viernes 14  de  junio 2024
EEUU

¿Trabajamos más o menos que antes de la crisis?

El patrón es el mismo entre todos los empleados estadounidenses sin importar su nivel educacional
Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

El empuje fundamental que se puede ofrecer a la economía de un país es trabajar cada vez más y con ello aportar a los diversos sectores. Pero, se ha preguntado alguna vez si ¿trabajamos más o menos que antes de la crisis?

Sobre el tema han versado algunos estudios realizados por expertos. Una de las pesquisas reveló que los hombres, más allá de su preparación profesional, trabajaban en la década del 60 unas 50 horas semanales. Dedicaban además 105 horas, como promedio, a su esparcimiento.

Muchos años después, en 2003, la propia investigación destacó que los hombres con menos de 12 años de educación trabajaron aproximadamente unas 37.5 horas a la semana. En este caso los ingresos eran muy inferiores a los que contaban con mejor preparación profesional y que laboraban 43.4 horas semanales.

Los dos grupos empleaban más tiempo para entretenerse en actividades como practicar deportes, ver televisión o simplemente socializando con amigos y familiares. Aunque esta vez repite el grupo de los “menos educados” como el más necesitado de ocio, pues dedica 6 o 7 horas más que el resto.

En el año 2013 la situación se mostraba muy similar al corte anterior en cuanto a la cantidad de horas trabajadas y las dedicadas al esparcimiento.

Está claro que quienes tienen una preparación laboral superior trabajan muchas más horas que el resto con una formación inferior. Evidente también es que, en general, todos los estadounidenses trabajan en la actualidad menos que en 2007, año en que Estados Unidos se adentraba en la crisis.

La diferencia se observa igualmente en los ingresos mensuales respecto a las horas trabajadas. El cambio ha sido brusco desde inicios de la recesión a la fecha, reseñó un artículo de Quizz.

La fórmula aquí es muy fácil, mientras más se trabaje mejor remunerada saldrá la persona. Aunque lamentablemente no siempre se comportó así. Por ejemplo, en 1979 el 20% de los trabajadores que más laboraban, unas 50 horas semanales, cobraban menos que el resto. Por supuesto, tal situación se revirtió justamente en los años siguientes para bien de los más esforzados.

En la actualidad, la persona que trabaje gana su salario habitual y si realiza horas extras también son remuneradas. Sin dudas, este es un incentivo diario para quienes desean ganar un poco más y así aumentar su cuenta de ahorro.

Por otra parte, la desigualdad en cuanto a salarios ha crecido últimamente en EEUU ya que no todas las compañías pagan igual a sus empleados. Mientras, los afiliados a empleos estatales o federales tampoco gozan de buenos salarios, si lo comparamos con lo ofrecido por los negocios privados.

Las tendencias laborales, los propios salarios van y vienen según la época. Sin embargo, la disminución de las horas trabajadas en general pudiera estar entorpeciendo, en parte, un desarrollo más acelerado de la economía estadounidense.

Antes de la crisis se trabajaba mucho más que ahora. Las condiciones han cambiado es cierto, pero la necesidad de obtener mejores ganancias y de crecer profesionalmente, ¿dónde quedan?

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar