MIAMI— Cuando el pasado 11 de julio estallaron en Cuba las protestas en contra de la dictadura, cubanos en la diáspora se unieron a un clamor por la libertad. Entre llantos y gritos tenían la esperanza de terminar, de una vez por todas, con una pesadilla que ahoga al pueblo cubano hace más de 60 años. Uno de esos grupos que alzan sus voces para denunciar los crímenes del régimen es el movimiento “Las Guerreras Cubanas”, que suma esfuerzos desde Italia para convocar manifestaciones y ayudar en lo posible a sus compatriotas.

Este movimiento de una veintena de mujeres fue creado por Mailyn Barrera Rodríguez el 2 de diciembre del 2021 y une a féminas que ya habían participado en otras organizaciones de activismo por los derechos y la democracia en Cuba.

Te puede interesar

Como indicó Rodríguez Barrera a DIARIO LAS AMÉRICAS, su activismo está arraigado en la experiencia familiar. “Soy hija de un preso político del 1962, y crecí en una familia donde cada cosa se llamaba por su nombre”, zanjó la cubana, que a los 16 años gritó “claro y fuerte que Fidel era un sanguinario”.

Así comenzó su primer choque con la garra del régimen. “Después de haberme expresado, me fui tranquila a mi casa a las cuatro horas vino la Seguridad del Estado. Fui sancionada a 5 años prisión domiciliaria donde tenía que ir cada mes a firmar”, dijo sobre su causa, correspondiente a marzo de 1992.

“Mi hermano fue también preso político, cumplió 23 años de prisión. De ahí viene mi rebeldía”, añadió.

Una vez en Italia, desde 2005, se ha mantenido denunciando las arbitrariedades en Cuba. Pero el 11 de julio de 2021 todo adquirió una mayor dimensión: “Cuando mi pueblo salió a las calles decidí hacer mi grito más fuerte, fui a manifestaciones, fui recogiendo números de teléfono dentro de grupos, escogí cada guerrera que hoy tengo. Creé el movimiento ‘Las Guerreras Cubanas’ porque son todas guerreras con una historia. Hoy trabajamos sin detenernos con los derechos humanos directamente con el Presidente de la Federación Italiana de Derechos Humanos, Antonio Stango, un caro amigo mío que conozco de años”.

“Tenemos un objetivo: acabar con esa dictadura”

Por su parte, Kenia Rodríguez, una de las activistas de “Las Guerreras Cubanas”, recordó que “cuando nos empezamos a unir, cada una hacía activismo en solitario o con grupos distribuidos por toda Italia”.

Tras pasar por los grupos “Patria y Vida” y “Las Marianas”, las integrantes del movimiento de las guerreras parten de que “no hay líderes, todas contamos igual, nos distribuimos el trabajo de la oposición, cada una hace lo que mejor le sea posible según sus capacidades e iniciativas. Somos diferentes, como galaxias en un mismo universo, nos queremos, discutimos también, pero todo lo arreglamos”.

Siendo una niña Kenia vivió “la triste historia de los Marielitos, pues gran parte de mi familia salió del país con los Marielitos, fue bastante dura y traumática esa experiencia”. Estudió Química Industrial en Cuba pero siempre quiso acceder a la carrera de Informática. Por no estar integrada a los grupos del régimen como la UJC (Unión de Jóvenes Comunistas), su expediente tenía esa mancha que frenaba cualquier aceptación en la universidad.

Pero una vez en Italia, a donde llegó en 2002, la región de Lazio, en Roma, le ofreció estudios de Informática gratuitos. Siguió superándose en cursos más especializados “hasta que me hice experta en Informática y en redes, gracias a Dios y a todos los santos. Tengo 7 certificaciones que dan los EEUU. De hecho, la sociedad para la que trabajo me pagaba los últimos exámenes. Aquí a mí me han hecho persona”.

También abrió los ojos a un mundo libre. “Me di cuenta que ver discutir a los políticos en un parlamento era normal, porque eso es democracia. La asistencia sanitaria es gratis y luego tú pagas otras cosas, pero si es una urgencia es gratis. El miedo se me fue quitando. Cuando me hice ciudadana italiana y tuve derecho al voto, para mí eso fue… se me abrieron las puertas del paraíso”, recordó, emocionada.

Ante la pregunta de los motivos que las llevan a sacrificar tiempo con su familia y aplazar obligaciones cotidianas, resaltó que “la primera causa se llama Cuba, lo hacemos por nuestra patria, por nuestra tierra, por nuestra sangre. Eso fue lo primero que nos unió, ese dolor que tenemos todas”.

Como destacó, “mayormente vamos por la misma línea, creemos en nosotras, y tenemos un objetivo: acabar con esa dictadura. Pero lógicamente, con hechos palpables, trabajando en nuestros momentos libres. Somos como las hormiguitas, juntas lograremos mover una montaña, romper esa piedra de la dictadura castrista-canelista asesina”.

guerreras Cortesia Maylin Barrera
Las Guerreras Cubanas.

Las Guerreras Cubanas.

11J, el grito de todos los cubanos

“Ahí fue cuando verdaderamente nos tiramos para la calle todo el mundo. Ese día ya es una fecha nuestra, de la oposición, una fecha que quedará para la historia. De hecho, hay un video que gira por ahí, que a mí fue a una de las que quisieron agredir en la embajada de Cuba aquí en Roma, era un italiano comunista. Fue como: ‘¡finalmente, ya se despertaron!’ Fue una emoción tan grande que no se puede describir. No hay palabra en el diccionario de Cervantes con la que puedas darle un calificativo a ese día, porque le quedan chiquitas las palabras. Lloramos de alegría, para nosotros aquella maldita dictadura se había caído. Ahí empezamos a unirnos más”.

foto cortesia Lorenzo Moscia /Las Guerreras Cubanas
Protesta donde participaron Las Guerreras Cubanas en el Vaticano, Italia.

Protesta donde participaron Las Guerreras Cubanas en el Vaticano, Italia.

Kenia fue una de las organizadoras de la Cumbre de Cubanos Libres en Europa. “Ahí muchas guerreras logramos ir, tenía el apoyo también de otros cubanos de Roma y del norte. La delegación italo-cubana fue la que más personas llevó a esa cumbre. Éramos tres organizadores aquí en Roma (del evento en el Vaticano). Sentimos ese amor puro, verdadero, vivo, esa sangre que se agita en las venas”.

https://twitter.com/l_guerreras/status/1537183619856334849

Una asociación por los cubanos en peligro

Este grupo, totalmente autofinanciado, está vinculado a una asociación principalmente humanitaria, ODV -por Organizzazione di volontariato- Associazione 17 Dicembre. “En los estatutos está abierta a todas las personas en dificultad, pero mayormente hablamos de ayudar al cubano sea dentro o fuera de la isla. Algunas de nosotras estamos atentas a los familiares de algunos presos políticos a partir del 11 de julio”, contó Kenia.

“Con otra de mis colegas estuvimos viendo el caso de los muchachos de Grecia que estaban varados en el aeropuerto. Estuve atendiendo a 110 de ellos y haciendo la campaña por ellos junto con otros opositores que colaboraron. Supe que la mayor parte de ellos ya están en los países donde están sus familiares”, declaró.

Por estas fechas, Kenia ha estado “tratando directamente con un grupo de presos en Ucrania, en la prisión de Mykolaiv”, y asegura que su lucha, y la de las guerreras, seguirá mientras que los cubanos sufran, tanto en la isla como en el exterior.

Embed

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.95%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.72%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.33%
22225 votos

Las Más Leídas