El juicio a Ghislanie Maxwell entró este lunes en la segunda semana con el testimonio de otra supuesta víctima que acusó a la "socialite" británica de captarla para mantener relaciones con Jeffrey Epstein.

"Kate" es la segunda de cuatro mujeres que tienen previsto testificar en el juicio a Maxwell, de 59 años, que se ha declarado no culpable de los seis cargos que se le imputan, entre ellos, el de tráfico sexual de menores para Epstein, un multimillonario que se suicidó mientras aguardaba en la cárcel a sentarse en el banquillo.

Kate, un seudónimo para proteger su privacidad y la de su hijo, dijo que le presentaron a Maxwell en París en 1994 cuando tenía 17 años.

"Era muy sofisticada y muy elegante", recordó Kate de Maxwell durante el interrogatorio de la fiscalía. "Era impresionante".

La testigo de 44 años aseguró que le dio a Maxwell su número de teléfono y que unas semanas más tarde la invitó a tomar el té en su casa en Londres.

"Me sentí realmente especial", reconoció Kate. "Sentí que este nuevo contacto podría ser importante para mí. Como si alguien me quisiera, que quisiera ser mi amiga".

Kate contó que le habló a Maxwell sobre su difícil vida en su casa. Vivía en Londres con su madre enferma.

Maxwell "me habló maravillas de su novio", que era un filántropo y "le gustaba ayudar a los jóvenes" y que "yo le gustaría", dijo.

Unas semanas después, Maxwell invitó a Kate a conocer a Epstein en su casa de Londres y le pidió que le "diera un masajito en los pies" y en los hombros.

Pocas semanas después, la invitaron a que diera un masaje a Epstein. Este se desnudó en una camilla de masajes en una habitación en penumbra en la casa de la acusada, quien abandonó la habitación y cerró la puerta.

El masaje terminó en una relación sexual, al término de la cual Maxwell le preguntó "cómo había ido y si le había gustado".

"Parecía muy excitada y contenta", dijo Kate,

Kate no dio detalles de sus relaciones sexuales ya que tenía 17 años en la época.

Con este testimonio, la acusación quiere ilustrar la participación de Maxwell en el esquema de captación de jovencitas con fines sexuales y corroborar las declaraciones de otras denunciantes.

Kate volvió varias veces a su casa y le dijo que "obviamente, le gustaba mucho" a Epstein.

"Me gustaba que ella estuviera contenta", reconoció.

Kate siguió viendo a la pareja durante varios años y viajó a las propiedades de Epstein en Palm Beach, Nueva York y el Caribe.

"No sabía cómo decir que no", confesó, y aseguró que nunca había reclutado a otras jóvenes.

Kate dijo que vio fotos de menores en la casa de Palm Beach, donde había otras jóvenes mucho más jóvenes que ella. "Muy jóvenes".

La testigo mantuvo contacto con Epstein hasta pasados los 30 años. "Nunca quise admitir lo que me había pasado", declaró. "Tenía miedo de apartarme porque había visto lo conectados que estaban" Maxwell y Epstein.

Maxwell "parecía conocer a todo el mundo". "Me dijo que era amiga del príncipe Andrés, de Donald Trump".

Sobre su adición al alcohol, la cocaína y los somníferos dijo que desde mayo de 2003 no ha vuelto a beber.

Llegado el turno de la defensa de Maxwell, fue precisamente por este flanco por dónde la atacó para demoler su credibilidad así como su supuesto interés en conseguir el apoyo del gobierno para conseguir un visado a cambio de su testimonio.

Pero la británica refutó que estuviera buscando un visado y aseguró que, pese a sus problemas con el alcohol y las drogas, su memoria "de cosas importantes en mi vida nunca ha cambiado".

"Estos hechos vuelven a mi cabeza todo el tiempo", expresó en medio de las lágrimas. "Tengo pesadillas".

Kate recibió 3,25 millones de dólares del fondo de víctimas de Epstein y no tiene ningún interés financiero en el caso actual, aseguró.

Otra testigo que se presentó con el seudónimo de "Jane" declaró la semana pasada que tenía 14 años cuando Epstein empezó a abusar de ella y que Maxwell a veces estaba presente e incluso participaba.

Maxwell, hija del que fuera magnate de la prensa británica Robert Maxwell, se enfrenta a una condena perpetua si el jurado la encuentra culpable.

FUENTE: AFP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.85%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.51%
27015 votos

Las Más Leídas