Restos de una esponja marina de 600 años ha permitido reconstruir un registro de la temperatura del océano en el Atlántico Norte que revela la actividad volcánica pasada, así como la tendencia actual al calentamiento global con CO2 y otros gases invenadero que acaban absorbidos por el océano.

El equipo de investigación dirigido por la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami (UM) utilizó proxies geoquímicos para reconstruir un registro de 600 años de temperaturas del Océano Atlántico a partir del esqueleto de una escleroesponja (Ceratoporella nicholsoni).

La escleroesponja del tamaño de una pelota de baloncesto fue recolectada a través de un sumergible a más de 133 metros debajo de la superficie en Exuma Sound, Bahamas, por el autor principal del estudio, Peter Swart, profesor de geociencias marinas en la Escuela UM Rosenstiel. Las escleroesponjas son organismos marinos de crecimiento lento con un cuerpo exterior blando y un esqueleto de piedra caliza dura que registran la temperatura del océano superior y las condiciones climáticas. Aunque los individuos pueden tener entre 1.000 y 2.000 años, su distribución está mal documentada debido a la dificultad y el costo de la recolección.

"Las temperaturas del Océano Atlántico fluctúan en varias escalas de tiempo, incluidas varias décadas, y esto influye en el tiempo y el clima en América del Norte, Europa y África", dijo Swart en un comunicado. "Esta reconstrucción de la temperatura de 600 años puede ayudarnos a comprender cómo ha cambiado el clima en el pasado para que los científicos puedan proyectar mejor cómo pueden cambiar las condiciones en el futuro".

Para comprender los cambios ambientales más allá de lo que los instrumentos modernos pueden proporcionar, los científicos recurren a organismos marinos de larga vida como las escleroesponjas que registran las condiciones ambientales ambientales en sus esqueletos.

"Predecir y proyectar temperaturas futuras en el Atlántico puede ayudarnos a prepararnos mejor para los huracanes, así como las fluctuaciones en las tasas de precipitación de verano en Florida", dijo la autora principal del estudio, Amanda J. Waite, alumna de la Escuela Rosenstiel de la UM.

"Este registro destaca tanto el importante papel que tuvieron las erupciones volcánicas en la temperatura del Atlántico Norte antes y después de la industrialización como la contribución cada vez mayor de factores artificiales, como los gases de efecto invernadero y la contaminación del aire, al récord de temperatura durante el siglo XX", dijo Lisa Murphy. coautor del estudio y conferencista en el departamento de ciencias atmosféricas de la Escuela Rosenstiel.

Las muestras fueron datadas con uranio-torio por científicos de GEOMAR Helmholtz-Zentrum für Ozeanforschung Kiel en Alemania.

FUENTE: EUROPA PRESS

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.92%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.27%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.81%
65802 votos

Las Más Leídas