LA PAZ — La Asamblea Legislativa de Bolivia fue convocada a sesionar en la tarde del martes para elegir al sucesor de Evo Morales, quien renunció acorralado por la presión de las protestas sociales, el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), y la falta de apoyo de las Fuerzas Armadas que se rehusaron a reprimir a la población.

La senadora opositora Jeanine Añez, quien asumiría la presidencia del Senado, dijo que fueron convocados los legisladores para aprobar la carta de renuncia de Morales y “definir la sucesión”.

Te puede interesar

“El país vive momentos dramáticos y todos los parlamentarios tenemos la obligación de dar certezas”, dijo Añez en rueda de prensa ante las dudas sobre la llegada al Parlamento de los legisladores del partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), mayoritario en la Asamblea.

La tensión se redujo el martes tras la violencia de la víspera en varias ciudades, pero las movilizaciones seguían activas a la espera de la elección del sucesor de Morales, que huyó a México donde solicitó asilo político.

Bolivia vive un vacío de poder desde el domingo en la tarde cuando, tras más de 13 años en el poder, Morales dimitió acorralado por la presión de las protestas y ante la sugerencia de renuncia al cargo hecha por las Fuerzas Armadas para evitar mayor derramamiento de sangre luego de los polémicos comicios del 20 de octubre plagados de irregularidades en los que Morales se adjudicó la victoria en primera vuelta.

El exmandatario llegó a Ciudad de México en un avión de la fuerza área mexicana el martes al mediodía junto al que fuera su vicepresidente, Álvaro García, y una de sus ministras, Gabriela Montaño, con un mensaje de agradecimiento al presidente Andrés Manuel López Obrador que, según dijo, le salvó la vida al concederle el asilo político.

También expresó que continuará en la política y en su discurso continúa afirmando que fue víctima de un golpe de estado, pese a que dimitió a su cargo tras conocerse los resultados de la auditoría de la OEA.

Mientras tanto, La Paz parecía una ciudad sitiada. Las patrullas del ejército en las calles evitaban los ataques de los grupos violentos pro Evo Morales que la víspera quemaron varias unidades policiales en La Paz y Cochabamba y saquearan propiedades privadas y comercios. Cientos de vecinos amanecieron en medio de barricadas improvisadas en las bocacalles para protegerse de posibles ataques. El transporte público era escaso.

“Ha sido una noche de miedo. No pude dormir, me pasé rezando”, dijo Yorka López, un ama de casa que salió temprano para repartir café caliente entre sus vecinos en la calle, en su mayoría jóvenes.

“La policía fue rebasada”, dijo la víspera el comandante general de esa fuerza, Yuri Calderón. Ante la situación el ejército fue llamado a ayudar a restablecer el orden público.

“Vamos a ayudar a controlar a estos grupos vandálicos violentos que están sembrando terror en la población”, dijo la víspera el jefe de las fuerzas armadas, William Kalimán.

Las protestas estallaron hace 20 días luego de acusaciones de fraude electoral a favor de Morales, que buscaba su reelección para un cuarto mandato. El informe de una auditoría electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) encontró irregularidades, cuestionó la mayoría reclamada por el dirigente y recomendó nuevos comicios, lo que desencadenó los hechos que precipitaron la dimisión del mandatario.

Morales acusó a los opositores de haber consumado un golpe de Estado en su contra mientras éstos afirmaron que se trató de un movimiento social que se alzó en contra del fraude.

FUENTE: Con información de AP

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuestiona Ud. la actuación policial tras el robo a una joyería en Coral Gables y donde murió un chofer de UPS, rehén de los dos atracadores?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas