FLAGSTAFF.- Casi ninguna persona que viaja al oeste de Estados Unidos deja de aprovechar la oportunidad de visitar el Gran Cañón. El parque nacional celebrará en 2019 su centenario. Cada año, más de seis millones de personas visitan la enorme garganta esculpida por el río Colorado. Para evitar el barullo turístico, una buena idea es bajar al cañón y atravesarlo en una caminata de dos días.

bild_2.jpg
El sendero, de 22 kilómetros, va al North Rim y está bastante menos transitado que los trayectos en el lado sur.
El sendero, de 22 kilómetros, va al North Rim y está bastante menos transitado que los trayectos en el lado sur.

Desde South Rim, en el lado sur, a una altura de 2.200 metros, hay dos rutas. La Bright Angel Trail, en la parte superior, está bastante transitada. Menos senderistas optan por la South Kaibab Trail, un trayecto de 11 kilómetros hasta la orilla del río.

Quien elija la variante más larga, que no es tan empinada, y se pone en camino muy temprano evita los flujos de turistas que hacen una caminata de solo un día. La mayoría de ellos solo recorre el tramo de siete kilómetros que conduce a Indian Garden, un pequeño oasis en el Garden Creek. Algunos continúan caminando otros tres kilómetros hasta Plateau Point, un mirador desde el cual se puede contemplar el río Colorado, que corre a una profundidad de 400 metros.

Detrás del pequeño cañón del Garden Creek, el último tramo baja de forma empinada y sinuosa al Colorado. Este tramo se llama Devil's Corkscrew, el sacacorchos del diablo. No hay sombras resfrescantes. El sol quema de forma implacable.

bild_1.jpg
Algunos continúan caminando otros tres kilómetros hasta Plateau Point, un mirador desde el cual se puede contemplar el río Colorado, que corre a una profundidad de 400 metros.
Algunos continúan caminando otros tres kilómetros hasta Plateau Point, un mirador desde el cual se puede contemplar el río Colorado, que corre a una profundidad de 400 metros.

La orilla del Colorado es árida. El agua de color marrón corre a alta velocidad por la garganta. De vez en cuando hay lanchas neumáticas balanceándose en el agua. Por fin aparece el Silver Bridge, un puente colgante de 160 metros que cruza el río.

El albergue "Phantom Ranch", situado en el fondo del Gran Cañón, ya no está lejos, pero en medio del calor del mediodía, el último kilómetro en la otra orilla del río parece interminable. El tramo pasa junto al Bright Angel Creek, donde se encuentra un camping con 32 plazas.

A poca distancia del rancho hay cuatro cabañas de madera con aire acondicionado y diez camas. Un poco más cómodas son las casitas para grupos de entre dos y diez personas.

La comida es rústica. Hay filete de carne asado, potaje o un plato vegetariano. Todo hay que reservarlo con antelación ya que todos los alimentos tienen que transportarse en mulos al "Phantom Ranch".

El desayuno se sirve a las cinco de la mañana. Cuando amanece hacia las 05:30 horas, la temperatura ya ha alcanzado los 30 grados. Sin embargo, subiendo por la North Kaibab Trail el aire es cada vez menos caliente y también el viento refresca.

El sendero, de 22 kilómetros, va al North Rim y está bastante menos transitado que los trayectos en el lado sur. Sin embargo, en este camino hay que franquear un desnivel de casi 1.800 metros para llegar al margen norte del Gran Cañón, situado a una altura de 2.515 metros.

Los primeros 11 kilómetros, hasta el "Cottonwood Campground", son placenteros. El camino, sombreado, sube suavemente. Poco a poco, la estrecha garganta se va abriendo y la piedra caliza rojiza desplaza a la pizarra negra grisácea. Poco antes de llegar al camping se encuentran las Ribbons Falls, cascadas que caen como una cortina por una pared rocosa cubierta de musgo. Están situadas a unos 500 metros del sendero.

El camping es un buen lugar para descansar, donde los senderistas también pueden rellenar sus botellas de agua. Esto es necesario, porque el segundo tramo de la ruta sube de forma muy empinada y pasa junto a las paredes verticales del cañón.

Desde este punto todavía hay que franquear un desnivel de 1.300 metros.Tan solo en las dos últimas millas, desde el último pequeño oasis de Supai Tunnel con su fuente de agua, hay que sortear un desnivel de 450 metros. La caminata por el sendero arenoso es pesada, pero después de más de diez horas hemos llegado a la meta.

Información básica: el Gran Cañón

Cuándo viajar: Los meses de mayo y octubre son la mejor época para practicar el senderismo en el Gran Cañón. En verano, las temperaturas suben a más de 40 grados. En esa época hay un servicio de lanzaderas entre North Rim y South Rim. El "Phantom Ranch" está abierto durante todo el año. Las instalaciones en el North Rim cierran entre octubre y mayo.

Alojamiento: Quien quiera pernoctar en el Gran Cañón necesita un permiso para acampar o una reserva para el "Phantom Ranch". Desde este año, las plazas en el rancho se sortean.(https://www.grandcanyonlodges.com/).

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas