jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- Tras 30 y tantos años de lenta recuperación económica, la barriada de Wynwood en Miami sigue siendo una zona de marcados contrastes, donde sus vecinos abogan al ayuntamiento por un plan de renovación que revitalice la zona.

Te puede interesar

Basta salir de Miami Avenue, donde pululan nuevas edificaciones, bares, restaurantes, galerías de arte y los murales que dan fama a la zona, y adentrase en calles colindantes, donde se nota la presencia de casas prácticamente abandonadas, lotes de terrenos vacíos y la permanencia de una energía que pide a gritos salir a la luz.

“Mientras la ciudad crece, hay una especie de decadencia en esta área del norte de Wynwood que no debemos permitir”, señaló el abogado Steve Wernick, que junto al Wynwood Community Enhancement Association y otras organizaciones comunitarias sustentan la propuesta de mejoras.

La zona en cuestión corre básicamente entre las calles 29 y 36, entre Miami Avenue y la carretera interestatal I-95, donde un grupo de empresarios y vecinos se han unido para llevar a cabo el plan de revitalización.

De hecho, la propuesta fue aprobada por unanimidad, en primera lectura, por la Comisión de Miami el pasado mes de octubre y fundamentalmente propone revertir el declive urbanístico.

“De unos 10.000 residentes que solíamos vivir en esta parte de Wynwood, solo quedan unos 4.000. Hay lotes baldíos y escuelas públicas que apenas funcionan a mitad de capacidad debido a la disminución de la población”, argumentó el abogado, cuyo bufete Wernick & Co. se encuentra en la barriada.

En la avenida 2 del NW, que solía ser la principal vía comercial del barrio, hoy los negocios escasean. “Es muy difícil funcionar en un sitio así y tener éxito”, subrayó Wernick.

En La Petite Boutique of Wynwood, una pequeña tienda de ropa, apenas entra un cliente por hora.

A dos pasos de allí, en un supermercado, la situación es igualmente preocupante.

No hace mucho tiempo un mercadillo de verduras y provisiones irrumpió en el lugar, pero a las 11 de la mañana aún mantenía sus puertas cerradas.

Solo la entrada y salida de escolares de un Middle School rompe la rutina del silencio en la avenida 5.

“No obstante, tenemos ingredientes que demuestran cuán vivos estamos”, el parque de beisbol Roberto Clemente, el Bakehouse Art Complex, la Cámara de Comercio Puertorriqueña de Florida, iglesias, escuelas y otras organizaciones comunitarias, apuntó el abogado Wernick.

Replanificar

El plan de revitalización no pide al ayuntamiento invertir fondos públicos para reconstruir la zona, sino “replanificar” el código urbanístico que permitiría la aplicación del llamado NRD-2, que fue elaborado por planificadores del ayuntamiento y está basado en la visión de los vecinos de North Wynwood y la inversión de urbanizadores.

Estos días, la Comisión de la Ciudad de Miami se apresta a llenar la vacante de quien fue representante de la zona, Keon Hardemon, que pasó a ser comisionado del Condado Miami-Dade.

“Estoy de acuerdo con todo lo que sea revitalización”, aseguró el comisionado Manolo Reyes, cuyo voto facilitaría la aprobación final de la propuesta.

“Solo tengo mucho cuidado de que la integridad del vecindario y la opinión de los vecinos sean respetadas. Mi énfasis es facilitar la construcción de viviendas asequibles”, estableció.

La propuesta parece estar sustentada por la fuerza de los vecinos de la zona. “Hemos podido unir a la comunidad. Este plan se ha convertido en un modelo para revitalizar otros barrios”, apuntó Cathy Leff, directora del Bakehouse Art Complex, que muestra con orgullo la exposición de fotografías que resalta fachadas de viviendas que fueron construidas hace más de 70 años y permanecen en pie.

“Es la fuerza de la gente que ha vivido aquí durante muchos años, también los nuevos vecinos. Todos, juntos, miramos hacia adelante y queremos que la comunidad se regenere y vuelva a tener éxito”, expuso Wernick.

Wil Vasquez vive ahora en Pembroke Pines pero creció en North Wynwood y cada fin de semana regresa a visitar a su padre.

“Sé cuánto esta barriada ha decaído. Queremos revitalizar la zona. Que vuelva a brillar. Eso es todo lo que queremos”, expuso.

Por otra parte, Luis De Rosa, presidente de la Cámara de Comercio Puertorriqueña de Florida, aseguró “queremos un vecindario seguro y estable para atraer negocios, inversiones y familias que estabilicen la zona. Y es por eso la mayoría de los vecinos está a favor del proyecto”.

Adriana Oliva, directora del Wynwood Community Enhancement Association, lo resume de la siguiente manera: “Hay tanta energía aquí, que queremos volver a brillar”.

Inversiones

El comisionado Reyes considera que “gastos mayores para el ayuntamiento no habrá” porque “siempre pedimos a los urbanizadores asumir el costo de las obras públicas, como alcantarillado y embellecimiento”.

Al final, si la zona revive, tanto los vecinos como el ayuntamiento se benefician. “Ellos mejoran su nivel de vida, los negocios prosperan, hay nuevos propietarios y el fondo público recibe más contribuciones”, argumentó Reyes.

De esta manera, el proyecto, una vez que sea aprobado por el Gobierno municipal, sería compartido con inversores y urbanizadores que revitalizarían el área y crearían viviendas asequibles en lotes de tierra que están disponibles.

De hecho, hay terrenos que son propiedad pública, en manos del Gobierno condal de Miami-Dade, que podrían ser reutilizados para construir viviendas asequibles.

“Tal vez edificaciones de tres o cinco pisos, que no atenten contra el carácter urbanístico del vecindario”, expuso Wernick.

En efecto, la conversación apenas comienza. “Hay que atraer la atención del Gobierno estatal, el Condado, la Ciudad, la Junta Escolar y entidades privadas. Terrenos hay. Solo necesitamos crear la estrategia para que esto suceda”, subrayó.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas