Embed

WASHINGTON.- La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, anunció que el Gobierno de Nicolás Maduro va a pedir formalmente la destitución del Secretario General de la OEA luego de lo que calificó como graves acciones que desde la Organización de Estados Americanos se vienen dirigiendo en contra de su país, coincidiendo con la llegada del diplomático uruguayo al frente de la institución regional.

La estrategia venezolana fue convertir los reclamos de la administración de Maduro en un asunto personal en contra de la labor del Secretario Luis Almagro, quien ha tenido un actitud frontal para denunciar las irregularidades institucionales que han debilitado la democracia en Venezuela y que, según Rodríguez, son prueba de su falta de independencia.

“La OEA se ha convertido en una organización disfuncional”, dijo Rodríguez durante su intervención ante el Consejo Permanente de la OEA, convocado para escuchar las denuncias del Gobierno venezolano.

delcy-almagro-screenshot.jpg
La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, junto al secretario general de la OEA, Luis Almagro, en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA.
La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, junto al secretario general de la OEA, Luis Almagro, en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA.

Rodríguez solicitó durante la reunión de este lunes en la sede de la OEA en Washington, suspender la sesión convocada para este martes, para someter a discusión de los países miembros la situación del país y las posibles medidas de presión para que Venezuela fije un calendario electoral y libere a los presos políticos.

“La República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente el plan intervencionista que una facción minoritaria de países dentro de la OEA pretende acometer contra nuestra patria, así como repudia el desmedido e ilícito comportamiento del señor Luis Almagro a través de sus acciones criminales contra los Poderes Públicos del Estado venezolano”, señaló Rodríguez

La Canciller reiteró una vez más que hay “un acoso dirigido por los Estados Unidos de Norteamérica a través de la Secretaría General de la OEA y un grupo de países que han conformado una facción minoritaria”.

Respondiendo a una pregunta de DIARIO LAS AMÉRICAS, Rodríguez señaló que considera la actuación del Secretario General como ilícita, unilateral y arbitraria y que por eso va a pedir su destitución.

“Lo vamos a oficializar, pero en esta reunión ya anunciamos que vamos a solicitar la destitución de Luis Almagro”, dijo la jefa de la diplomacia venezolana.

Para el representante permanente de Colombia ante la OEA, Andrés González, la activación de la Carta Democrática “tiene sucesivas acciones graduales y comienza justamente con las acciones diplomáticas y Colombia piensa que el énfasis está en esa parte y lo vamos a discutir mañana en le reunión convocada en la OEA para discutir la situación de Venezuela”

Para Carlos Vecchio, coordinador político de Voluntad Popular, y quien también se encontraba en la sede de la organización regional, “toca ahora el turno a los países de la región para pedir que se cumpla la Carta Interamericana Democrática en Venezuela”.

El pasado jueves un grupo de 14 países de la OEA pidió en una declaración conjunta al presidente Nicolás Maduro que llame a elecciones y libere a los presos políticos.

“De persistir esta ilegal, unilateral, desviada y parcializada actuación a favor de los extremistas violentos en Venezuela, procederemos con severidad y firmeza a través de los medios diplomáticos, de los instrumentos del Derecho Internacional y conforme al orden constitucional venezolano”, advirtió la canciller Rodríguez.

Para que se inicie la aplicación de la Carta, al menos 18 países deben votar a favor de declarar que en Venezuela “hay una alteración del orden constitucional” que afecta “gravemente su orden democrático”, algo en lo que Almagro respaldó el viernes esta declaración pero pidió a los países ir más allá y dar un ultimátum al presidente Nicolás Maduro: si no convoca elecciones en un mes, se suspenderá a Venezuela.

La Carta, es la espina dorsal jurídica de la OEA para proteger la democracia en la región, que contempla como último recurso la suspensión de un Estado. Para suspender a Venezuela habría que llegar hasta el final del proceso gradual que se inicia con la aplicación de la Carta Democrática.

Tendría que aprobarse con 18 votos que “hay una alteración del orden constitucional” que afecta “gravemente su orden democrático”, algo que Almagro afirmó ya en su informe del 30 de mayo pasado para invocar la Carta.

Paralelamente, 15 exjefes de Gobierno y Estado Iberoamericanos, agrupados en la Iniciativa Democrática de España y Las Américas ( IDEA), han dado su apoyo a las gestiones realizadas por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y en especial a su informe enviado al Consejo Permanente del organismo, el pasado 14 de marzo.

En el documento sobre Venezuela, Almagro enfatiza el fracaso del diálogo llevado a cabo bajo la égida de José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Leonel Fernández, de República Dominicana, y Martín Torrijos, de Panamá, y en donde además presiona por la realización de elecciones generales completas, con plenas garantías, para asegurar el regreso de la democracia a la nación sudamericana.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Ha visto afectado su presupuesto por el aumento de la gasolina en el sur de Florida?

Las Más Leídas