ESPECIAL
@DesdeLaHabana

LA HABANA.- El negocio de José Antonio es una combinación entre lo retro y lo modernista. En la puerta de entrada cuelga el típico cilindro con los colores rojo, blanco y azul que identifica a las barberías. En el salón hay tres sillones plegables de barbero, una mesa con revistas deportivas y al fondo la réplica de una Vitrola RC Victor donde se escucha a Benny Moré cantar boleros.

Te puede interesar

Es domingo. En la zona antigua de la ciudad la mayoría de los negocios tienen diseños y fotos en blanco y negro de aquella Habana espléndida de los años 1950, donde era habitual encontrar en El Floridita a Ernest Hemingway bebiendo daiquiri de ron blanco una tras otro o al ‘Caballón’ Bebo Valdés tocando el piano en el cabaret Tropicana.

El capitalismo y la nostalgia por el pasado venden en esta Habana del siglo XXI, supuestamente bastión del antiimperialismo yanqui y un excéntrico socialismo patentado por Fidel Castro.

Emprendedores privados como José Antonio reconocen que los negocios ubicados en el circuito turístico de La Habana funcionan mejor con un toque de onda retro. Como en cualquier barbería se habla de todo. De la Serie Nacional de Béisbol, de las ligas europeas de fútbol y de las penurias constantes provocadas por una economía a la deriva. Y cómo no, también se charla un poco de política.

Veinticuatro horas después de ser elegido Manuel Marrero Cruz como primer ministro, cargo que había desaparecido de la estructura de poder en Cuba, ocho de los once clientes en la barbería desconocían que el elegido había sido el hombre que desde 2004 era ministro de Turismo.

Abel, joven con un pelado estrafalario, es capaz de cantarte de memoria las alineaciones del Real Madrid, pero encoge los hombros cuando usted le pregunta su valoración sobre el nuevo primer ministro. “No, no sé quién es ese hombre. No suelo ver los noticieros y no sigo la actualidad política cubana. “¿Pa’qué?”, se pregunta y él mismo contesta: “Cualquiera que pongan en ese cargo va ser más de lo mismo”.

La mayoría de los clientes que se encuentran en la barbería no esperan nada nuevo del primer ministro. A Ulises, veterinario, le llama poderosamente la atención que “con la actual ‘coyuntura’ y crisis económica que vive el país se siga aumentando la burocracia. Imagínate, eso significa más oficinas, automóviles, combustible, dinero para dietas, salarios y viáticos para viajes al extranjero. Lo que se debiera es recortar el número de funcionarios y dirigentes de la Administración del Estado, del Poder Popular y del Partido Comunistas. También se debe reducir la cantidad de provincias, que actualmente son 15 más es el Municipio Especial Isla de la Juventud. Que vuelvan a ser seis como eran en 1959 (Pinar del Río, La Habana, Matanzas, Las Villas, Camagüey y Oriente). En Cuba hay demasiados funcionarios y dirigentes, a todos los niveles. Hay que desinflar todas las plantillas".

En un bar de la barriada de La Víbora le pregunté a dos parroquianos si preferirían elegir personalmente en un sufragio universal al presidente y al primer ministro, y me miraron de manera sospechosa. “Tú sabes que eso no es posible en este país. Ellos (los del régimen) eligen a los dirigentes por nosotros. Aunque después, pongan a quien pongan, las cosas siguen igual o peor”, responde uno de los dos.

Los cubanos de a pie se muestran imperturbables ante cualquier evento o acontecimiento político nacional e inclusive internacional. La indiferencia es atroz. En la cola en un agromercado estatal para comprar viandas y carne de cerdo, Eloísa, jubilada, asegura que no le interesa conocer a quién han puesto de primer ministro. Y a continuación se queja del desabastecimiento, de los altos precios y la falta de futuro.

“En los 65 años que tengo, es primera vez que veo que una libra de tomate cueste 25 pesos en diciembre, que no encuentres naranja agria ni puré de tomate, por pesos o por divisas. Sacaron turrones a principios de diciembre, pero ahora tienes que zapatear La Habana para encontrar un turrón. Y ni soñar con uvas y manzanas, como otras veces. Es la peor Navidad y el peor fin de año que he vivido. Díaz-Canel habla mucho y visita muchos lugares, pero la gente no come discursos ni consignas", dice Eloísa molesta.

