Embed

MIAMI.- El representante Carlos Curbelo –quien enfrenta una dura batalla para la reelección en el competido distrito 26– y el senador Marco Rubio –quien ha visto caer su favorabilidad en el electorado después de la masacre en la secundaria Stoneman Douglas– se reunieron con un grupo de padres de familia y maestros para intercambiar ideas alrededor de los beneficios de la reforma tributaria para personas de bajos y medianos ingresos.

Te puede interesar

Estos dos legisladores republicanos defendieron dicha reforma en un punto específico: el incremento en el dinero que recibirán los padres de familia con hijos menores de 17 años cuando presenten sus impuestos. Por cada uno de ellos les serán devueltos $1.400.

Como lo recordó Curbelo “en la ley original el crédito era de $2.000 por año, y sólo los primeros $1.000 eran reembolsables para las familias que no tuvieran que pagar impuestos. Gracias al senador Rubio, una familia con dos hijos percibirá $800 adicionales”.

El representante se refería a que su colega en el Senado había liderado la propuesta para que, dentro de la ley tributaria, hubiera mayores beneficios para las familias de bajos ingresos con hijos.

“No hay muchos legisladores en Washington que entiendan que $50.000 no es mucho dinero en la Florida y menos si hay que mantener a dos hijos. Fue la razón por la que luché para que la gente que gana menos de $50.000 quedara cubierta en la reforma de impuestos, pero eso por sí solo no es suficiente”, declaró Rubio.

Y añadió: “Nuestras políticas necesitan reflejar el hecho de que los trabajadores son la columna vertebral de nuestra economía. A gente trabajadora no se le ha puesto mucha atención”.

Recalcó que la ley de impuestos, aprobada el pasado mes de diciembre, “es un paso de todo nuestro esfuerzo para realinear la política de Estados Unidos que tenga en cuenta que los trabajadores de este país, hace 35 años, podían pagar una casa, retirarse con dignidad y lograr que sus hijos pudieran tener un futuro mejor. Esos mismos trabajadores, con los mismos empleos, ahora tienen dificultades incluso para llegar con dinero al final del mes”.

Presidente poco ortodoxo

A pesar de los últimos tuits del presidente Donald Trump sobre la “muerte de DACA” (el alivio migratorio para jóvenes que, cuando eran niños, fueron traídos por sus padres) y la posibilidad también de que Estados Unidos se salga del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por siglas en inglés), Curbelo y Rubio insistieron en que hay voluntad mayoritaria de Senado y Cámara, y de la Casa Blanca, para sacar adelante una reforma migratoria que afectaría a 1.800.000 indocumentados con un camino hacia la ciudadanía.

Sin embargo, Curbelo se mostró decepcionado con los últimos mensajes de Trump a través de Twitter. “Cuando el Presidente saca algo público puede ser una estrategia negociadora, uno nunca sabe, pero puedo decir que estoy ciento por ciento comprometido en lograr un compromiso en este Congreso”, subrayó el legislador republicano.

Rubio explicó que “el Presidente lo ha dicho de manera repetida, que si tiene suficiente dinero para la seguridad en la frontera va a firmar una ley que le da una solución migratoria permanente con un camino a la ciudadanía a 1.8 millones de indocumentados. Vamos a seguir enfocados en que eso se convierta en realidad”.

El senador republicano insistió en que “este es un presidente que se expresa de una manera distinta a las otras personas que han ocupado esa posición. Es la realidad. No creo que tenga el deseo de deportar a las personas que estén bajo DACA. Tiene que haber una propuesta aceptable para las dos partes”.

Al respecto, Rubio dijo que “mucha gente que durante varios años se opuso al Dream Act [la ley que le daría un camino a la ciudadanía a los estudiantes indocumentados], ahora está dispuesta a votar, siempre y cuando se combine con algo de seguridad en la frontera. Yo creo que eso es algo muy razonable”.

No pasa

Tanto Rubio como Curbelo consideraron muy importante el debate sobre la prohibición de rifles de asalto. Sin embargo, plantearon que eso no solucionaría el problema de la violencia armada.

“Una medida de esa naturaleza no es viable en este momento en el Congreso”, argumento Curbelo. “En segundo lugar, eso no garantiza nada. Cuando ocurrió la tragedia [de la escuela secundaria] Columbine, [en Colorado] en 1999, había vigente una prohibición de ciertas armas y hubo una masacre”, añadió.

Destacó que a nivel estatal –Florida– se han dado avances en relación con el tema de las armas, la seguridad en las escuelas. “En el nivel federal vamos a empezar a ver un impacto. Habrá un ajuste del sistema de revisión de antecedentes para mejorar la información que hay en ese sistema, habrá un refuerzo de la seguridad en los colegios y se levantará la prohibición de investigar la violencia armada como un problema de salud pública”.

No obstante, interpretó las marchas de estudiantes en Washington y en otras partes del país, como “gente que tiene planes muy ambiciosos. No hay nada malo con pensar en grande y soñar, pero mientras unos sueñan otros tienen que estar enfocados en que se puede volver en la práctica una ley. Yo entiendo a esos jóvenes, hay que trabajar con ellos”.

Rubio también se refirió a esas manifestaciones. “Todo el mundo en este país tiene el derecho a expresar sus ideas e incluso de una manera intensa. Pero mi tarea es proponer leyes, y para pasar una en este país se requiere que las personas que no estén de acuerdo con un tema logren un consenso y aprueben una ley. En eso invierto el 100% de mi tiempo, en encontrar algo que funcione y pase. Por eso propuse la ley para detener la violencia en los colegios, identificar los atacantes potenciales antes de que actúen.Seguimos progresando para crear leyes para quitarles las armas a las personas que se demuestre, en una corte, que pueden ser peligrosas”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas