MIAMI.- Luego de ocho meses de investigaciones, el centro de cuidado para mayores The Rehabilitation Center, en Hollywood Hills, demandó al Gobierno de la Florida por no cumplir adecuadamente con la orden judicial de entregar los documentos requeridos.

En un complejo caso que parece comprometer al Departamento de Salud, un juez del condado Leon, donde se encuentra la capital política del estado, Tallahassee, escuchará el lunes las partes para determinar el camino a seguir.

De hecho, la licencia operacional del centro de acogida para la tercera edad, mejor conocida como nursing homes, fue suspendida en septiembre pasado, luego de que 12 personas murieran por estar expuestas al calor. El local sufrió la pérdida de electricidad durante el paso del huracán Irma, el 10 de septiembre, lo que impidió el uso de aire acondicionado por varios días.

Previo al paso del huracán, el gobernador de la Florida, Rick Scott, ofreció su número telefónico personal a las casas de cuidado, en caso de que necesitaran asistencia, y la administración del centro de rehabilitación donde ocurrió la tragedia alega que llamó a Scott cuatro veces pero no obtuvo respuesta.

Además de reclamar el restablecimiento de la licencia operacional, por la que el centro de acogida alega que las muertes no fueron causadas por negligencia, The Rehabilitation Center pide copias de los certificados de defunción de las personas afectadas, aunque no especifica, según el Estado, las razones para realizar la solicitud.

“Los documentos solicitados por el centro de acogida son documentos públicos, acorde al Florida’s Public Record Act y

no existe exención legal aplicable que permita la retención”, expuso el fallo del juez.

No obstante, acorde al abogado del centro para la tercera edad “el Departamento de Salud no ha entregado la documentación solicitada”.

Nueva ley

El 1 de julio entra en vigor la nueva ley que exige a las casas de cuidado de la tercera edad contar con un generador de electricidad en caso de que falte la electricidad.

La medida fue aprobada por el Congreso estatal, durante la legislatura que culminó el pasado 11 de marzo, y fue aprobada por el gobernador Rick Scott.

Si la casa de cuidado incumple la nueva ley, sería penada con multas entre 5.000 y 25.000 dólares, dependiendo de la incidencia, o incluso podría perder el permiso estatal operacional.

Según la autoridad estatal para la salud Agency for Health Care Administration (AHCA), el coste estimado de un generador para proveer electricidad a 120 personas, por ejemplo, es 315.000 dólares, o alrededor de 5.000 si se trata de 20 personas o menos.

Actualmente, unas 130 casas de cuidado, de la 577 que contabiliza el estado de la Florida, ya cumplen con el requerimiento. El resto tendrían que hacerlo antes del 1 de julio, aunque AHCA anticipa que podría otorgar un plazo adicional hasta el 1 de enero de 2019.

De hecho, la ley, que requiere además contar con combustible para garantizar el uso del generador por al menos 96 horas, es la respuesta del estado de la Florida a la muerte de 14 ancianos, el pasado mes de septiembre, cuando un centro de cuidado en Hollywood estuvo sin electricidad varios días, tras el paso del huracán Irma.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas