MIAMI.-Tras meses de debates en torno a la aprobación del nuevo Código de las Familias en Cuba, la sociedad se encuentra enfrascada en una polémica que ha enfrentado, incluso, a quienes se oponen frontalmente al régimen de La Habana.

Mientras para unos nada que provenga del castrismo es aceptable, otros ven en el nuevo código las batallas y triunfos de una sociedad civil que arrebata derechos al poder, en particular la comunidad LGBTI+ las mujeres y niñas. De no aprobarse el código, por ejemplo, estas últimas podrían continuar casándose en edad infantil con hombres que triplican sus años vividos. En tanto, las parejas del mismo sexo continuarían con limitaciones de reconocimiento social e impedidos de contraer matrimonios.

Te puede interesar

Para Naciones Unidas, que emitió hoy un comunicado, aunque ninguna ley cambiará la realidad por sí sola, esta apuesta a que sí contribuya a consolidar imaginarios sociales emergentes.”Bajo esa perspectiva, y Fondo de Población de las Naciones Unidas y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia han acompañado las distintas acciones de abogacía durante la formulación y presentación del anteproyecto del Código de las Familias y han apoyado reuniones técnicas con la participación de expertos”, se lee en el comunicado.

El problema, no obstante, radica en que el régimen ha presentado mediáticamente este código como un logro “revolucionario” para lavar su rostro de cara a la comunidad internacional que le reclama el cumplimiento de derechos humanos y el tránsito a la democracia.

De hecho, no ha sido poca la propaganda que ha impulsado el régimen a favor del código. En ellas han estado implicadas organizaciones internacionales. La campaña Mídete contra la violencia en la niñez y adolescencia, de UNICEF Cuba, convocó a un grupo de familias que desean criar a sus hijos sin violencia, para que cuenten sus experiencias.

Asimismo, PNUD Cuba presentó el pasado 17 de mayo la campaña "Iguales", que pretende modificar comportamientos y actitudes no positivas por parte de miembros del personal de la salud hacia representantes de la comunidad LGBTIQ+, y personas que viven con VIH.

En las cuentas oficiales de altas figuras de la cúpula han sido frecuentes las publicaciones en las que se ufanan del código como un logro socialista.

Embed

El artículo publicado en la web de la ONU cuenta los casos de Kirenia Magalis Díaz y su hijo adoptivo Kely Maximiliano viven desde hace 12 años en San José de Las Lajas, en el Occidente de Cuba. Debe tratarse de uno de los pocos hogares donde se ha podido conformar una familia así, debido a las restricciones que impone hasta ahora el régimen a la adopción. Mucho más cuando se trata de una persona gay.

La madre adoptiva de Kely habla de cómo ella y su pareja Diana comparten la custodia y tutela del niño y cuidan de él con amor. “Él es parte de nuestro núcleo. Nos identifica como su familia, aunque sabe que tiene otra familia biológica”.

Normalizar estas realidades para reconocer la diversidad de las familias en Cuba es lo que busca el nuevo código, que tiene entre sus mayores detractores a integrantes de la comunidad evangélica. A pesar de la pujanza de esta, la propuesta final ha sido aprobada en el Parlamento cubano y luego se someterá a referendo popular.

Opiniones encontradas

La reportera Camila Acosta es una de las voces contra el código de las familias. Ha dicho en sus redes sociales:” #YoNoVoto ni por el #CódigoDeLasFamilias ni por nada que venga de la dictadura en #Cuba”.

Embed

En cambio la periodista Mónica Baro cuestionó que los posicionamientos en contra del código se basaran en que emana de la dictadura. “Podría seguir enumerando todas las cosas que vienen de la dictadura, que la dictadura controla, y con las cuales no veo el mismo conflicto que con el Código de las Familias… Yo soy de la opinión de que si tengo que pasar un “mal rato” para salvar vidas y defender derechos, y aguantar los alardes de la dictadura, lo hago. Si tengo que atravesar un infierno, lo hago. Por la gente que quiero. Porque es lo justo. Quien crea que la honradez en la política va de puritanismo, poco de política sabe. A veces los derechos hay que sacarlos de la mierda. Y si esos derechos salvan vidas, yo meto las manos no, yo me tiro completa”.

Embed

También, sobre el código que reemplazaría al vigente desde 1975 y platea novedades como la posibilidad de reconocer varios padres y madres, además de los padres biológicos y la “gestación solidaria” (incluso para parejas o personas no heteronormativas), ha generado valoraciones de juristas.

Giselle Morfi, abogada del equipo de Cubalex, cree que en general existe una presencia excesiva del Estado para regular la vida privada y familiar. Sin embargo, está ausente para asumir responsabilidades como las de garantizar a los padres y madres las condiciones idóneas para que puedan educar a sus hijos en libertad, teniendo en cuenta el interés superior y el libre desarrollo de la personalidad.

Aunque no deja de llamar la atención sobre la mismas cuestiones, Laritza Diversent reconoce lo plausible de prohibir el matrimonio infantil que hoy es posible en Cuba a partir de los 14 años en las mujeres y 16 en hombres; tanto como de permitir la reproducción asistida a personas no heterosexuales y tener en cuenta a otros modelos de familias. "Incluso hay un cuidado del lenguaje que es positivo. También resulta favorable que se amplíe las posibilidades de adopción no solo a un hombre y una mujer unidos".

Poner en una balanza lo que se pierde y lo que se gana con este código corresponde a cada ciudadano, sobre todo en un contexto en que cientos de familias padecen los efectos ejemplarizantes del 11J y otras miles viven entre la escasez y la insalubridad. Hay, no obstante, razones para un sí que no implique en caso alguno dejar de reconocer la vulnerabilidad en que se encuentra la ciudadanía cubana, condenada a cadena perpetua por un Estado omnipotente.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.85%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.52%
26742 votos

Las Más Leídas