Compitiendo con los iconos más representativos de Washington DC se encuentra la Institución Smithsonian, conformada por un conglomerado de 19 museos, centros de educación e incluso un centro de investigaciones tropicales en Panamá.

Considerado el complejo de exposiciones más grande del mundo, el Smithsonian opera bajo el lema de Preservar el pasado para perfilar el futuro.

Te puede interesar

Bajo esta premisa, el curador del Museo Nacional de Historia del Smithsonian, Frank Balzich, quien se dio a la tarea de recorrer los alrededores del Capitolio en busca de pancartas y otros artículos dejados por los agitadores que pusieron en jaque a la democracia estadounidense por unas horas, el fatídico 6 de enero de 2021.

Según Blazich recuerda en un artículo de la revista smithsoniana: “En el suelo había piezas de equipos desechados por una fuerza invasora enojada: letreros, pancartas, una bolsa roja con folletos que incluían ‘La continuación de la revolución estadounidense'. Una mano desconocida había rayado ‘TRUMP’ en el barro con un palo. Encontré un letrero cerca que decía: ‘Tenemos razón/Somos libres/Lucharemos/Ya verás’”.

El momento cobra relevancia con la reciente conmemoración del primer aniversario del asalto al Capitolio por aquellos que discreparon del resultado de las elecciones que dieron como ganador al demócrata Joe Biden

El acto fue calificado por expertos y políticos como terrorismo de Estado.

“Este despreciable despliegue de violencia fue un momento oscuro en la historia de nuestra nación, pero no fue un hecho singular. Fue una muestra pública de una amenaza continua de terroristas violentos y extremistas que buscan, como lo hicieron el 6 de enero, desmantelar las instituciones del gobierno con las que no están de acuerdo”, sostiene un extenso artículo del Instituto Brookings, escrito por John Hudak, William G. Gale, Darrell M. West, Vanda Felbab-Brown, Rashawn Ray, Molly E. Reynolds, Elaine Kamarck, William A. Galston y Gabriel R. Sánchez.

Incluso el senador republicano Ted Cruz de Texas afirmó que el 6 de enero recordaba el “aniversario de un ataque terrorista violento en el Capitolio".

Felizmente, el aniversario transcurrió sin actos de violencia, pero las divisiones entre republicanos y demócratas se profundizan mientras la palabra “compromiso” al parecer está ausente del léxico político.

Esta situación reaviva los temores de que Estados Unidos podría encaminarse hacia una guerra civil.

Una encuesta realizada por la Escuela de Políticas y Servicios Públicos de la Universidad de Georgetown preguntó a votantes qué tan cerca estaba el país de " una guerra civil”, en una escala de 0 a 100.

La media positiva a la pregunta fue 67.23.

“Los votantes consideran que las divisiones políticas eran tan profundas que creían que Estados Unidos estaba a dos tercios del camino de una guerra civil”, sostiene el reporte de Georgetown, publicado en octubre de 2019.

¿Pero una guerra civil es realmente posible?

Otro estudio diferente del Centro Pew, publicado en enero 2021, sobre las reacciones a la toma violenta del Capitolio sostiene que “la preocupación por el país surge con frecuencia en las respuestas, pero las reacciones van desde el horror y la culpa hacia Donald Trump hasta un número relativamente pequeño que justificó la violencia o dijo que no fue perpetrada por los partidarios del exmandatario”.

Para Bruce Hoffman, del Council on Foreign Relations, “el choque de realidades contrapuestas, exacerbado por el partidismo y amplificado en los medios y las redes sociales, seguirá socavando los esfuerzos del gobierno para contrarrestar la amenaza del terrorismo interno. La atmósfera actual recuerda el período que condujo al atentado con bomba de Oklahoma en 1995, el ataque terrorista más mortífero en la historia de Estados Unidos”.

El mismo presidente Joe Biden ha admitido más de una vez que “teme que la democracia esté en una encrucijada”.

Es cierto que el país ha sufrido muchos golpes, desde la Guerra Civil (1861-1865) hasta el escándalo de Watergate, que llevó a la renuncia del presidente Richard Nixon en 1974. Sin embargo, sus instituciones democráticas siempre han salido fortalecidas hasta ahora.

Por lo pronto, los curadores del Smithsonian continúan reuniendo objetos del ataque, ya que la historia de Estados Unidos hay que enseñarla, guardarla, preservarla y compartirla porque conservar esa memoria puede ayudar a resguardar la democracia.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.91%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.3%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.79%
65231 votos

Las Más Leídas