TIJUANA.- Un grupo de migrantes centroamericanos durmió en el suelo y amaneció hoy frente al puesto fronterizo de El Chaparral, en la ciudad fronteriza mexicana de Tijuana, en un campamento improvisado con el que buscan presionar para ser admitidos en Estados Unidos.

Wilbert Martínez, de Honduras, dijo que los migrantes sólo quieren ser escuchados. "La presión es acá para dialogar, para tomar una decisión a este problema, porque no podemos estar mucho tiempo acá en Tijuana, vamos de paso", afirmó.

El jueves, unos 300 integrantes de una caravana migrante que salió el 13 de octubre de Honduras se retiraron del centro deportivo "Benito Juárez", que funciona como albergue en Tijuana, para manifestarse en El Chaparral.

En Tijuana hay más de 4.700 centroamericanos esperando poder presentar solicitudes de asilo a Estados Unidos, un trámite que puede llevar más de cinco meses. Los primeros migrantes de este grupo llegaron a la ciudad hace dos semanas.

Al alcanzar su meta en el norte de México, después de recorrer unos 4.500 kilómetros desde San Pedro Sula en Honduras, los centroamericanos se toparon con la realidad de que el cruce a Estados Unidos no iba a ser tan sencillo como fue su entrada a México.

La agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos hizo el jueves un ejercicio en la garita de San Ysidro con elementos antimotines en una demostración de fuerza ante un eventual intento de ingreso por la fuerza de los migrantes.

Elementos antimotines cerraron el paso de los 26 carriles del cruce vehicular y durante el ejercicio, en el que también participaron militares, se simularon situaciones en las que era necesario el uso de gas lacrimógeno mientras que un helicóptero hizo maniobras, entre otras acciones.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas