MIAMI.-De muchos aspectos de la vida Fidel Castro poco se conoce, uno de ellos es la relación que supuestamente sostuvo con uno de los mayores de capos de droga, el colombiano Pablo Escobar Gaviria.

Aunque ni Escobar ni Castro hablaron nunca al respecto, quien fuera la mano derecha del capo colombiano de la droga, el también narcotraficante y sicario colombiano John Jairo Velásquez (alías Popeye), en su autobiografía vincula a los hermanos Castro (Fidel y Raúl) con la red de narcotráfico tejida a través de Cuba.

En fragmentos de su libro autobiográfico, "El verdadero Pablo", publicado por la prensa colombiana explican la triangulación para el tráfico de drogas a través de la isla, con la aprobación del dictador cubano.

Lo que cuenta Popeye

Alias "Popeye" señala en el libro que "Pablo (Escobar) estaba feliz con esa ruta (Colombia-México-Cuba-Estados Unidos). Decía que era un placer hacer negocios con Raúl Castro, pues era un hombre serio y emprendedor".

De acuerdo con Velásquez la operación a que hace referencia, que duró dos años, fue conducida "por los militares cubanos al mando del general (Arnaldo) Ochoa y el oficial Tony de la Guardia, bajo instrucciones directas de Raúl Castro".

La operación en Cuba se llevaba a cabo a través de aviones que trasladaban entre 10 mil y 12 mil kilogramos de cocaína en cada vuelo. Según "Popeye" fue tan exitosa que le permitió a Escobar multiplicar sus ganancias.

"Esta ruta llenó las arcas del Patrón (como se le llamaba a Escobar), quien se encontraba ilíquido al comenzar los negocios con los cubanos, pues la guerra con el Estado colombiano (para evitar la extradición) le había demandado muchos recursos", cuenta el narcotraficante.

Velásquez afirma en el libro, reseñado por contactomagazine.com que "con ayuda de Jorge Avendaño, apodado el 'Cocodrilo', el 'Patrón' llega a Fidel Castro, en la isla de Cuba. Éste lo conecta con su hermano Raúl y así se inicia una operación de tráfico de cocaína. Pablo Escobar conserva la amistad con Fidel Castro, desde su estadía en Nicaragua; nunca han hablado personalmente, pero sostienen permanente y fluida comunicación por cartas y terceras personas. La amistad se establece a través de Álvaro Fayad, el comandante del M-19, e Iván Marino Ospina".

"Los cubanos reciben 2.000 dólares por cada kilo de droga transportada y 200 dólares por cada kilo custodiado. La tajada de la mafia en México, por el uso de su infraestructura, como puente a la isla, oscila entre 1.500 y 2.000 dólares por cada kilo, dependiendo de la importancia del embarque. La cercanía entre México y la isla cubana da margen para transportar más cantidades de cocaína y gastar menos combustible", agrega Velásquez.

"La ruta cayó cuando se destapó todo el escándalo, al caer un gran cargamento decomisado por la DEA, proveniente de Cuba, y varios cubanos detenidos confesaron delatando la operación. La investigación lleva a la DEA hacia el cartel de Medellín y al gobierno cubano. El 'Cocodrilo' sale de Cuba rumbo a Colombia. La investigación llega hasta las más altas esferas del gobierno norteamericano. El tráfico es a gran escala y alegan que es imposible que los funcionarios de la isla no lo supieran. Esto pone al gobierno de Cuba en la mira de sus más encarnizados enemigos, los norteamericanos. Mucha cocaína quedó enterrada en suelo cubano", narra el narcotraficante.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas