BOGOTÁ — El presidente colombiano Iván Duque ordenó el viernes un toque de queda en la capital del país en medio de los continuos disturbios provocados por una manifestación masiva.

Duque anunció en su cuenta de Twitter que había solicitado que el alcalde de Bogotá aplicara el toque de queda a partir de las nueve de la noche en toda la ciudad “para garantizar la seguridad de todos los bogotanos”.

Te puede interesar

El toque de queda se impondrá un día después de que aproximadamente 250.000 personas salieran a las calles en una de las marchas más grandes de la historia reciente de la nación.

El viernes hubo enfrentamientos dispersos entre manifestantes y policías.

Embed

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, anunció este viernes la declaración del toque de queda en tres áreas de la capital del país debido a los disturbios registrados en el marco de una nueva jornada de movilizaciones.

"Vamos a establecer el toque de queda en tres localidades, en Bosa, en Kennedy y Ciudad Bolívar a partir de las 20.00 horas (hora local)", ha señalado, en declaraciones a la prensa.

Así, ha detallado que la medida afecta a estas áreas "porque es donde se han concentrado los actos delincuenciales en el día de hoy". "Nosotros estamos haciendo todo para garantizar el funcionamiento de la ciudad", remarcó

Los incidentes del viernes, que por el momento se han saldado sin víctimas, han afectado al sistema de transporte en la ciudad debido a "actos de sabotaje". Peñalosa ha declarado además la 'ley seca" hasta el mediodía del sábado.

Embed

La ciudad de Bogotá se encuentra dividida en un total de 20 áreas, llamadas localidades. Las de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar se encuentran situadas en la zona suroeste de la capital.

El ministro de Defensa de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, ha confirmado este mismo viernes que al menos tres personas han fallecido en las protestas que se produjeron durante la huelga general que tuvo lugar el jueves en el país.

Trujillo ha explicado que dos de las muertes se produjeron durante enfrentamientos con la Policía en los municipios de Buenaventura y en Candelaria, ambos en el departamento de Valle del Cauca (suroeste), al intentar detener varios saqueos en zonas comerciales de la zona. La tercera de ellas no ha sido detallada.

"Entre ayer y hoy fueron capturadas 98 personas, 207 más fueron conducidas a estaciones de Policía para su protección, ocho menores fueron aprehendidos y se llevaron a cabo 53 allanamientos en cumplimiento de las ordenes de la Fiscalía", ha detallado el ministro durante una rueda de prensa en la Casa de Nariño.

Destrucción

La alcaldía de Bogotá, informó que 79 buses del sistema local de transporte público fueron vandalizados el viernes y 40 estaciones cesaron sus operaciones tras recibir ataques de enmascarados.

En diferentes partes de Bogotá obreros y empleados del distrito limpiaban el viernes la céntrica Plaza de Bolívar y sus alrededores y las paredes pintadas. La víspera también se produjeron varios hechos de violencia en la zona de Suba, en el noreste de la capital, donde vándalos destruyeron varias estaciones del transporte público y una estación de policía e incineraron una motocicleta.

OEA condena violencia

Por su parte, la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) ha condenado los actos de violencia registrados durante la semana pasada en Colombia y ha aplaudido la "corrección cívica" de aquellos que se manifestaron "en paz y armonía".

"Del mismo modo, reconocemos el apego a las instituciones y al Estado de Derecho del Gobierno del presidente Iván Duque para conducir al país en el marco de principios de respeto, desarrollo y progreso", ha indicado en un comunicado.

En el mismo, ha recordado que "el derecho a la protesta pacífica y la libertad de expresión forman parte de los valores fundamentales de nuestra región y así deben ser siempre respetados".

Sin embargo, la OEA ha recalcado en su comunicado que "el derecho a la protesta pacífica no puede servir para amparar actos de vandalismo ni acciones violentas contra bienes públicos y privados".

Segundo día de protesta

Mientras tanto, una protesta en la histórica Plaza de Bolivar a la que asistieron unas tres mil personas con sus ollas y cacerolas fue interrumpida sólo 15 minutos después de comenzar por Policías antimotines que dispersaron al grupo con gases lacrimógenos.

“No querían que el pueblo muestre su descontento” dijo Rogelio Martínez, un obrero de 38 años que huyó de la plaza tras desatarse varias rondas de gas lacrimógeno. “Quería participar en este cacerolazo, pero nos sacaron con gases.”

Las protestas iniciaron el jueves, cuando unas 250 mil personas marcharon en distintas ciudades del país en medio de un paro nacional.

Los manifestantes se oponen a una serie reformas económicas propuestas por el gobierno de Duque, que incluyen cambios al sistema de pensiones, así como medidas que permitirían a empresas contratar a sus empleados por horas.

Durante las marchas, miles también han expresado su frustración por los asesinatos de más de 100 líderes sociales en áreas rurales desde que comenzó el gobierno de Duque, y algunos exigieron mejorías en la implementación de un acuerdo de paz firmado en 2016 con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Las protestas han sido convocadas por una amplia gama de sindicatos, grupos estudiantiles y organizaciones indígenas cuyos líderes dicen estar motivados por las recientes movilizaciones en Chile y Ecuador.

Una organización que coordina a estos grupos, conocida como el Comité Nacional del Paro, dijo el viernes que las manifestaciones callejeras seguirán hasta que el presidente Duque establezca una mesa de negociación con los grupos afectados por sus medidas económicas.

El gobierno no ha revelado intenciones de negociar, aunque el presidente dijo en un discurso tras el paro del jueves que pretende acelerar su “agenda social y de lucha contra la corrupción.”

Para incrementar la presión sobre el gobierno, el Comité de Paro tiene planificada otra protesta el lunes y se reunirá de nuevo el martes para decidir más medidas.

“El gobierno pretende descargar la crisis económica sobre los hombros y bolsillos de la sociedad”, dijo José Cárdenas el secretario general de ACREES, una de las principales organizaciones estudiantiles de Colombia. “Eso no lo vamos a permitir.”

A pesar de los disturbios en algunas partes del país, muchas personas volvieron a salir el viernes con sus ollas en la mano para expresarse mediante un rítmico cacerolazo.

EL TIEMPO on Twitter

En la ciudad de Cali el gobierno local declaró el toque de queda hasta la madrugada de este viernes debido a problemas de orden público.

“Rechazamos enfáticamente y categóricamente los actos de violencia ocurridos luego de las movilizaciones. Nosotros convocamos un paro nacional de un día y los colombianos respondieron a ese llamado”, dijo Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, a The Associated Press.

El director de la policía, general Óscar Atehortua, informó que más de 150 policías resultaron heridos, la mayoría en Bogotá y Cali, y 98 personas fueron detenidas, entre ellas ocho menores de edad. La policía intervino en 622 oportunidades para desbloquear vías y barricadas y 122 civiles resultaron afectados especialmente por gases lacrimógenos.

CABLENOTICIAS on Twitter

La noche del jueves sorpresivamente y en diferentes partes de Bogotá ciudadanos de todos los estratos sociales salieron por más de media hora a la calle con ollas y tapas en protesta por las medidas económicas del gobierno del presidente Iván Duque.

María Contreras, una ingeniera de sistemas de 32 años, dijo a AP que “estoy en este momento con las tapas de mis ollas protestando porque estamos cansados de luchar por un mejor bienestar y nos tratan como si fuéramos ignorantes. Y no lo somos”.

Agregó que “hay que seguir el ejemplo de los chilenos, ecuatorianos y bolivianos y si Duque no cambia sus políticas económicas... también lo mandamos a México como sucedió con Evo Morales” en referencia al expresidente boliviano.

Para el viernes fue convocado un cacerolazo en la Plaza de Bolívar.

En una alocución la noche del jueves Duque señaló que “a pesar de los actos de violencia, atribuibles a vándalos que no representan el espíritu de los marchantes colombianos, demostramos que este país puede ejercer las libertades individuales sin vulnerar las libertades de los demás”.

El mandatario enfatizó que los actos violentos ocurridos con posterioridad a la marcha pacífica son vandalismo y no obedecen a una expresión de la voluntad popular “ni serán legitimados por el derecho a la protesta. No permitiremos saqueos y atentados contra la propiedad privada y vamos a aplicarles todo el peso de la ley”.

La huelga general en Colombia

La marcha fue convocado el jueves por sindicatos, jubilados, profesores y estudiantes, colectivos indígenas y LGTBI, para protestar contra el Gobierno de Iván Duque y sus políticas económicas, las cuales, según denuncian estos colectivos, han depauperado la esperanza de vida en el país.

El deterioro de las pensiones y los salarios, el incumplimiento de los acuerdos con los estudiantes, y la perenne situación de violencia que vive el país -más de 160 dirigentes sociales y sindicales han sido asesinados en lo que va de año-, así como el intento del Gobierno de modificar el acuerdo de paz con las FARC en 2016, son los principales puntos de las movilizaciones.

Los días previos a la huelga, el Ejecutivo otorgó plenos poderes a las autoridades locales y regionales para imponer las medidas necesarias en caso de que se produjeran actos de violencia y revueltas similares a las acontecidas en las últimas semanas en las principales ciudades de algunos de los países de la región, como Ecuador, Chile y Bolivia.

"La protesta social pacífica es un derecho constitucional, el cual garantizamos, pero seremos implacables con los actos de vandalismo", alertó Duque, en cuyas medidas para la huelga se incluía incluso el toque de queda, en caso de que alcaldes y gobernadores así lo considerasen.

FUENTE: EUROPA PRESS y AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la decisión de Trump de imponer aranceles al aluminio y al acero provenientes de Brasil y Argentina?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas