sábado 3  de  diciembre 2022
mujeres

Aprende a volar: "Nunca soñé con el éxito. Trabajé para llegar él"

¡Valórate! ¡Arriésgate! ¡Enfócate! ¡Exprésate! ¡Apasiónate! ¡Atrévete! ¡Estimúlate! ¡Agradece! ¡Sonríe!

21 de octubre de 2021 - 12:05

Por Sophia Lacayo

Hay mujeres, irreductiblemente, que han dejado impronta. Mujeres que han cargado cruces, que han caído, que han sacrificado, incluso la vida, haciendo lo que aman, luchando por lo que creen, dándolo todo. A modo personal, me inspira sobremanera la historia de Amelia Earhart, la primera aviadora que atravesó el Atlántico en solitario.

Desde niña, fue dueña de una personalidad inquieta y como tal sostuvo una postura desafiante a los convencionalismos de a principios del siglo XX. Cuando pequeña, construyó, según los historiadores, un álbum de recortes de prensa con las noticias de mujeres exitosas en campos que, tradicionalmente, eran reservados para los hombres. En sus memorias, destaca que “por desgracia creció en una época en la que se esperaba que las niñas se comportaran como niñas”.

Nada fue capaz de frenar su espíritu aventurero. Nunca aceptó el personaje sumiso que la sociedad pretendía asignarle por ser mujer. Desapareció, en un intento de volar alrededor del mundo. Hay una frase inspiradora de Earhart, que suelo repetirme una y otra vez: “La manera más efectiva de hacerlo, es hacerlo”.

Nunca te rindas, siempre ve por más. Sobre esos pilares se funda “Empodérate Mujer”, en esa búsqueda constante de superación y en las herramientas disponibles para alcanzar el éxito. No te quedes a ras de suelo: vuela.

¡Valórate!, no importa el género. Tienes que estar convencida que puedes hacer grandes cosas, solo tú lo puedes lograr, enfocándote, trazándote metas. Descubre tus habilidades, identifica tu objetivo y nunca abandones el camino. Cree en ti.

No permitas que nadie piense o decida por ti. Mucho menos aquellas personas con influencias negativas que terminan por convertirse en un lastre. Si llevas luz, es imposible despojarse de las sombras, pero tú debes aprender a dominarlas y no que ellas te dominen a ti. Esa es la diferencia.

¡Arriésgate! No sobrevivas en una zona de confort. Ve a darle la vuelta al mundo, como Amelia, acepta los desafíos, con humildad, pero con ímpetu. No le temas a lo nuevo, aunque tampoco vayas a lo loco, analiza, estudia, decide. No te conformes tampoco, el error más grande y común es dejar de intentarlo.

¡Enfócate! No puedes llegar si no sabes hacia donde vas. Trata de ser positiva. Destierra los pensamientos negativos que suelen frenar los empeños. Traza una estrategia, se perseverante. No eres débil. Convéncete.

¡Exprésate! Nunca te calles. El silencio puede ser un enemigo muy eficaz. Si te sientes mal; dilo. Te ayudará también a desahogarte. Eso sí, reconoce el problema si lo hubiese, la aceptación de este es el primero paso para buscar las soluciones acertadas.

¡Apasiónate! No importa lo que hagas, tienes que amarlo. Ponerle corazón, cuerpo y alma. No importa si es trabajo, proyectos, familia. No dejes que el desgano se adueñe del entorno.

¡Atrévete! Experimentar puede ayudarte a dar en el clavo. No puedes pensar en el último paso si no eres capaz de dar el primero.

¡Estimúlate! No te avergüences de tus triunfos, date una palmadita tu misma. Celebra cada victoria, por pequeña que sea. La sumatoria de batallas vencidas es parte del éxito en la guerra. Eso: se guerrera, nunca dejes baja la guardia.

¡Agradece! Dar y recibir, no lo has hecho sola, siempre existen manos que te sostienen en los momentos más duros.

¡Sonríe! No pierdas la alegría. En ocasiones puede ser tu mejor arma.

El 1 de junio Amelia Earhart, partió de Miami con su copiloto, Fred Noonan. El viaje se realizó hasta San Juan, Puerto Rico, Caripito, al este de Venezuela, siguieron África y el mar Rojo. Se dirigieron a Karachi, capital de Pakistán, luego Calcuta. Su destinos siguientes fueron Rangún, Bangkok, Singapur y Bandung. El mal tiempo, la poca visibilidad, roturas en la aeronave, y enfermedades repentinas; atrasaron los planes, pero no se rindieron.

El 2 julio, fue su última comunicación: “Debemos estar encima de ustedes, pero no los vemos. El combustible se está agotando. No somos capaces de alcanzaros por radio. Estamos volando a 1000 pies”.

De su desaparición surgieron múltiples teorías: desde que habían sido capturados por Japón hasta que aprovecharon la coyuntura para buscar el anonimato.

97 años después todavía prevalecen las hipótesis. Sin embargo, si me preguntaran dónde fue, dijera que no se ha ido. Está dentro de ti

En la presentación de mi programa “Mujer empodérate” tengo presente un pensamiento de Estée Lauder: “Nunca soñé con el éxito. Trabajé para llegar él”. De eso se trata.

*Sophia Lacayo es empresaria, activista y líder comunitaria

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar