CARACAS.- El sueño de los jugadores de la selección venezolana de fútbol no solo es llegar a jugar un Mundial. También quieren volver a la normalidad con un desenlace democrático a la crisis económica y política que azota al país.

Algunos jugadores comentan abiertamente sus posiciones, pero directivos de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) no ven con buenos ojos que se inmiscuyan en política.

La selección se concentró este fin de semana en el Centro Nacional de Alto Rendimiento, en la isla Margarita, un refugio aislado de las tormentas políticas del centro del país, y planificó el partido del martes contra Argentina por las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018. A Venezuela, ya sin opciones de clasificarse, le queda el honor en juego.

La crisis del país que gobierna Nicolás Maduro se profundizó este año con la agudización de los problemas económicos y la crispación política generada por unas protestas contra el Gobierno que entre abril y julio dejaron más de 120 muertos.

En los días de mayor agitación, las principales figuras de la selección reclamaron el fin de la represión contra los manifestantes, algo que el Gobierno vio como si tomaran partido del lado opositor.

El capitán de la Vinotinto, Tomás Rincón, quien no jugará ante Argentina por acumulación de tarjetas, y el delantero Salomón Rondón fueron los más activos en la denuncia por la represión a las protestas. Y por lo tanto fueron vistos como opositores.

Rondón colgó en su cuenta de Twitter un video de un episodio de la represión de fuerzas de seguridad contra los manifestantes. "Que todo el mundo vea la cruda realidad de nuestro país. No podemos dar la espalda, esto tiene que terminar ya", exclamaba el 23 de junio.

Antes, había dejado de lado la cautela política: "No merecemos lo que está pasando pasando", dijo.

A la vez, el delantero Jacobo Kouffati, quien milita en el fútbol colombiano, lanzó un duro mensaje en un video: "Estamos afuera, pero no ausentes de la situación por la que pasa Venezuela. Muy triste que un Gobierno quiera aferrarse a una situación que el país ya no quiere", señaló.

El defensor Jhon Chancellor, quien juega en Ecuador, también intervino: "Tengo a toda mi familia en Venezuela. Es un momento muy difícil y esperemos que pase, para tener tranquilidad y paz".

El vicepresidente de la FVF Jesús Bernardinelli hizo un llamado público para evitar que se mezcle fútbol y política.

"Quieren politizar a la vinotinto y yo lo que hago es un llamado a todo el pueblo venezolano a que no la politicemos, porque la vinotinto es de todos, no es azul, roja, blanca o verde, es de todos. Nosotros lo que estamos haciendo es deporte y tenemos que agradecerle al Gobierno su aporte, la atención que nos han dado" "Quieren politizar a la vinotinto y yo lo que hago es un llamado a todo el pueblo venezolano a que no la politicemos, porque la vinotinto es de todos, no es azul, roja, blanca o verde, es de todos. Nosotros lo que estamos haciendo es deporte y tenemos que agradecerle al Gobierno su aporte, la atención que nos han dado", señaló.

La crisis económica también ha afectado a los jugadores. La empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) es el principal patrocinador del equipo y Citgo, una filial que opera en Estados Unidos, aporta parte de los gastos. Para la preparación de la selección sub-20, que fue finalista en el Mundial de la categoría en Corea del Sur, entregó un estimado de seis millones de dólares.

Pero los petrodólares escasean, así que la FVF advirtió a los jugadores de la selección principal que deberán ajustarse a las condiciones actuales.

Versiones de prensa dijeron que la FVF había ofrecido 1.500 dólares a cada jugador por cada punto que sumaran en la eliminatoria para Rusia 2018, además de viáticos diarios de alrededor de 200 dólares. Venezuela fue la primera selección en quedar eliminada y apenas tiene siete puntos, por lo que ahora mira hacia el Mundial de 2022 en Qatar.

"Mirar la tabla de clasificación para nosotros no tiene ningún sentido, porque desanima a cualquiera, pero nosotros tenemos un plan de trabajo muy bien establecido, lo hemos conversado en repetidas ocasiones y ese plan de trabajo tiene un nombre muy claro, que es Qatar 2022", señaló el actual seleccionador, Rafael Dudamel.

A la crisis se suma ahora la posible salida de Dudamel, quien encabeza el proceso de renovación del equipo. El técnico admitió que está considerando ofertas del exterior.

"Ellos (la federación) han sido francos, no hay recursos para poder mantenernos acá", admitió Dudamel después del empate 0-0 del jueves con Colombia.

La hazaña con la sub-20 elevó su cotización como estratega y su continuidad dependerá de que los directivos de la FVF obtengan dinero para renegociar su contrato.

Venezuela se ha convertido en tierra de incertidumbre por la inestabilidad económica, la escasez de divisas y la crisis política, de la cual no se escapan los jugadores de la selección de fútbol.

La falta de divisas en el país petrolero ha afectado a todos los sectores de la economía. La escasez de pan se sumó al desabastecimiento general que comenzó en 2013, debido a que el país no produce trigo y tiene que importarlo.

La situación podría agravarse en los próximos meses por los efectos de las sanciones financieras aprobadas por Estados Unidos y los pagos de la deuda externa que se acercan en octubre y noviembre, de casi 4.000 millones de dólares.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario