Mark T. Esper, exsecretario de Defensa, de EEUU, en “Un Juramento Sagrado” (“A Sacred Oath”, Ed. W. Morrow) publicado hace unos días, apenas, revela que Donald J. Trump, entonces presidente de EEUU, contempló el posible homicidio de Nicolás Maduro.

En lo que se refiere a este servidor, les deseamos a nuestros antagonistas larga vida (mientras más antagonistas, más larga todavía). Eso sí, para que paguen, uno a uno, sus pecados, en este mundo. Sobre todo -¡faltaría más!- los cometidos en nuestro perjuicio. Puntualizada la aclaratoria anterior, para que nadie venga a tildarnos de instigadores de narcotiranicidios, entramos en materia:

Te puede interesar

Narra Esper que buena parte de sus elucubraciones sobre el supuesto asesinato no las habría hecho el señor Trump en solitario, sino que las compartió con Juan Guaidó, quien, como sabemos, rivaliza con Maduro, por cuál de los dos sea considerado el legítimo titular de la Primera Magistratura de Venezuela.

No hacía falta ser muy zahorí para predecir la reacción del potencial occiso al enterarse de las memorias del exsecretario de Defensa. Si semanas atrás, mandó -¡Presa, carajo!- a una indefensa ancianita, por desearle pronta viudez a la llamada “Primera Combatienta”; si encarceló a uno de sus hijos; si ha sometido a la matrona al vejatorio trámite de presentaciones periódicas en una oficina a la que, también, deben presentarse criminales muy peligrosos, no podía menos que utilizar el muy coprolálico “malparido” para referirse a su acérrimo rival y comisionar a su embajador en las Naciones Unidas para armar sus consabidas pataletas.

El cronista responde que no era para tanto. Martín Lutero, Calvino, Juan de Salisbury (cfr. “Libro de hombre de Estado”), Juan de Mariana (cfr. “Rege et Regis”); Stephanus Junius Brutus (cfr. “Vindiciae Contra Tyrannos”); Santo Tomás de Aquino, (cfr. “Summa Theologica”), fueron, todos invocados por el amo de su amo, Fidel Castro (cfr. “La Historia me Absolverá”), para justificar sus asesinatos y planes magnicidias (siempre que los remitidos al otro mundo no fuesen él mismo o sus compinches). Establecido lo anterior, no tiene mucho sentido armar alboroto, porque mister Trump y, junto a él, Juan Guaidó hayan hecho ejercicios de “Análisis por Escenarios”, incluidos sus componentes, los factores de cambio, las tendencias débiles emergentes, las tendencias pesadas, alguna vez muy en boga, hoy, en descrédito total, como lo demuestran, prognosis como las del dueto Trump-Guaidó.

¿Estaba obligado, este último, al regresar, apenas, de su gira por EEUU a denunciar que en la Casa Blanca, se hablaba con mucho desenfado del posible pase del páramo sin escarpines, de quien usurpa la presidencia de Venezuela?

El cronista, puesto en el lugar de Guaidó, y pese a nuestro irreductible rechazo a los magnicidios o cosa que se le parezca, no lo habría hecho. Seré incapaz de agredirlos físicamente, pero zafios semejantes -¡Qué se defiendan ellos!-. Además, en el plano legal, opinamos que los únicos casos de denuncia obligatoria de posibles crímenes de los cuales los particulares tengamos noticia, los contempla la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, LOPNA y, aunque la fementida partida de nacimiento del susodicho ha dado para cualquier cosa, incluida la forjada nacionalidad venezolana, a nadie se le ocurrirá agregarle a tal documento, el carácter de niño, niña o adolescente, de su titular, como para hacerlo acreedor de tutelas especiales.

Y además, ¿qué es más grave? ¿Un plan de tiranicidio, gústenos o no, que si lo hubo, se quedó en puro bla, bla, bla o tener las manos tintas en sangre por los asesinatos con premeditación y alevosía de Oscar Pérez, Juan Pablo Pernalete, Rafael Acosta Arévalo, Fernando Albán, Isaías Baduel, los jóvenes, Alixon Osorio Dos Santos Pizani, Stefany Maholy Layoy Natera, Franklin Alexánder Figuera, Carlos Alfredo Olivares Bonalde, Cleiner José Romero y 300 mil venezolanos más, por el hampa común azuzada por el tirano, el FAES, el Digcin, el SEBIN, la Guardia Nacional Bolivariana, los “Colectivos de la Paz”, las FARC, el ELN?

Dejaremos para después la rienda suelta del señor Esper a sus pretensiones de literato. Hay crímenes, todavía, más graves que divulgar informaciones obtenidas en razón del ejercicio de funciones públicas.

@omarestacio

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.93%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.68%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.39%
17322 votos

Las Más Leídas