NACIONES UNIDAS.- EEUU dijo este miércoles que va a presentar ya una propuesta para renovar el mandato de la investigación internacional sobre el uso de armas químicas en Siria, abriendo un nuevo choque con Rusia, que quiere esperar a conocer el próximo informe de los expertos, con quienes ha sido muy crítica.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, adelantó que su país trasladará al Consejo de Seguridad un borrador de resolución a lo largo del día.

"Estados Unidos está pidiendo al Consejo de Seguridad que apruebe la continuidad de estas investigaciones antes de la publicación del próximo informe", dijo Haley.

Se espera que el documento señale quién fue responsable del ataque químico en la localidad siria de Jan Shijún el 4 de abril pasado, del que potencias occidentales acusaron al régimen de Bachar al Asad.

Tras esas denuncias, Estados Unidos lanzó un ataque con misiles a una base aérea controlada por el régimen de Al Asad.

"Los rusos han dejado muy claro que si el informe culpa a los sirios, de pronto no tendrán confianza en el JIM", dijo Haley, utilizando las siglas por las que se conoce a la misión conjunta de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que investiga la cuestión.

"No podemos trabajar así", insistió la embajadora estadounidense, que criticó que el apoyo de Rusia a la investigación dependa de quién haya sido responsable del ataque de Jan Shijún.

Moscú, que cuestiona la tarea del JIM desde hace meses, ha dicho públicamente que quiere esperar a que los expertos presenten su próximo informe la semana que viene antes de apoyar una renovación de su mandato.

"Uno se pregunta por qué los rusos se están quejando tanto. ¿Saben lo que va a decir el informe? Parecería que sí", dijo Haley a los periodistas.

En anteriores investigaciones, los expertos de la ONU y la OPAQ determinaron que el régimen sirio estuvo detrás de varios ataques con sustancias prohibidas en 2014 y 2015 y también responsabilizó al Estado Islámico (EI) de haberlas usado al menos una vez.

Rusia, como miembro permanente del Consejo de Seguridad, tiene capacidad para vetar la renovación del mandato del JIM si EEUU y sus aliados fuerzan una votación.

El mecanismo se creó con apoyo de Moscú, pero desde entonces Rusia ha protegido siempre a sus aliados de Damasco de posibles sanciones por la utilización de armas químicas.

En 2013, como consecuencia de un acuerdo entre Rusia y Estados Unidos, Siria aceptó la destrucción de su arsenal químico tras varios supuestos ataques.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario