LONDRES.- Envuelta en la bandera de su país, con el cabello verde y radiante de felicidad, la venezolana Yulimar Rojas aseguró que este lunes fue "un día épico", tras la "batalla campal en el tartán" del Estadio Olímpico de Londres con la colombiana Caterine Ibargüen que la coronó como nueva campeona mundial de triple salto.

"Nunca olvidaré este día. Es un día épico para mí, después de la batalla campal en esas pistas, en ese tartán con Caterine, que es una gran competidora y la quiero felicitar por su plata", afirmó Rojas, más de una hora después de haber hecho historia destronando a la estrella colombiana de su corona mundial en el triple salto y conquistando para Venezuela la primera medalla de oro en una justa planetaria.

"Mi país no es catalogado por tener atletas de tan alto nivel, pero espero que lo estén celebrando como yo, porque queda Yulimar para rato" "Mi país no es catalogado por tener atletas de tan alto nivel, pero espero que lo estén celebrando como yo, porque queda Yulimar para rato", prosiguió la flamante campeona, tras sumar la segunda medalla de la delegación venezolana en los Mundiales de Londres tras el bronce de Robeilys Peinado el domingo en salto con garrocha.

Con la plata de Ibargüen fue también la tercera presea en estos campeonatos para el continente sudamericano.

"Venezuela es un país maravilloso, sé que vamos a salir (de esta situación) y se van a acabar las peleas y la guerra entre hermanos venezolanos. Esta medalla le da orgullo y felicidad a Venezuela" "Venezuela es un país maravilloso, sé que vamos a salir (de esta situación) y se van a acabar las peleas y la guerra entre hermanos venezolanos. Esta medalla le da orgullo y felicidad a Venezuela", agregó quien ya fuera subcampeona olímpica en Río de Janeiro, tras agradecer a Dios y a su entrenador Iván Pedroso.

Entonces, hace un año, fue Ibargüen quien se subió al primer cajón del podio, relegando al segundo a Rojas. La venezolana prometió revancha y este lunes la encontró con un salto de 14,91 metros, dos centímetros que la colombiana, que se quedó sin su ansiada triple corona mundial.

"En Mónaco (Diamond League), no lo conseguimos por tres centímetros. Ahora, logramos el oro aquí por dos", apuntó la flamante campeona venezolana, de 21 años, sobre el reñido duelo que desde hace más de un año mantiene con Ibargüen.

"Desde el primer salto me sentí muy bien, poco a poco fui avanzando y mi entrenador me dijo que tenía que marcar un salto grande porque si no con Caterine es muy estresante", relató Rojas sobre su evolución en la final.

Lo consiguió la nueva campeona mundial en su quinta tentativa, después de que la estrella colombiana marcara sus 14,89, su mejor marca de la temporada, en la tercera.

"Yo soy una chica que no se detiene y no me conformo. Ahora quiero mejorar este año mi marca, mis 15,02 metros, y llegar a los 15,50, que es mi objetivo. Y más adelante, seguir trabajando para batir el récord del mundo, que es lo que ansío", concluyó la ambiciosa Rojas de cara al futuro.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que fue justa la sentencia de 18 años de cárcel por narcotráfico para los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela?

Justa
Muy suave, debieron ser más años
Exagerada
ver resultados

Las Más Leídas