sábado 25  de  mayo 2024
CRISIS ECONÓMICA

Cuba: 2023, el año en que se desplomó el peso cubano

El 31 de diciembre, día de celebraciones y buenos deseos para 2024, el salario mínimo cubano equivalía a 7.92 dólares

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

LA HABANA_ El 4 de octubre de 2022, el peso cubano tocó fondo ante el dólar. De acuerdo con la tasa del mercado informal de divisas que elabora diariamente el medio independiente El Toque, en esa fecha la moneda estadounidense se cambió a uno por 200 pesos (CUP).

Sin embargo, el impacto psicológico de la cifra redonda y razones contextuales hicieron que ese pico de devaluación acabara siendo remontado en las semanas siguientes. Quince días después, el peso se había recuperado hasta los 165 por dólar, pero a la altura de noviembre se revirtió la tendencia y el cambio trepó hasta los 180.

Le siguió otra recuperación, que duró hasta enero de 2023, cuando la ola volvió a crecer: el 24 de ese mes la devaluación rondaba los 170 pesos por dólar.

De entonces hasta los 265 pesos por dólar con que cierra la divisa este 31 de diciembre, es fácil trazar la biografía de la debacle económica cubana, el vértigo de los precios de los bienes de consumo y la caída libre del poder adquisitivo de los cubanos.

Entre los 160 pesos por dólar del 27 de enero de 2023 a la cifra actual, la moneda cubana ha caído 105 pesos en 12 meses, marcando un récord histórico tras otro. Lo mismo vale para el euro: de los 165 pesos del mes inicial del año, a los 270 de hoy, y la Moneda Libremente Convertible (MLC), de 157 a 242.

Ello expresa la gravedad de la crisis actual, mucho peor que la vivida en la década de 1990, cuando los poco más de 100 pesos por dólar que llegaron a pagarse alrededor de 1993 marcaron la memoria de los cubanos que vivieron ese momento de incertidumbre.

¿Cómo evolucionó esta deriva de vértigo?

Tras un inicio de año sin fluctuaciones severas, a fines de junio se quebró la barrera de los 200 pesos por dólar. Para entonces, el euro ya se cotizaba a 210 pesos y el MLC a 190.

En mayo, cuando el régimen cubano anunció que los cubanos podrían volver a depositar dólares en efectivo en sus cuentas bancarias, y la estatal Casa de Cambio (CADECA) informó que también la divisa comprada en esos establecimientos podría ser depositada en las tarjetas magnéticas, el economista cubano Elías Amor previó el aumento en el valor del dólar.

"Inundar la economía cubana de dólares es una mala decisión para la política de estabilización que anuncia el régimen. La tarea ordenamiento ha vuelto a ser cuestionada y todo el mundo se queda tan tranquilo. Los daños anunciados los veremos pronto. Vigilen el tipo de cambio informal. Ya verán", advirtió en su blog.

Como se previó, todo podía empeorar y empeoró. En el verano, el régimen anunció su corralito financiero, o "bancarización", dirigido a tomar control de los ahorros de los cubanos y obligarlos a depositar sus ingresos en los bancos estatales.

A la altura de agosto, el salario mínimo se hundió aún más, hasta el equivalente de apenas ocho dólares con 40 centavos. El 16 de ese mes, la divisa estadounidense se disparó a razón de uno por 250 pesos, una cifra que los cubanos no vieron antes. Esa cantidad supuso un incremento de 20 pesos por dólar en apenas 14 días.

La economista Rafaela Cruz, había señalado que "el régimen cubano mantiene políticas inflacionarias, inyectando liquidez para hacer competitivas a sus empresas a costa del bienestar de los trabajadores, quienes ven deprimidos sus salarios reales".

Según Cruz, las medidas del régimen habían influido en los precios de las divisas en la Isla: "Aunque hace meses el dinero efectivo está escaso (lo cual funciona como un seudocontrol de capitales), y eso podría aminorar la velocidad de circulación del CUP y artificialmente contener la inflación y el tipo de cambio, a medio plazo esto empuja más a la gente hacia el dólar como reserva de valor y medio de cambio más confiable y disponible".

En octubre, el dólar marcó su tercer máximo histórico consecutivo en apenas una semana, tras ascender hasta los 255 pesos, agudizando su fuerte depreciación. Dos meses después, la tasa de cambio parece estancada en 265CUP por dólar, pero no disminuye. Tampoco hay signos de que vaya a hacerlo.

Este 31 de diciembre, día de celebraciones y buenos deseos para 2024, el salario mínimo cubano equivale a 7.92 dólares. El paquetazo económico anunciado por el régimen para el nuevo año ya ha comenzado a incrementar los precios de los alimentos. Solo basta ver el costo de la carne de cerdo.

Asimismo, la intención confesa del régimen de intervenir el mercado de divisas y la tasa cambiaria podría echar gasolina al incendio que ya supone el aumento del costo de la vida.

¿Seguirá depreciándose la moneda cubana? ¿El dólar escalará hasta los 300 pesos, la nueva barrera psicológica colocada en su horizonte? ¿2024 será otro año para hacer balance de récords indeseados?

FUENTE: DIARIO DE CUBA

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar