CIUDAD DE GUATEMALA.- El presidente de Guatemala Jimmy Morales cumplirá este miércoles con el anuncio de seguir los pasos del Gobierno de Washington y trasladar la embajada de su país en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, una decisión polémica que defiende como "coherente" con la política exterior del país centroamericano.

Entre las razones esgrimidas por Morales están el apoyo a dos países aliados como lo son Israel y Estados Unidos. Éstas son algunas claves de la decisión, criticada por los palestinos, vista con preocupación por los productores de cardamomo, pero aplaudida por Israel y la comunidad judía en Guatemala:

La histórica amistad con Israel: Ésta surgió hace 70 años, cuando Guatemala fue el segundo país en reconocer el Estado israelí, el 14 de mayo de 1948, minutos después de que lo hicieran los Estados Unidos. La nación centroamericana ya había jugado un papel destacado en la creación misma de Israel, desde el 13 de mayo de 1947, cuando el embajador de Guatemala, Jorge García-Granados, se integró como uno de los 11 miembros a la "Comisión Especial para el Problema de Palestina" (UNSCOP), que llegó a presidir.

"El voto de Guatemala le da existencia al Estado de Israel en el seno de la ONU. Resulta el voto decisivo para el porcentaje que se necesitaba en la ONU. Desde ese momento, ha habido una relación, sobre todo de colaboración técnica. Israel ha podido ayudarnos y trasladarnos mucha de su experiencia en tecnología en cuidado del agua, tecnología agrícola en condiciones adversas y en otro tipo de colaboraciones", explica el excanciller y exvicepresidente guatemalteco Eduardo Stein.

Los años de la dictadura: La alianza y amistad con Israel cobró relieve durante los más brutales regímenes militares de Guatemala, a finales de los años 70 y principios de los 80. Fueron los más cruentos del conflicto armado interno que, de acuerdo con datos de la ONU, dejó más de 245.000 víctimas, en su mayoría población rural no combatiente, durante sus 36 años de duración (1960-1996).

El excanciller guatemalteco y actual director del Instituto de Problemas Nacionales (IPN) de la Universidad de San Carlos, Edgar Gutiérrez, explica que la intervención directa israelí en una "triangulación de asistencia" militar representó una salida al aislamiento de Guatemala, sobre todo después que Estados Unidos decidiera suspender al país la ayuda militar por las continuas condenas internacionales al régimen.

No es la primera vez: Guatemala ya decidió en una ocasión trasladar su embajada a Jerusalén. En 1994, el entonces presidente Ramiro De León lo ordenó, pero tuvo que retractarse frente al riesgo y las protestas internas.

Las promesas de Israel: Además de los saludos y reconocimientos a Morales, Israel se comprometió a ampliar los programas de cooperación. Existe una amplia agenda de temas importantes para Guatemala, como sistemas de riego, educación y seguridad, entre otros. En enero, Guatemala fue declarado como país prioridad para la cooperación israelí y en marzo recibió la visita del director general adjunto del Ministerio de Asuntos Exteriores del Estado de Israel y jefe de la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo (MASHAV), Gil Haskel.

Temor a un boicot árabe del cardamomo de Guatemala: El país centroamericano es el principal productor de esta valiosa especia en el mundo, y los países árabes son uno de sus mercados más importantes. Los agricultores guatemaltecos temen que los 40.000 pequeños productores del país pueden resultar perjudicados si los países árabes respondiesen al traslado de la embajada a Jerusalén con un boicot del cardamomo guatemalteco.

Según el Banco central de Guatemala, las exportaciones de cardamomo se duplicaron en los pasados diez años y alcanzaron la cifra sin precedentes de 366,6 millones de dólares en 2017, apenas superadas por el café y el banano.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas