rmanzano@diariolasamericas.com

John Bolton ya no es el asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump. Ha renunciado, o Trump lo ha despedido, nadie sabe con certeza cómo sucedió, lo cierto es que se ha marchado, y esta vez, definitivamente.

Te puede interesar

Bolton había asumido el cargo en abril de 2018 luego de que el anterior consejero, el general Hebert R. McMaster también quedara reemplazado en el puesto. De acuerdo con la agencia AP, Trump mismo habría comentado que “discrepaba enérgicamente” con muchas de las sugerencias de su asesor de línea dura, “al igual que otros en el Gobierno”.

Breve historial de un halcón

La polémica alrededor de la presencia de Bolton en esta posición, tan cercana al Presidente, ha despertado toda suerte de opiniones en la prensa. A Bolton se le atribuye la idea de crear una discreta campaña dentro del gobierno para convencer a Trump de que no retirara las tropas estadounidenses de Siria, con el objetivo de poder combatir a los sobrevivientes del Estado Islámico y a la influencia de Irán en la región.

Del mismo modo, se le achaca ser uno de los artífices de la fallida ofensiva sobre Venezuela para desalojar al dictador Nicolás Maduro del poder o de sostener una actitud más enérgica en contra de las negociaciones con los talibanes para serenar a Afganistán.

Bolton, además, estuvo entre los primeros que se mostraron a favor, y apoyaron, la decisión de Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén y se le señala de estar más a la derecha que el propio gobernante en la cuestión rusa, donde siempre había pedido mano fuerte con el gigante euroasiático.

En términos generales, también se le ha caracterizado como un defensor de la política exterior belicista, que se remonta a los días del presidente Ronald Reagan en la década de 1980, así como de una labor muy activa junto al presidente George W. Bush como embajador ante la ONU durante la guerra de Irak.

Sus controversiales posiciones en cuestiones militares o de diplomacia internacional, así como su postura conservadora y defensa de la “soberanía americana”, si bien le acercaron al entorno presidencial de manera consistente, igualmente también entraron en contradicción con otras figuras claves de la administración Trump.

Nacido en Baltimore en 1948, Bolton había sido miembro de del American Enterprise Institute (AEI) y comentarista de FOX News Channel y FOX Business Network, antes de ocupar su silla como asesor en la Casa Blanca.

Un puesto caliente

Cuando Trump llegó a la Oficina Oval en 2017 trajo consigo a su principal asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, un general retirado de 57 años, quien tampoco provenía de las que se consideraban tradicionales estructuras en Washington.

donald trump presidente eeuu 09132019 ap.jpg
Donald Trump, presidente de los EEUU.

Donald Trump, presidente de los EEUU.

Flynn estaba llamado a ser la mano derecha de un inexperto mandatario poco versado en cuestiones militares y política exterior. Sin embargo, tras apenas 25 días en el cargo le explotó un complejo pasado donde se le reclamaba supuestos contactos con el gobierno ruso antes del juramento presidencial.

Luego Flyn resultó duramente cuestionado por el FBI con relación a una investigación sobre una hipotética intervención de Moscú en las elecciones de noviembre de 2016 en EEUU.

Cuando poco después Trump nombró al teniente general del ejército H.R. McMaster como su nuevo asesor de Seguridad Nacional, en reemplazo de Michael Flynn, lo describió como “un hombre de enorme talento y gran experiencia”.

Pero McMaster, quien prestó servicio en la primera guerra del Golfo Pérsico, en Afganistán y en Irak y que, además, era considerado un oficial erudito, con un doctorado en Historia Militar y autor de escritos en temas militares, tampoco logró sobrevivir mucho tiempo en el cargo tras permanecer un año y poco más de un mes antes de ser despedido.

Según trascendió a la prensa por esa fecha, Trump nunca pudo conectar personalmente con McMaster, al que, según los medios, consideraba demasiado rígido.

¿A la espera de un nuevo asesor?

Aunque esta misma semana se conoció que Charles Kupperman fue nombrado como nuevo asesor de Seguridad Nacional de forma interina, se desconoce aún si este contratista de origen judío dedicado al área de la defensa, pudiera ser ratificado en la posición la semana entrante.

Kupperman también trabajó durante la presidencia de Ronald Reagan en varios puestos y llegó a ser el director ejecutivo del Comité Asesor General sobre Control de Armas y Desarme bajo su gobierno.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario