Si en algún sector vamos a tener que poner especial atención los venezolanos, después que caiga la actual dictadura, va a ser el Agropecuario.

Antes del chavismo, los venezolanos éramos prácticamente autosuficientes en materia de soberanía alimentaria. No queremos decir con ello que producíamos todo lo que consumíamos, pero sí implicaba que:

  • Con lo que producíamos en el País podían subsistir todos los habitantes: y,
  • Con nuestros excedentes podíamos exportar más de lo que necesitábamos importar para completar la dieta de consumo interno, con especial énfasis en materia de trigo, algunos tipo de pescados y mariscos, frutas y otros productos que no se producían en Venezuela.

Personalmente tuve la oportunidad y el orgullo de vivir con mi familia por más de una década en el principal Estado agroproductor del País, Portuguesa, muy justamente llamado el granero de Venezuela, así como trabajar de la mano con las mejores mentes agropecuarias de nuestro país. Ello me permitió conocer las potencialidades que Venezuela tiene para satisfacer las necesidades alimentarias de su población.

Tuve la insuperable oportunidad de interactuar con grandes pioneros del sector agropecuario como Concho Quijada, Waldemar Cordero Vale, Argenis Vivas, Alvaro Oteyza, Fernando Montenegro, Juan Oliva, Federico Cappellin, Rafael Jaen, Alberto Guinand, Julio Bustamante, Domingo Guiu, Ricardo Yepez, Gustavo Moreno, Juan Fernando Palacio, Pedro Luis Cordero Antonio D´agrosa, William Salazar y Daniel Nadorfy, entre otros, excelsos venezolanos que decidieron dedicar sus vidas y patrimonios a la producción de alimentos para los venezolanos, que no me cabe la menor duda que aseverar serán un referente frente a un nuevo estado de cosas, donde la libertad sea la moneda común y Venezuela sea el mejor País de mundo conocido.

En materia de producción de carne, así como muchos otros rubros proteicos, ya Venezuela ha demostrado que puede autoabastecerse, al igual que sucede con el arroz, el maíz, el azúcar, las frutas y gran cantidad de vegetales y legumbres.

Es muy importante, como excelente modelo productivo hacía el futuro, que se tomen en cuenta las exitosas experiencias de las asociaciones de productores, que han permitido generar importantes oportunidades de compra de insumos por volumen para sus asociados, al tiempo que han permitido obtener el mejor precio por la venta de sus cosechas a la agroindustria.

Entre cualquier grupo humano, durante cualquier momento de la historia, solo puede distribuirse lo que se produce. En la vida, como en la cosecha del agricultor, todos los ciudadanos debemos aceptar que se obtiene lo que se merece. Entendamos que sólo se puede distribuir lo que se produce.

juanriquezes@gmail.com

@juanriquezes

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas