Muchos ciudadanos cubanos desafiaron a la tiranía castrocomunista con la no cooperación política y se ausentaron al falso referendo constitucional. Se puso en evidencia el mensaje esperanzador de libertad para el pueblo cubano, por lo que mi corazón se deleita en jubilo y de la firme convicción de que Cuba será libre.

A pesar de la intensa campaña propagandística de la tiranía castrista, poseedor de todos los medios de información, y contó con el apoyo de instituciones religiosas y organizaciones nacionales e incluso de algunos disidentes con el contubernio de la prensa izquierdista internacional para que las personas asistieran a la farsa plebiscitaria, el ciudadano cubano respondió con dignidad y valentía: no fue a votar por su propia voluntad 1 millón 455 mil 405 sufragistas.

Te puede interesar

Esas estadísticas son de la dictadura en su penúltimo parte informativo, pero en la práctica conocemos que ese número es muchísimo mayor. El terror de estado, el fraude y las manipulaciones del proceso plebiscitario no pudieron detener el deseo de libertad del pueblo cubano. En ese 15.65%, o sea casi millón y medio de personas no votantes, está el sentir y dignidad de todo un pueblo.

Esta realidad es un mensaje concreto de rechazo al sistema socialista en Cuba. Es la evidencia que demuestra el despertar y concientización del pueblo cubano en la búsqueda de su libertad y un firme objetivo para la desintegración de la dictadura comunista.

El régimen socialista de Castro consiente de su fracaso en el referendo y que no pudo doblegar la voluntad ciudadana, utilizó todo su poder despótico y manipuló el proceso e hizo fraude para minimizar el resultado de las urnas vacías. El canto de sirena de la dictadura me recuerda a las palabras pronunciadas por Mario Moreno (Cantinflas): “Cualquier tirano puede obligar a sus esclavos a cantar himnos a la libertad”.

En el resultado oficial y final de la Comisión Electoral Nacional disminuyó las cifras de votantes inasistentes a casi la mitad, 9.85%. Los nombres de las personas que forman parte de las listas de Electores son promocionados por el Ministerio del Interior (Minint), sus Oficinas del Carnet de Identidad registran a todos los ciudadanos del país. Estas listas son verificadas con las organizaciones sujetas ellos, como los comités de vigilancia existentes en cada cuadra del país, Comité de Defensa de la Revolución (CDR), que informa lo que acontece a la Policía política y nacional [Departamento Técnico de Investigaciones (DTI)]. Incluso a los fallecidos les retiran el Carnet de Identidad (CI) y va la información y el carnet a las oficinas del Minint. Además, la persona fallecida es obligatoria darle baja del registro de población del CDR y de la Oficina de Registro de Consumidores (de la alimentación local), las cuales entregan el informe a las instancias superiores de sus organismos y al Minint.

Los viajeros dentro del país para obtener sus pasajes deben mostrar el carnet de identidad y son registrados sus nombres y apellidos y número del CI. Además, en cada terminal de viaje, ómnibus, ferroviaria o aérea, se instalaron Colegios Electorales que deben comunicarse con el colegio de votación de la persona viajante y evitar el doble empadronamiento y votación.

Desde 1976 se realizan estas farsas elecciones y/o plebiscitarias, al más fiel estilo de Stalin. Una vasta experiencia en regulación al ciudadano tiene las autoridades para mantenerse en posesión del poder y control del país sin cometer errores tan burdos electorales. Fidel Castro, Raúl y su Partido Comunista mostraron ser maestros del engaño y ardid; que hoy la cúpula gobernante no pudo imitar por sus grotescos errores en el referendo constitucional.

Este referendo es ilegitimo e ilegal por el terror de estado, sus manipulaciones y fraudes y porque surge de esa esencia tiránica del único partido legal en la isla caribeña: El Partido Comunista de Cuba. Sin embargo, su ilegitimidad e ilegalidad nos es de ahora sino desde el 1ro de enero de 1959, cuando los cabecillas Fidel Castro y Raúl y sus secuaces usurparon el poder país y afirmaron públicamente que la revolución era la fuente de derecho, entiéndase tiranía castrista, en menoscabo y violación del orden democrático cubano de la Constitución de 1940, que sustituyeron de facto y no de derecho por el nuevo ordenamiento comunista de 1976.

Felicitaciones a todos los ciudadanos cubanos que se ausentaron al referendo en riesgo de su estatus social, laboral y sus vidas. Congratulaciones por no ser cómplices de la dictadura socialista de Castro, en especial a esos justos y valerosos promotores de la iniciativa del Boicot al falso referendo constitucional.

¡Feliz inasistencia! Todos Uds. mostraron el camino honroso a la democracia y libertad del pueblo cubano. ¡Felicidades!

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que el sistema de autopistas que maneja el MDX en Miami sea transferido al estado de la Florida?

No
No tengo idea
ver resultados

Las Más Leídas