CIUDAD DE MÉXICO.- Cientos de policías federales se manifestaron el miércoles en y alrededor de la capital mexicana contra los planes de ser absorbidos por la recién formada Guardia Nacional, una medida que temen podría transformar sus trabajos.

Las manifestaciones se llevaron a cabo justo cuando el gobierno comenzó a desplegar a la Guardia Nacional en varios estados para luchar contra el crimen y controlar la inmigración, y amenazan con complicar la formación de la nueva fuerza de seguridad, en la que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha puesto su confianza para pacificar el país.

Te puede interesar

Policías uniformados bloquearon una importante vialidad en la capital del país frente a las oficinas de la policía federal, y otro contingente bloqueó durante horas la autopista entre la Ciudad de México y Pachuca, la capital del estado de Hidalgo. En un centro de comando de la capital del país la policía federal exigía reunirse con el secretario de seguridad.

López Obrador se ha mostrado desdeñoso de la policía federal, a la que ha caracterizado como una fuerza de seguridad fallida, y les dio a agentes militares la mayor parte de la responsabilidad en la Guardia Nacional. La agencia también busca a nuevos reclutas.

Los policías en el centro de comando en la demarcación Iztapalapa de la capital dicen que su antigüedad, rango y prestaciones no serían reconocidos dentro de la Guardia Nacional.

Patricia Rosalinda Trujillo Mariel, comandante de la Guardia Nacional, es una de las pocas líderes de la nueva fuerza que llegó de la policía federal. Fue recibida a empellones por los reunidos el miércoles en la mañana cuando salió a encontrarse con los manifestantes y les pidió que nombraran a representantes para conversar.

“¡Soy policía federal, respeto los principios de mi institución y quiero dialogar!”, gritó Trujillo a los reunidos.

La policía Alejandra Báez Villanueva dijo que los policías necesitan sus empleos para mantener a sus familias.

“No nos estamos manifestando, solamente estamos exigiendo nuestros derechos”, dijo. “Lo que queremos es que nos respeten nuestra antigüedad, porque, ¿cómo al Ejército y la Marina sí les respetan, y a nosotros como policías federales no?”

En declaraciones posteriores en una conferencia de prensa, el secretario de seguridad de México, Alfonso Durazo, aseguró que el gobierno respetaría la antigüedad, salarios y prestaciones de los agentes, y que la policía federal no debería preocuparse porque quienes no quieran unirse a la Guardia Nacional tendrán empleo en otras entidades gubernamentales. Dijo que las manifestaciones se generaron debido a la desinformación.

“Ninguna transición es sencilla y esta no es la excepción”, dijo Durazo.

Enfatizó también lo que podría ser una mejoría para los policías que se unan a la Guardia Nacional. Dijo que estarían ubicados en varios sitios en todo el país y trabajarían en esas áreas, en lugar de ser desplegados constantemente para operativos por todo México, como pasaba con la policía federal.

Frente a las oficinas de la policía federal en la Ciudad de México, policías uniformados bloquearon el Periférico, una importante vía rápida de la capital, impidiendo el paso de vehículos durante cierto tiempo. Y más de 100 policías uniformados bloquearon la autopista que une a la Ciudad de México con Pachuca, cerca de Ecatepec. El tráfico se extendía kilómetros en ambas direcciones. Algunos pasajeros de autobuses caminaban de un lado a otro del bloqueo en busca de otro transporte.

Los manifestantes también revelaron una amplia diferencia cultural entre la policía federal y el ejército. Cuando agentes de la policía federal son desplegados, los suelen hospedar en hoteles. Cuando el ejército opera afuera de sus bases, los soldados duermen donde haya lugar disponible y reciben pocos viáticos para cubrir sus comidas.

López Obrador dijo el miércoles que ningún policía federal sería despedido y que quienes cumplieron los requisitos para ingresar a la Guardia Nacional mantendrían su salario y prestaciones. Agregó que unirse a la fuerza nueva sería voluntario, pero no especificó qué pasaría con los policías que no lo hicieran.

La semana pasada, un director recién designado del Instituto Nacional de Migración pidió disculpas por llamar a algunos agentes federales “fifís” _término despectivo que significa “elegante”, “de élite”_ cuando se quejaron de las complicadas condiciones en sus tareas para reducir el flujo de migrantes a través de México con rumbo a Estados Unidos.

México envió a 6.000 miembros de la guardia a la frontera sureña para apoyar las labores y ha desplegado a miles más en su frontera norte para desalentar los cruces fronterizos sin autorización.

Antes del amanecer el miércoles, miembros de la Guardia Nacional se presentaron en la orilla del río Suchiate en Ciudad Hidalgo, Chiapas, donde apoyaron a agentes migratorios que revisaban documentos de extranjeros que cruzaban la frontera desde Guatemala en barcazas. Decenas de migrantes fueron subidos a camionetas.

Un comandante de la Guardia Nacional explicó a los agentes que estaban ahí para apoyar en el control inmigratorio, pero que no interferirían en el rápido y vital comercio que se lleva a cabo en balsas que transportan todo tipo de bienes entre los dos países. La demostración de fuerza se hizo el mismo día en que la prensa fue invitada a una gira con las fuerzas de la Guardia Nacional en el sur de Chiapas.

Los críticos dicen que una misión de control inmigratorio podría distraer a la fuerza de su principal responsabilidad de controlar el crimen violento.

México experimenta el mayor número de asesinatos en al menos 20 años, aunque la tasa de homicidios se estabilizó en meses recientes. Durante años, el país se ha apoyado en el ejército para confrontar al crimen organizado, y en algunos casos incluso ha desmantelado a las fuerzas policiales locales porque estaban infiltradas por la delincuencia.

___

El periodista de The Associated Press Jorge Barrera en la Ciudad de México contribuyó a este despacho.

FUENTE: AP/CHRISTOPHER SHERMAN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas