miércoles 10  de  abril 2024
NICARAGUA

Cierre de consulados de Nicaragua en EEUU: "venganza política abierta y clara"

El cierre de los consulados es una medida para ejercer mayor control sobre los migrantes del país centroamericano que residen en EEUU, asegura periodista nicaragüense especializado

Por Lydnel Reyes

NICARAGUA.- En menos de una semana, el régimen de Daniel Ortega ordenó sin previo aviso ni justificación el cierre de al menos tres consulados de Nicaragua en Estados Unidos, dejando a los nicaragüenses residenciados en este país con menos opciones para realizar sus trámites consulares.

La primera sede diplomática en anunciar el cese de sus servicios, el 19 de enero, estaba ubicada en Los Ángeles, California. Luego se conoció que el 22 del mismo mes también sería cerrada la de Houston, en Texas, y que la de New Orleans, en Louisiana, que había dejado de funcionar hace meses, probablemente también cesaría sus funciones

Esas oficinas consulares que tenían como objetivo ayudar a los nicaragüenses en la gestión de trámites y brindar cualquier tipo de información que requieran, representan la mitad del total de consulados de Nicaragua en EEUU, donde funcionaban seis sedes diplomáticas hasta hace una semana.

Control y venganza política

El periodista nicaragüense Luis Galeano, exiliado en EEUU, luego de ser despojado de su nacionalidad por parte de la dictadura de Nicaragua, consultado por DIARIO LAS AMÉRICAS planteó dos escenarios sobre las motivaciones para esta decisión. En primer lugar, calificó la reducción de consulados como una “venganza política abierta y clara” contra los migrantes que se han establecido en el país y que necesitan de alguna manera una representación consular.

“La mayoría de los que decidimos venir a EEUU salimos de Nicaragua por dos motivos, el primero, por persecución política y el otro, buscando un mejor presente y futuro, debido a que (en Nicaragua) no hay oportunidades ni empleo, y el costo de la vida es cada vez más caro”, enfatizó.

Galeano expuso que otra razón sería que el régimen nicaragüense estaría buscando tener un mayor “control político” de los opositores y migrantes que abandonaron ese país, y mantenerlos más centralizados.

“Mientras menos consulados haya, más fácil es controlar la información sobre los migrantes en los diferentes estados. Por otra parte, tener visibilizados y controlados a los opositores a Ortega que llegaron a EEUU huyendo de su dictadura con o sin permiso, para que no se produzcan fugas o deserciones ya estando en suelo estadounidense”, indicó.

De acuerdo con la Oficina del Censo de los EEUU, hasta 2020, había 406.613 nicaragüenses en territorio estadounidense huyendo de la pobreza y la represión de un régimen cada vez más autoritario. Los datos del último censo indicaban que de 2010 a 2020, la comunidad nicaragüense en EEUU creció aproximadamente un 16%.

A finales de julio de 2023, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) estimó que unos 34.000 nicaragüenses fueron autorizados para viajar a EEUU, de los cuales casi 27.000 ya residían en el país. Cifra que ahora se acerca a los 31.000.

No hay explicaciones

Hasta el momento, el régimen de Ortega no ha explicado el fin de las operaciones consulares. Solo fue colocado un aviso en las puertas de las sedes cerradas, que informaba que habían cesado los servicios consulares que presta Nicaragua en EEUU, uno de los principales destinos de la migración de ese país centroamericano.

Ahora los ciudadanos de esa nación radicados en suelo estadounidense, que requieran realizar algún trámite consular, deberán dirigirse a alguna de las tres oficinas que quedan funcionando, una en Miami, Florida, otra en New York y otra en Washington, según informaron los consulados en el comunicado.

Al respecto, Galeano resaltó que los principales afectados son los residentes de la costa oeste de EEUU, “significa trasladarse hasta otros estados de la costa este como Miami o Washington a buscar estos servicios. Lo que implica un viaje, gastos, estadía y para muchos, pedir permiso en el trabajo. Pero, sobre todo, tener que cambiar el calendario simplemente porque a un régimen dictatorial se le ocurrió que ya no quiere prestar sus labores en esos estados sin ninguna explicación”, detalló.

Impacto económico y psicológico

El comunicador aseguró que además hay un impacto económico, laboral y psicológico, "tras tener que moverse de su localidad para hacer una gestión que no se sabe si será resuelta el mismo día o en la fecha estipulada, teniendo en cuenta que la demanda se va a incrementar en las oficinas que están abiertas todavía".

El cierre de estos consulados de Nicaragua en EEUU dificulta la realización de trámites habituales como solicitudes de partidas de nacimiento, fe de vida, pasaportes y otros documentos como la cédula de identidad, además de funciones notariales.

Es la primera vez que Nicaragua limita de esta manera las funciones consulares en Estados Unidos desde que estableció su primera oficina en Nueva York en el año 1946. Desde entonces, su representación diplomática en el país se había mantenido y ampliado, para facilitar la legalización de la comunidad nicaragüense en la nación.

Sin embargo, estas medidas preceden los acontecimientos de 1980, cuando la administración del expresidente estadounidense Ronald Reagan ordenó el cierre de los seis consulados de Nicaragua en EEUU y la salida inmediata de 21 diplomáticos nicaragüenses, como respuesta a la expulsión de tres funcionarios estadounidenses de la embajada de Managua por orden de la Junta de Gobierno de ese entonces.

Mucho más rechazo de los nicaragüenses

Galeano manifestó que estas acciones dictatoriales al igual que ocurre en Venezuela y en Cuba, generarán mucho más rechazo, repudio y malestar en los nicaragüenses hacia un régimen criminal que ha violado todos sus derechos, y no ha escatimado desde las protestas del 2018 en matar, secuestrar gente, amenazar y desterrar a sus ciudadanos.

Ortega ya está aislado

Por otra parte, considera el periodista que el régimen de Ortega ya está aislado de los demás países de la región y de la comunidad internacional, por lo que con estas decisiones no podría aislarse más. "Esto solo demuestra que está siguiendo los pasos de las dictaduras de Cuba y Venezuela, que son los únicos países que los respaldan abiertamente en Latinoamérica, por eso ha tenido que buscar alianzas políticas con Rusia, China e Irán", afirmó.

"No creo que busque más aislamiento. Su intención es hacerles daño a los nicaragüenses, y crear más dificultades a los miles de connacionales que han llegado a EEUU”, advirtió.

Una ruptura de las relaciones diplomática sería irracional

Para el profesional de la Comunicación estas clausuras no tienen como objetivo romper las relaciones diplomáticas con EEUU. “En mi opinión, sería totalmente irracional. Puesto que, actualmente, EEUU es el principal importador del 50% de las exportaciones de Nicaragua que tienen como destino el mercado estadounidense, y no creo que la dictadura de Nicaragua esté en condiciones de autosostenerse”.

“Por lo tanto es absurdo que Ortega a estas alturas esté pensando en terminar al menos las relaciones comerciales. Y sabe muy bien que con la ruptura de las relaciones diplomáticas se acaba con todo tipo de acuerdos”, aseveró.

@Lydr05

FUENTE: Entrevista

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar