DUBAI — Un hombre en Alaska fue acusado de lavar 1.000 millones de dólares depositados en Corea del Sur para Irán, canalizando casi todo el dinero a través de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), de acuerdo con documentos difundidos este jueves por un tribunal federal estadounidense.

Los informes judiciales, parte de un intento estadounidense de incautar los fondos, revelan cómo Kenneth Zong presuntamente creó facturas falsas para ayudar a Irán a retirar fondos depositados en un banco surcoreano como pago de cargamentos de petróleo.

Te puede interesar

También replantearon dudas acerca de la transparencia financiera en los EAU, cuando la orden trató de incautar 20 millones de dólares depositados en uno de los siete emiratos.

Zong ayudó a Irán al crear facturas falsas para materiales de construcción con el fin de convencer a los bancos y reguladores surcoreanos que liberaran los fondos, dijeron los fiscales.

En abril, el Banco Industrial de Corea aceptó pagar 86 millones de dólares en multas por no haber detectado y evitado el blanqueo, comentaron fiscales federales en Nueva York.

Zong, condenado previamente en Corea del Sur por delitos relacionados con el lavado, debía recuperar la libertad en marzo, pero los fiscales federales estadounidenses dijeron que probablemente continuaría en la cárcel hasta pagar una multa de millones de dólares. Los fiscales ya solicitaron su extradición para juzgarlo en Estados Unidos.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas