MIAMI.- Quienes quieran tener un préstamo para comprar una casa en la ciudad de Miami podrán respirar un poco más tranquilos porque, por lo menos, no serán víctimas de préstamos abusivos o discriminatorios, uno de los factores que contribuyeron a la aguda crisis inmobiliaria en el sur de la Florida en 2008.

Una demanda de la ciudad de Miami contra esa práctica abusiva de los bancos, fue liderada por el comisionado del distrito 2 de la ciudad de Miami, Francis Suárez.

La Corte Suprema de Estados Unidos, en una decisión 5-3, dejó en pie la posibilidad de que las ciudades, por la ley de vivienda justa, puedan demandar a los bancos que utilicen prácticas discriminatorias en los préstamos.

Esta decisión de la Corte abre la posibilidad para que la ciudad de Miami siga adelante con su demanda en la que, supuestamente, Bank of America y Wells Fargo tuvieron una actitud discriminatoria contra propietarios afroamericanos e hispanos en relación con los vencimientos de sus hipotecas y las cuotas que debían pagar.

De acuerdo con el comisionado Suárez, “esas prácticas de manera injusta golpearon a los propietarios pertenecientes a las minorías, y esto terminó creando una crisis presupuestaria en Miami, lo que hizo imposible tratar las necesidades de nuestros residentes”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario