“Activistas, opositores y miembros de la sociedad civil salen a las calles de varias ciudades de Cuba para pedir libertad, reinstaurar la democracia en la isla y exigir la liberación de los presos políticos. El régimen manda a sus ciervos, vestidos de blanco, a infiltrarse dentro de la muchedumbre. Alguno cometerá cierta acción agresiva, romperá alguna propiedad del estado, lanzará una piedra. Ese pretexto servirá para que las fuerzas de la dictadura, armados con estacas de madera, fusiles AK 47 de fabricación soviética (coincidentemente decretaron jornada de la defensa nacional), machetes y otros artilugios; comiencen la masacre represiva. Miles son arrestados, procesados por cargos de desacato, desorden público, sedición y propagación de enfermedades. Pedirán largas condenas ejemplarizantes en juicios sumarios. Cuando todo haya pasado, el sucesor designado Miguel Díaz-Canel, saldrá de la cueva gubernamental, rodeado de séquitos, con ropa informal, balbuceará algunas consignas obsoletas y volverá a culpar a los EEUU”. Este es un escenario posible, mimético, indisoluble al accionar del totalitarismo castrista, inseguro y a la defensiva ante la convocatoria cívica y pacífica del 15 de noviembre.

Es un hecho, las manifestaciones estarán minadas de agentes de la seguridad del estado. Una enfermera cubana compartió en un video: "Me ha llegado información de primera mano de que en todos los centros de trabajo se les están dando pulóveres y pantalones blancos a los trabajadores y les han dado, ya ustedes saben, palos, trancas para que arremetan contra el pueblo… este gobierno intenta asesinar a su pueblo y se van a vestir igual que nosotros y se van a meter con el pueblo a darnos palo, a matarnos, a masacrarnos. Eso es lo que ellos son: asesinos, cobardes. No son transparentes ni con ellos mismos"

Te puede interesar

La cúpula de poder ni siquiera disimulan sus intenciones. Ana Rosa Granda Esteban, primera secretaria del Comité Provincial de la UJC en la Ciudad de La Habana, dijo que "los estudiantes demostrarán sus habilidades combativas junto a integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias".

En las redes sociales se han divulgado imágenes de cubanos ensayando el Día de la Defensa con palos, herramientas de trabajo y fusiles listos para enfrentar al enemigo, que en este caso serían los mismos cubanos que reclaman un cambio en la isla.

La Fiscalía General de la República amenazó a los principales promotores de esta iniciativa cívica con procesarlos por los "delitos de desobediencia, manifestaciones ilícitas, instigación a delinquir u otros previstos y sancionados en la legislación penal vigente".

El periodista independiente Reynaldo Escobar dijo: “Este exhibicionismo de violencia que están haciendo los adictos a la dictadura ha tenido varias consecuencias dentro de Cuba como reacción de la gente, ha generado miedo…”

En Pinar del Río, José Rolando Cásares, miembro de la Mesa del Consejo por la Transición Democrática en Cuba, en comunicación con Radio Televisión Martí afirmó que “hay empresas estatales aquí en la cabecera provincial que están preparando al personal para responder violentamente en contra de los participantes en la marcha.

Entretanto, en la provincia de Sancti Spíritus, Vladimir Ríos Cruz alertó que ya fueron convocados, para reprimir a los posibles manifestantes, los trabajadores de la fábrica de tabaco torcido en la localidad de Arroyo Blanco: "Tienen en un saco, un tolete de marabú para cada uno de los empleados”

Esta semana, en el espacio televisivo oficialista Mesa Redonda, Rogelio Polanco Fuentes, jefe del Departamento Ideológico del Partido Comunista, dijo que la marcha “nunca fue auténtica, ni cívica”, y la calificó de “acto de subordinación a la hegemonía yanqui”, sembrando la justificación para las acciones posteriores.

De igual manera el neocastrismo ha tratado, por todos los medios, manipular el carácter genuino de la misma. El destape del médico cubano Carlos Leonardo Vázquez González como el "agente Fernando" de la Seguridad del Estado, para tratar de conectar a Yunior García con EEUU, recuerda lo ocurrido en 2003 durante la llamada Primavera Negra. En aquel entonces durante la ola represiva que llevó a la cárcel a un grupo de 75 disidentes cubanos, Fidel Castro reveló la identidad de varios infiltrados (chivatos) en la oposición y el periodismo independiente.

No obstante, las manifestaciones se mantienen. En conversación con DIARIO LAS AMERICAS, el opositor Manuel Cuesta Morúa confirmó que “la convocatoria ha sido acogida con mucho entusiasmo y mucho respeto al pueblo” y resalta que “básicamente ha sido acogida por jóvenes que son realmente la fuerza básica capaz de movilizar, por sus energías, un cambio justo desde las calles para normalizar el proceso de respeto a los derechos humanos”

Entretanto, Archipiélago ha hecho un llamado al apoyo, aun de aquellos que no salgan a las calles a sumarse a la protesta ciudadana: "Suena tu caldero de metal cada día para demostrar desde tu casa el apoyo popular que existe a la Jornada Cívica por el Cambio. Hazlo por la liberación de los presos políticos, por el derecho a la diversidad de opiniones y por los cambios para Cuba", señaló la iniciativa de la sociedad civil independiente en su perfil de Twitter.

El régimen, seguramente, tratará a toda costa de cortar los medios y las vías de comunicación alternativas para evitar las denuncias instantáneas en las redes sociales y tratar, ellos de contar la historia a su manera, tal como lo hicieron el pasado 11 de julio y días venideros. Mas, ahora, las redes clandestinas de barrio se han preparado para tratar de proveer conexión.

“Esa vez ellos pudieran estar preparando algún tipo de bloqueo para las aplicaciones VPN más usadas como Psiphon. Ya esto es una guerra avisada, por eso pienso que los administradores de Snet (Street Network) y de todas las redes de barrio debemos estar preparados para brindar nuestro apoyo y mantener la comunicación”, explicó a CUBANET el administrador de uno de los nodos ubicado en Mayabeque en condición de anonimato por miedo a represalias.

Documentar las acciones violentas por parte de la policía política y las fuerzas represivas asidas a la dictadura contribuye a mostrar el verdadero rostro del castrismo ante la comunidad internacional, que se mantiene a la expectativa frente a los atropellos.

Ned Price, vocero del Departamento de Estado de EEUU tuiteó: "Una nueva generación se suma a los activistas de Cuba e implora al régimen, el respeto a los derechos humanos. El 15 de noviembre, la dictadura cubana puede hacer la elección correcta, escuchar a su pueblo mientras marcha pacíficamente para que sus voces sean escuchadas”

Mientras, Amnistía Internacional subrayó, “Hemos recibido reportes de detenciones arbitrarias de activistas, hostigamiento, acoso y vigilancia, de parte de agentes de seguridad, hacia quienes se han sumado a la convocatoria organizada por el grupo Archipiélago. Esta respuesta de las autoridades es consistente con la política de represión aplicada durante décadas en Cuba, que criminaliza la protesta pacífica y encarcela y maltrata a personas cubanas de toda condición sólo por expresar sus opiniones. Estaremos vigilando la actuación de las autoridades, para denunciar cualquier acto de represión contra quienes se manifiestan”.

La convocatoria del 15 N surgió después de las inéditas manifestaciones del 11 de julio que dejaron un muerto, decenas de heridos y 1.175 detenidos, de los cuales 612 siguen presos, según la ONG de derechos humanos Cubalex.

¿Permitirá el régimen castrista esta concentración ciudadana acorde con los derechos recogidos en la constitución de la república? No. Fiel a su historial represivo ¿Descargará toda la saña y los recursos para amedrentar a los participantes? Por supuesto. ¿Tomará alguna medida el gobierno de Joe Biden frente a la masacre? ¿La comisión de derechos humanos de la ONU se pronunciará? ¿Acaso el Papa Francisco? Poco probable. ¿El pueblo cubano despierta? Más que nunca.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.91%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.29%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.79%
65063 votos

Las Más Leídas