Yasniel, cantinero en un hotel cinco estrellas, asegura que “Manuel Marrero, el recién nombrado primer ministro, en sus quince años al frente del turismo, hizo bien poco a favor de los trabajadores. Somos los peor pagados en Cuba. Yo gano 500 pesos y 20 cuc de estimulación salarial a pesar que reporto ganancias de miles de dólares. En su etapa como ministro, el maltrato y las condiciones laborales empeoraron. Por eso la gente que trabaja en turismo roba a las dos manos y es una de las principales fuentes de abastecimiento del mercado negro. Este tipo (Manuel Marrero) no responde a los intereses del pueblo, representa los intereses de las empresas militares, como militar que es”.

En ese punto coinciden los expertos del tema cubano. Juan Juan Almeida, uno de los analistas políticos con mejores fuentes de información dentro del castrismo, en su programa trasmitido el pasado 24 de enero, con el título Los hilos de la corrupción en Cuba llegan hasta el Ministro de Turismo, contó que Manuel Marrero, nacido en Holguín en 1964, era un militar muy hábil (tiene el grado de coronel) y en turismo comenzó como director del Hotel Sol Río de Luna y Mares, en la holguinera playa Esmeralda, donde supo comprar a funcionarios locales, a los cuales ofrecía manjares exquisitos y bebidas de calidad.

Posteriormente fue nombrado director para las provincias orientales de Gaviota, la principal empresa turística administrada por militares. Estando en ese puesto conoció al exyerno de Raúl Castro, el general de brigada Luis Alberto Rodríguez López-Callejas. Según Juan Juan, se volvió un adulador de López-Callejas, ganándose el apodo de 'el sirviente' y en su opinión, Marrero no es un capo de capos, sino un instrumento que responde a GAESA, el todopoderoso consorcio militar que dirige López-Callejas.

Para el escritor Carlos Alberto Montaner, en declaraciones a Radio y TV Martí, el nombramiento del coronel Manuel Marrero es una muestra de que Raúl Castro "quiere trasmitirle el poder al cogollo de sus generales. El centro del poder político y económico sigue estando en Cuba en las manos de los militares".

Por su parte el periodista Carlos Cabrera en CiberCuba escribe: "Cuando falta un año y cuatro meses para que Raúl Castro se jubile, la casta verde olivo acaba de ganar el primer round a los burócratas comunistas en la lucha solapada entre ambos, pero no exenta de encontronazos que apenas trascienden el hermetismo cómo que envuelve las intrigas palaciegas del tardocastrismo. El general de brigada Luis Alberto Rodríguez López-Callejas ha dado un puñetazo en la mesa y ha colocado a su peón en una posición avanzada para la bronca que se avecina, veniendo incluso las lógicas reacciones de los burócratas comunistas, para quienes resulta complicado justificar el ascenso de Manuel Marrero Cruz cuando peor está el turismo en la isla".

Encuestas en diversos medios independientes, arrojaban como favorita para ser primera ministra a Inés María Chapmann, ingeniera que dirige el Instituto Nacional de Recursos Hidraúlicos, mujer de la raza negra bien valorada por muchos ciudadanos. Al respecto, el periodista independiente Ernesto Pérez Chang, en Cubanet, afirma que todos los vaticinios se fueron al piso y que Manuel Marrero fue excluido de todo pronóstico, a pesar de estar entre los únicos dos ministros que han permanecido más tiempo en su cargo (el otro es Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores desde marzo de 2009).

Carlos, sociólogo, considera que la designación de Manuel Marrero como primer ministro es una “movida del empresariado militar para escalar posiciones dentro del gobierno. El viejo liderazgo tiene el tiempo biológico casi cumplido. Se supone que en los cinco años que esté en el cargo, vayan muriendo o se irán jubilando los pocos dirigentes históricos que quedan, como Raúl, Machado Ventura y Ramiro Valdés. Marrero es un hombre de López-Callejas y de los militares”.

GAESA, que en 2020 aspira a tener 50 mil habitaciones en todo el país, es la cuarta empresa hotelera en América Latina. En los últimos diez años ha invertido más de 19 mil millones de dólares en la construcción de hoteles de lujos de su propiedad. Pretende edificar varios campos de golf en toda la Isla para clientes de alto poder adquisitivo. Esta red de empresas comerciales, dirigida por el estamento militar, controla todo el sector que genera divisas en Cuba. No rinde cuentas a ninguna institución del Estado. Tampoco recibe auditorías de la Controlaría General de la República. Es un conglomerado económico autónomo que responde únicamente al general Raúl Castro.

Con la designación del nuevo primer ministro se abre un hueco dentro de la política local. Y envía un mensaje de ida y vuelta a las democracias occidentales: en Cuba mandan los militares.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas