien confesó sentirse atraído por la hospitalidad y el ambiente jovial que reina en la urbe.

Aunque Barrientos cuenta con un gran éxito en el ámbito gastronómico, tanto en Miami como en Bogotá y Medellín, ciudades en las que también posee restaurantes, admitió que no fue fácil establecer su negocio. Según su experiencia, existen barreras que, desde lo económico hasta lo multicultural, tuvo que derribar para emprender su proyecto.

“Cada ciudad tiene un reto, no hay negocio fácil en el mundo. Educar a los clientes toma mucho tiempo y paciencia, porque en el restaurante no vendemos platos a la carta, tratamos de que se compre un concepto y una experiencia culinaria sensorial”, comentó.

_DSC9240.jpg
El chef colombiano Juan Manuel Barrientos.
El chef colombiano Juan Manuel Barrientos.

Si bien este joven chef es reconocido por su gran desempeño, reveló que en el camino hacia la conformación de un negocio existen ciertos obstáculos que también tienen un rol importante, porque ayudan a cuidar más el patrimonio que se pretende construir.

“Como emprendedor comienzas a encontrar retos interesantes que requieren de toda la inteligencia que conlleva el definir quién es un cliente primario y cómo puedo llegar a él, para después alcanzar a otro tipo de público. En el proceso de descubrir a qué nos enfrentábamos, nos dimos cuenta de que somos una empresa exitosa, pero familiar, y aquí se encuentran grandes grupos de restaurantes que tienen capital para invertir cuantas veces sea necesario”, explicó.

Sobre lo que ha aprendido en el camino que lo ha llevado a adentrarse en el campo gastronómico y de la administración de empresas, Barrientos resalto algunos aspectos de vital importancia.

“Uno empieza a competir contra gente que no tiene límites de presupuesto para sacar negocios adelante y te das cuenta de cuánta responsabilidad tenemos en el momento de crear fondos, porque los negocios tienen que dar dinero, no solo por decir que somos dueños de algo. Nosotros no vinimos a Miami a malgastar el dinero, sino a invertirlo y a salir victoriosos de cada reto a que nos enfrentemos”, agregó.

Restaurante El Cielo. .jpg
Restaurante El Cielo.
Restaurante El Cielo.

Desde su óptica, un negocio no es más que el resultado del esfuerzo y la entrega, aspectos que si se dotan de pasión, pueden tener como resultado un éxito inimaginable.

Al final, comentó, “detrás de un restaurante hay un universo absolutamente repleto de temas, en el que tienes que estar pendiente de muchos asuntos y trabajar más de diez horas todos los días, porque un negocio exitoso lleva demasiado sacrificio”.

 

Deja tu comentario