domingo 19  de  mayo 2024
Anemia

Un asunto valores

Cuando la cantidad de glóbulos rojo en la sangre o la concentración de hemoglobina se alteran nuestro organismo paga las consecuencias

La anemia es un trastorno frecuente, que se produce cuando la cantidad de glóbulos rojos o la concentración de hemoglobina en la sangre, es menor al nivel considerado como normal, lo que según la OMS se ubica, para un adulto varón, en un nivel de hematocritos de entre un 42 y un 52%, y una hemoglobina de entre 14 y 16 g/dl; mientras que, en el caso de la mujer, los hematocritos deben oscilar entre un 36 y un 48%, y la hemoglobina entre 12 y 14 g/dl.
n
Entendiendo hematocritos como la medición del porcentaje de glóbulos rojos que se encuentran en un volumen específico de sangre, y hemoglobina, como la proteína que transporta el oxígeno dentro de los glóbulos rojos. Esta se detecta mediante un análisis de laboratorio, sin embargo, no se trata de una enfermedad, sino de una señal que confirma un desbalance en el funcionamiento del organismo.
n
Los rangos de normalidad son variables según la población, dependiendo de factores geográficos y ambientales, pues a nivel del mar, encontraremos valores más bajos de hemoglobina, mientras que en las grandes alturas, estos serán más altos, dada la menor presión parcial de oxígeno que obliga al organismo a optimizar su transporte. Además, hay también marcadas distinciones que dependen del sexo, en las mujeres, suele ser bastante más bajo que en los varones. n

Origen concreto
n
Las posibles causas de anemia incluyen: ciertos medicamentos; la destrucción de los glóbulos rojos antes de lo normal, como consecuencia de problemas en el sistema inmunitario; las enfermedades prolongadas o crónicas, como el cáncer, la colitis ulcerativa o la artritis reumatoidea; el embarazo; y los problemas con la médula ósea, entre ellos, el linfoma, la leucemia y el mieloma múltiple.

Otros factores que pueden influir son, la edad del paciente, su estado nutritivo, y las insuficiencia cardíacas o respiratorias. nAdicionalmente, algunas variantes de este trastorno pueden ser hereditarias, como en el caso de la talasemia, caracterizada por la producción de una forma anormal de hemoglobina, que ocasiona la destrucción de los glóbulos rojos.

Se trata de una condición asintomática, cuya forma más severa y común, en los Estados Unidos, se conoce como u201canemia de Cooley u201d, y suele aparecer durante los primeros dos años de vida.
n
Sintomatología
n
Los síntomas y signos de la anemia se relacionan directamente con su intensidad y la rapidez de su instauración. Si se trata de una variante leve, es posible que no se manifieste ningún síntoma. Ahora bien, a medida que esta se agudiza suele experimentarse cansancio; astenia o debilidad; palpitaciones; falta de aire, como resultado de cualquier esfuerzo, lo que conocemos como disnea; taquicardia; dolor de cabeza; problemas de concentración y calambres.

En ocasiones, esta también produce cambios en el carácter que se manifiestan como irritabilidad, desinterés, tristeza, falta de sueño y abatimiento. nCuando la anemia empeora, los síntomas más evidentes son: el color azul en la esclerótica de los ojos, las uñas quebradizas, la caída inexplicable del cabello, los mareos, la palidez, la dificultad para respirar, y un dolor, penetrante, en la lengua. n

Tipos de anemia n

Por deficiencia de B12: Esta es producto de la carencia de la vitamina del mismo nombre, que ataca los glóbulos rojos normales y los sustituye por una versión más grande y de color más intenso llamados megaloblastos.
n
- Por deficiencia de folato: Implica una carencia de ácido fólico en la sangre. Esta es una de las vitaminas de llamado complejo B, imprescindible para la producción de glóbulos rojos normales. n

- Ferropénica: Se produce cuando el cuerpo no tiene suficiente hierro, y por tanto, produce menos glóbulos rojos o versiones demasiado pequeñas. n

- Hemolítica: Es el resultado de la destrucción de los glóbulos rojos de la sangre, a una velocidad mayor a lo que la médula ósea puede producirlos.
n
- Aplásica idiopática: Es producto del daño a las células madre que se producen en la médula ósea. n

- Megaloblástica: Se le conoce también como anemia perniciosa, y se caracteriza por la presencia de glóbulos rojos muy grandes que no están completamente desarrollados. n

- Drepanocítica: También llamada falciforme, implica un trastorno en la cual los glóbulos rojos presentan forma de media luna y no funcionan normalmente.
Temas

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar