sábado 24  de  febrero 2024
MIAMI

¿Cómo encara una nueva demanda el comisionado Joe Carollo?

El comisionado de Miami Joe Carollo responde a una demanda para removerlo del órgano legislativo y cuestiona a sus colegas Damián Pardo y Miguel Ángel Gabela

Por DANIEL CASTROPÉ

MIAMI.- Una nueva demanda que tiene como propósito la eventual destitución del comisionado Joe Carollo, se convirtió en otro capítulo del conflicto legal que involucra al legislador municipal y a los empresarios Bill Fuller y Martín Pinilla.

A solo días de que se ordenara la confiscación de bienes personales de Carollo, los propietarios del centro nocturno Ball and Chain, Fuller y Pinilla, interpusieron una nueva acción legal para tratar de removerlo de la silla del distrito 3.

“La Carta [constitutiva] de la Ciudad de Miami comienza con una Declaración de Derechos de los Ciudadanos. Cualquier funcionario público o empleado que el tribunal determine que ha violado intencionalmente esta sección perderá inmediatamente su cargo o empleo”, se lee en la demanda.

Fuller y Pinilla ganaron previamente una demanda civil contra el comisionado y exalcalde de Miami, a quien un tribunal ordenó pagar 63.5 millones de dólares por daños y perjuicios. Días más tarde, el salario del legislador fue embargado y se inició un procedimiento para confiscar algunos de sus bienes.

Los empresarios afirman que Carollo supuestamente emprendió “venganza personal contra ellos” después de que apoyaran a su rival Alfonso ‘Alfie’ León, en las elecciones municipales de 2018.

En medio de la nueva polémica, el comisionado Carollo conversó con DIARIO LAS AMÉRICAS y aseguró que el caso debe ser desestimado por la corte porque, a su juicio, el proceso que lo originó todavía está pendiente de una apelación.

Entretanto, el titular del escaño en la Comisión de Miami asoció las pretensiones legales de los demandantes con la llegada al órgano legislativo municipal de sus dos nuevos miembros, Damián Pardo y Miguel Ángel Gabela, de quienes cuestionó ciertos procedimientos para financiar sus campañas y supuestas acciones relacionadas con la figura del abogado del ayuntamiento de Miami.

En lo que respecta a Gabela, Carollo mencionó un presunto “caso sellado” de arresto policiaco “para que no se vea qué fue lo que pasó” y un préstamo a un banco que no habría rembolsado, además de supuestas gestiones en la Comisión para nombrar a un nuevo abogado del ayuntamiento de Miami, que luego entraría “a conciliar demandas económicas”, según dijo, con los empresarios que lo llevaron a la corte.

- ¿Cómo recibe usted la nueva acción legal de los propietarios de Ball and Chain?

Estos dueños de barras y otros del grupo, que en el pasado eran dueños de camiones de recoger basura, son los nuevos pilares de Miami. Si Al Capone estuviera vivo, hubiera venido a Miami, pero rápido, porque se hubiera sentido bien aquí. Lo hubieran amado muchos de la prensa y de la comunidad. Estos señores, que prácticamente cada semana presentan una demanda nueva a la Ciudad (ayuntamiento) o a mí, dicen ahora, después de que no pudieron sacarme de la posición en dos elecciones, incluso con un revocatorio y una reelección hace dos años que gané con un 75%, que me tienen que botar del cargo porque dicen que ante un jurado de Broward no los dejé hablar y que interferí su derecho constitucional de hablar. Y yo les digo a ustedes: ¿No los ven hablando, atacándome a mí y a la Ciudad de Miami semanalmente? Nadie les ha impedido el derecho de hablar. Incluso han realizado conferencias de prensa delante del Ayuntamiento, han ido a la Comisión a atacarme personalmente. Entonces, ¿cuál es el cuento de que yo no los dejé hablar? Esta última demanda estatal no podemos responderla ni la Ciudad ni yo porque no nos la han enviado, y así no podemos responder algo que no nos han dado. Lo que hicieron estas personas inmediatamente presentaron la demanda a la corte fue dársela a la prensa, a la prensa que ellos piensan que los va a defender. ¿Cómo es que van a poder sacarme del cargo cuando este es un país de leyes y de procesos? El proceso en ese juicio que me llevaron en Broward todavía no ha sido apelado por nosotros. O sea que es un proceso abierto sobre el que ningún otro juez puede tomar ninguna determinación hasta que ese proceso no se termine. Llevo más de siete meses esperando lo que se requiere por ley que tenemos que presentar delante del juez del juicio, que me tiene en un limbo, nos tiene de rehén, sabiendo que nosotros no podemos apelar hasta que él no lo determine. Si sabemos que va a ir en contra de mí, por qué entonces tanto lío para hacer un fallo, en vez de tenerme a mí en violación de mis derechos de poder apelar. Estos señores lo que quieren es tratar de usar mucho de la prensa que los está protegiendo para tener un ataque constante. Pero la verdad es que el blanco del ataque principal no soy yo, son los residentes y los empleados de la Ciudad de Miami, porque esos son a los que ellos quieren meterles máximo miedo cayéndome arriba.

-Usted señala a un sector de la prensa local que estaría apoyando a esas personas, pero hay normas y personas dentro de la Ciudad de Miami como gobierno y en la Comisión que están allí para hacer cumplirlas. ¿Qué piensa de eso?

Ellos [empresarios demandantes] han traído dos miembros nuevos a la Comisión, que los han apoyado totalmente para que hagan lo que ellos quieran. Y como lo dije aún antes de las elecciones, si estos señores llegan [a la Comisión], van a querer acabar con la Ciudad, y es precisamente a donde van, porque entre las demandas que tienen estos señores dueños de barras y antiguos dueños de camiones de basura están pidiendo a la Ciudad, entre todas sus demandas, mucho más de 100 millones de dólares, creo que hasta 125 millones de dólares o más. Lo que quieren es que cuando se venza el nuevo contrato de la abogada de la Ciudad en cinco meses, con el abogado nuevo que pongan que diga que hay llegar a un acuerdo con esta gente, que hay que pagarle equis cantidad de millones y eso es lo que está pasando aquí, y están contando con eso. O sea que, a los que le van arriba de verdad, es a los residentes de Miami para saquear el dinero de los residentes, para que nadie se atreva a quejarse de nada, que ellos puedan hacer lo que quieran y que ningún empleado de la Ciudad de Miami se atreva a hacer su trabajo, y que ellos sean los únicos que puedan hacer lo que quieran en Miami.

-¿Quiénes son esas personas que, según usted señala, han llevado estos empresarios a la Comisión de Miami para hacer esas gestiones que usted está comentando?

Son los dos comisionados nuevos. El señor [Damián] Pardo, que todavía no quiere contestar ni enseñar las pruebas de dónde salieron los 165.000 y pico de dólares, que dice que puso de su bolsillo en la campaña. El otro es el ‘guapito de solar’, el señor [Miguel Ángel] Gabela, que incluso cuando me quiso interrumpir para que yo no hablara después de que tuve que oír todo lo que quiso decir, me interrumpió y no fue suficiente, y vino a tratar de golpearme, si es que no lo para un policía de la Ciudad de Miami que estaba ahí. Este es un señor que tiene un archivo policiaco sellado de un arresto. Imagínese que Carollo tuviera un arresto policiaco sellado que nadie supiera de qué fuera. Pero este señor lo puede tener y nadie dice nada.

-¿Cuál es ese caso, comisionado?

Este es un caso que este señor tuvo en su pasado, que yo no sé de qué es. He oído rumores de que ha sido de violencia, pero yo no sé, lo que sí sé es que fue arrestado y tiene el caso sellado para que no se vea qué fue lo que pasó. Si fuera yo, la prensa estuviera demandando que se enseñara. Al mismo tiempo, este señor Gabela, que dice que dio 28.000 y pico de dólares de su bolsillo para su campaña, en noviembre 1ro. una corte falló que le debía 58.000 y pico de dólares al TD Bank porque de uno de los préstamos que él adquirió y su compañía durante el COVID, por 50.000 dólares, no había ‘pagado para atrás’ [rembolsar] ni un centavo.

-¿Hacia dónde debe apuntar el nuevo proceso en su contra? Usted dice que todavía no ha sido notificado. ¿Piensa apelar una vez lo notifiquen?

Aquí no hay que apelar. Simplemente presentar a la corte, que aquí no hay caso ninguno y cualquier juez entiende que hay que pasar un proceso que no está terminado, y que yo tengo derecho a la apelación [en el proceso pendiente en Broward]. No hay duda de que me siento perseguido. ¿Llevamos cuántos años con esta gente atacándome y yendo contra mí?

El comisionado Miguel Ángel Gabela responde a su colega Joe Carollo en otra nota publicada en www.diariolasamericas.com

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar