Y mientras avanzan los preparativos para estas inminentes fiestas, cumplo hoy con lo prometido en mi columna anterior y continúo relatándoles algunas de las actividades de Art Basel que fueron más significativas para nuestra ciudad al involucrar directamente a nuestra gente o instituciones.

“Route 1801: Little Haiti, Heartbeat of the Caribbean” ha sido no sólo la primera y muy meritoria iniciativa del Magic City Innovation District en el Miami Art Week, sino una maravillosa esperanza para los vecindarios de Little Haiti y Little River, tan necesitados de desarrollo, aceptación e integración plena en nuestra comunidad. Este nuevo distrito –el Magic City Innovation- es un proyecto enfocado en la tecnología, la sustentabilidad, la salud y el bienestar, el arte y el entretenimiento “in situ”, como vía esencial para revitalizar y lograr el despegue de Little Haiti y Little River, zonas ambas donde el nivel de vida de sus residentes deja mucho que desear al carecer de recursos. La fundación es una organización no lucrativa que trabaja en asociación con líderes comunitarios, activistas, entidades gubernamentales y organizaciones benéficas con el fin de conseguir los fondos necesarios para costear programas que beneficien a esta comunidad y que faciliten su crecimiento sostenible. La organización está firmemente comprometida con la meta de lograr la prosperidad económica, social y cultural de la zona para que Miami pueda recobrar finalmente esta área, que puede y debe convertirse en otra de las prósperas zonas de nuestra ciudad que atrae inversiones y nuevos desarrollos.

Patrocinada y producida por Magic City Innovation District, ideada por Sandy Dorsainivil y curada por Bart Mervil y Marie Vickles, la exposición Route 1804 se presentó en la Magic Factory de Little Haiti y fue una alegría ver la cantidad de gente que se unió con espíritu solidario a esta bonita causa y que disfrutó enormemente de la exposición. Una celebración de la cultura haitiana y caribeña, el tema de ésta fue la revolución de los antiguos esclavos haitianos en 1804 contra los franceses de la colonia, estableciendo la primera república negra libre del hemisferio occidental. Los artistas participantes en la muestra fueron los haitianos Jude Papaloko Thegenus y Edouard Duval Carrié, y el nigeriano Adewale Adenle.

En otro orden de cosas, la famosísima marca de champagne Perrier-Jouët no sólo organizó en South Beach el pasado jueves 7 por la noche una de las fiestas más esperadas de Art Basel (su creatividad y decoración -sin contar su entretenimiento y algunas de sus jóvenes celebridades- fueron lo mejor de la semana), sino que presentó, a partir del 30 de noviembre, una muestra “pop-up” en el aeropuerto de Miami que dejaba saber a cuanto pasajero llegaba que Miami era la capital del arte mundial durante su Miami Art Week. Titulada Eden by Perrir-Jouët, la curiosa experiencia digital reinterpretaba la añeja alianza de la Maison con la naturaleza y con el Art Nouveau. Creada por el artista residente en Chicago Luftwerk, la pieza expuesta fue tan sólo un atisbo a lo que el pasajero podría ver después en Design Miami 2017. Una magnífica bienvenida a nuestra ciudad y algo rara vez visto antes. Y por último, hasta el perfume, elaborado por completo en Miami y con ingredientes locales, dijo presente en nuestra Semana del Arte, ¿se imaginan? A.N.Other, una línea minimalista concebida por el matrimonio local Gilad Amozeg y Ariella Appelbaum y creada por cuatro de los mejores perfumistas del mundo (entre ellos, el cubano Carlos Viñals) con elementos locales. ¡Pero de esto les hablo en la próxima!

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas