MIAMI.-El jefe de los bomberos de la ciudad de Miami, Joseph Zahralban, informó este viernes, en una rueda de prensa, que el incidente que produjo la expulsión inmediata de seis bomberos de una estación, fue considerado por su propia víctima como un hecho que “ no tuvo connotaciones racistas. Lo consideró más bien una acción tonta e insensible por parte de unos jóvenes”.

En la comparecencia ante los medios también estuvieron el alcalde de la ciudad de Miami, Tomás Regalado y el administrador del municipio, Daniel Alfonso.

“Hoy es un día muy difícil para la ciudad de Miami, orgullosa de nuestra policía y bomberos”, inició Regalado su comparecencia ante los medios.

Se refería a las fotos familiares de un oficial de los bomberos, afroamericano, a las que se les pintaron encima dibujos de penes y al marco de una de ellas le pusieron una soga, uno de los símbolos más aterradores del racismo, en la época en la que el Ku-Klux-Klan “linchaba” a los negros, es decir, los ahorcaban con una soga que colgaban en los árboles.

Embed

Zahralban afirmó que en los 27 años que lleva de servicio en el departamento, es la primera vez que ve un incidente de esta magnitud. Sin embargo, la víctima de ese incidente, un teniente de los bomberos, no consideró que hubiera connotaciones racistas. “Lo consideró más bien una acción infantil, tonta e insensible”, explicó el jefe de los bomberos.

Alfonso revelo que este viernes se dieron a conocer las declaraciones juramentadas de todos los implicados en este hecho que es investigado por el departamento de asuntos internos de la policía de la ciudad de Miami.

“No sabemos en este momento quién fue el que puso la soga en el marco de la foto”, indicó Zahralban. “ Si descubrimos que fue alguien distinto a los seis expulsados de la institución, habrá una acción disciplinaria correspondiente y no creo que sea una suspensión”, amplió.

Alfonso aclaró que por normas internacionales y el contrato que tienen con el sindicato de bomberos, los expulsados de la institución tienen el derecho de apelar la decisión que los dejo sin trabajo. “Es cierto que un fallo de arbitramento podría reincorporar a esos individuos. Sería triste, pero es algo de lo que debemos estar conscientes”.

Regalado expresó que “Miami es una de las ciudades más diversas, si no la más diversa, de Estados Unidos. Todo el mundo aquí luce distinto, pero vivimos y trabajamos unidos”.

Los hechos ocurrieron el pasado 9 de septiembre – un día antes del paso del Huracán Irma por el sur de la Florida- en la estación de bomberos 12, localizada en la avenida 14 con la calle 46 del noroeste.

 

Deja tu comentario