MANAGUA — El exguerrillero nicaragüense Edén Pastora, una de las figuras más controvertidas del izquierdista Frente Sandinista, falleció a los 83 años en un hospital de Managua, se informó el martes.

Álvaro Pastora, hijo excomandante sandinista, confirmó a The Associated Press que su padre murió a la una de la madrugada en el Hospital Militar, donde estaba internado desde el 2 de junio, de “un paro respiratorio”.

Te puede interesar

La noticia fue difundida más temprano en medios de prensa oficialistas y a través de activistas sandinistas en las redes sociales, sin conocerse de inmediato una reacción del régimen de Daniel Ortega.

En las últimas semanas más de una veintena de funcionarios de la dictadura, diputados y conocidas figuras del sandinismo fallecieron tras enfermar repentinamente. El oficialismo, que se ha negado a decretar medidas de distanciamiento ante la pandemia del COVID-19, no reveló la causa de esas muertes.

Edén Atanacio Pastora Gómez nació el 15 de noviembre de 1936 en Ciudad Darío, en la norteña provincia de Matagalpa. Fue uno de los más conocidos guerrilleros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), movimiento que tomó el poder en 1979 tras derrocar al dictador Anastasio Somoza, para instaurar una nueva dictadura de izquierda dirigida desde Cuba. Pero en 1990 perdió el poder en las urnas.

Durante la lucha contra Somoza, Pastora dirigió un frente con retaguardia en Costa Rica. “No soy héroe, sólo hice lo que debía”, dijo en distintas entrevistas Pastora, un personaje locuaz, folclórico y con una evidente debilidad por las cámaras.

Pastora fue tal vez el guerrillero más fotografiado del planeta aquel 22 de agosto de 1978 cuando unos 25 sandinistas armados bajo su mando asaltaron el Palacio Nacional, sede del Congreso, en una acción que ayudó a la caída de Somoza y al inicio de la revolución sandinista, que instauró una nueva dictadura, más déspota y sanguinaria que la anterior.

Fue también llamado “comandante Kodak” porque ese día, violando el compromiso de mantener sus rostros cubiertos, se quitó el pañuelo que tapaba su cara y saludó desde la escalinata de un avión con los brazos en alto y blandiendo un fusil. Iba rumbo a Panamá y posteriormente a Cuba tras lograr la liberación de 60 presos de esa guerrilla que tomó el poder por las armas.

Bromista y controvertido, tuvo más de 20 hijos y después del triunfo de la revolución sandinista rompió con el FSLN y volvió a tomar las armas, esta vez para luchar contra sus propios compañeros con la guerrilla Alianza Revolucionaria Democrática (ARDE), que él mismo fundó.

“Yo no fui traidor ni soberbio, fueron ellos. Quisieron copiar el modelo cubano y falló y a mí no me escucharon. Yo nunca quise el mando ni la figuración, pero me apartaron hasta obligarme a la disidencia armada”, dijo en una entrevista en 2003.

Como siempre se sintió sandinista, según él, rechazó ofertas de la CIA para unirse a los “contras” que combatían en el norte de Nicaragua en la década de 1980. “A mí nadie me comprendía: cinco veces me mandó a matar Somoza, cinco veces la CIA y cinco veces el Frente Sandinista... Y pese a todo lo que se dice de mí, cuando yo me muera la historia de Nicaragua se va contar como ‘antes del Palacio y después del Palacio’”, añadió en esa ocasión.

El 30 de mayo de 1984 un atentado con explosivos al cuartel de Pastora en La Penca, en la frontera con Costa Rica, dejó siete muertos y 22 heridos, en su mayoría periodistas que asistían a una rueda de prensa. “Querían ponerme la bomba debajo de mi hamaca, pero no pudieron y acabaron haciéndolo así”, le dijo a un diario español al recordar el atentado 30 años después.

A inicios de 2001 y sin dinero para pagar sus facturas de agua y de luz, “Cero” volvió a ser noticia cuando vendió un cachorro de león y empeñó un reloj que le había regalado el exgeneral panameño Omar Torrijos. También publicó un anuncio diciendo que sólo le quedaba “vender su alma”.

Pero en 2007, tras el retorno de Ortega al poder, Pastora volvió al redil sandinista y su situación cambió. Ortega, en una muestra de confianza absoluta, lo nombró su delegado en la zona del río San Juan, fronteriza con Costa Rica.

Ortega le encargó las operaciones de dragado del San Juan, que pertenece a Nicaragua pero ha sido objeto de repetidos conflictos con la vecina del sur, y durante esa misión Costa Rica presentó una demanda ante la Corte Internacional de Justicia acusando a Managua de violar su soberanía.

Tras las protestas sociales de 2018 que pusieron en jaque al régimen sandinista, y en medio de rumores sobre la salud de Ortega, Pastora dijo a la prensa que recomendaba al FSLN “elegir al sucesor” del presidente, declaraciones que fueron interpretadas como un rechazo del “comandante Cero” a la posibilidad de que Rosario Murillo, vicepresidenta y primera dama, asumiera el poder si su marido fallecía.

También opinó que la militancia partidaria obedecía a Ortega “por cariño, más que por disciplina”, desatando un revuelo en el seno del sandinismo. Ante rumores de que la pareja gobernante le había llamado la atención por sus declaraciones, respondió con desenfado: “No me jalaron la chaqueta (reprendieron), ni tienen porque jalármela”. Y remató: “Si se murió Jesucristo, ¿cómo no se va a morir Daniel Ortega?”.

En una entrevista con The Associated Press en mayo de 2018 en una oficina dentro su casa decorada con parafernalia revolucionaria, se presentó así: “Soy Edén Pastora, conocido mundialmente como ‘comandante Cero’, sandinista siempre, revolucionario, luchador social.” Y sin más, se lanzó a una larga defensa de Ortega.

Un mes antes, cuando los estudiantes salieron a las calles después de que el gobierno reprimiera violentamente a los jubilados que protestaban contra una reforma del seguro social, Pastora fue una de las pocas personas vinculadas a la administración de Ortega que concedió entrevistas. Defendió la violenta represión contra aquellos a quienes consideraba mercenarios y manipulados y fue acusado de dirigir grupos paramilitares sandinistas. “La preocupación es que esto es dirigido desde afuera. Es un plan de golpes blandos que lo pusieron en práctica en Venezuela”, justificó.

Al comentar el apoyo que una buena parte de la iglesia Católica dio a las protestas sociales, amenazó a los sacerdotes que cuestionaban al régimen: “Que recuerden los obispos que las balas también atraviesan sotanas”.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas