Rafael Ramírez, exembajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), reconoce que "las cosas han salido muy mal" en el país caribeño, ya que, "el tiempo juega en favor de lo político, pero juega en contra de nuestra economía. Y es algo que está sufriendo nuestro pueblo todos los días".

El también expresidente de Pdvsa y antiguo ministro de Petróleo, precisó que en su momento alertó a altas autoridades del Estado, al sector privado y a los líderes del partido de gobierno sobre lo que podría ocurrir en materia económica. Sin embargo, resalta que su plan fue abortado porque no contó con apoyo político.

"La primera razón por la que yo salgo a las Naciones Unidas es porque mis propuestas fueron de alguna manera puestas de lado, entonces no podía estar en el país con el peso específico que tengo en el ámbito económico y político (...) Lamentablemente no estaba equivocado y las cosas han salido muy mal", dijo Ramírez, según reseña BBC Mundo.

Agregó que sus artículos centrados en el tema económico, la gestión del gobierno y el manejo del petróleo de Venezuela, "fue molestando a alguna gente, lamentablemente entre ellos al presidente".

En ese sentido, uno de los hombres de confianza del fallecido presidente Hugo Chávez, descarta que su salida del organismo internacional tenga que ver con la reciente detención de varios altos cargos de la estatal petrolera, acusados de corrupción.

"Desde principio de año estoy alertando que nuestra producción de petróleo cayó un millón de barriles al día. Cuando estaba en la industria petrolera dejé nuestra producción en tres millones de barriles, un poco más o un poco menos", aseveró.

A juicio del exfuncionario venezolano, la corrupción no se reduce al mundo petrolero venezolano, "tiene que ver con el sistema cambiario, el sistema público, privado, que son los que tienen las instituciones financieras (…) Se desprestigia mucho al señalar que toda la industria petrolera es corrupta: eso no es verdad".

Ramírez también resalta que no tiene nada que temer en cuanto a su función en la administración pública, por lo tanto, se declara inocente de cualquier acusación de corrupción y dice que ha "llevado una vida estrictamente apegado a la conducta de Chávez" en cuanto a honestidad y transparencia.

Asimismo, descarta la posibilidad de que el régimen de Nicolás Maduro presente cargos en su contra. "Lo veo remoto, a menos que sea definitivamente un enfrentamiento político contra mí. Pero no hay nada. Y yo tomé la previsión de tener un respaldo electrónico de todos los documentos de mi gestión. No tengo nada que temer".

Ramírez, quien evitó revelar dónde se encuentra, finalmente indicó que no ha conversado con las autoridades norteamericanas y no existe trato para colaborar con investigaciones de actividades ilícitas en Venezuela.

"Nadie me puede acusar de que sea una persona que ha pactado, ni con los Estados Unidos, ni con nadie. Mi lealtad está con mi país y mis ideas. Por mis ideas soy capaz de correr cualquier riesgo", puntualizó”.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario