miércoles 17  de  abril 2024
DDHH

Prensa venezolana, entre ataques y agresiones

Uno de los sucesos más impactantes sucedió en la alcaldía del municipio Mario Briceño Iragorry, de Maracay, donde personal del departamento de prensa fue agredido hasta el punto de poner en peligro varias vidas.

CARACAS.-REDACCIÓN

Los medios de comunicación venezolanos son censurados sistemáticamente por el gobierno chavista. Entre los casos más recientes se encuentra el diario El Carabobeño, ubicado en el estado Carabobo, a 172 Km de Caracas. Este periódico acaba de denunciar que no le han sido aprobadas las divisas para comprar el papel que necesita para imprimir sus ediciones.

Los directivos del diario convocarán una rueda de prensa para esta semana para denunciar la situación y anunciar las acciones que llevarán a cabo junto con el Colegio Nacional de Periodistas Venezolano (CNP).

El informe sobre la libertad de expresión en Venezuela señala varios incidentes ocurridos en el mes de mayo. En el documento se indica que “nuevas medidas judiciales contra representantes de medios, agresiones directas a periodistas en el ejercicio de su labor profesional, la permanencia de las restricciones al suministro de papel periódico, el cierre de fuentes informativas y despidos marcaron la pauta de las afectaciones a la libertad de expresión y el derecho de información en Venezuela”.

Pero esto no acaba aquí. Uno de los sucesos más impactantes sucedió en la alcaldía del municipio Mario Briceño Iragorry, de Maracay, donde personal del departamento de prensa fue agredido hasta el punto de poner en peligro varias vidas. El periodista gráfico Alejandro Ledo fue lanzado desde lo alto de la sede municipal, provocándole un edema cerebral. A la periodista Elena Santini le fracturaron un pie, y el periodista  Pedro Torre acabó con  contusiones en el rostro.

Testimonio de una mañana de terror

La periodista Elena Santini, de 24 años, nunca olvidará esa mañana ni las vejaciones de los manifestantes: “A la flaquita me la dejas a mí, porque la escoñeto”.

Santini explica en el diario La Patilla que “la gente se dio cuenta de que estábamos allí y gritaron "Nos están grabando de allá arriba, nos están grabando". El presidente de la Cámara Municipal (Colina) es quien dirige a los jóvenes hacia la terraza, porque si no trabajas allí no sabes cómo llegar, nadie la conoce”, testifica Elena.

“Los sujetos llegaron gritando "Dame la cámara, dame la cámara, dame la cámara". Y en ese momento, Alejando me dijo que me quedara tranquila, pero estaba muy nerviosa”.  Y “lo que hicieron los manifestantes fue empujarme (cuenta la reportera) y a él empezaron a entrarle a golpes, yo traté de agarrarme de un protector de un aire, pero caí…”

Cuando impactó contra el piso, pudo llegar  a la casa de una vecina, con gran dificultad porque casi no podía apoyar el pie izquierdo. -Allá va la otra-, gritaron desde arriba al ver que la periodista cayó desde dos pisos arriba y aun así intentaba huir.

La mordaza a los medios de comunicación en Aragua ha sido tan fuerte que el testimonio de la periodista solo ha podido publicarse en este diario digital, pero ninguno se ha atrevido a tomar su testimonio: “Están arrodillados. No ha salido publicado nada”.

 

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar