Consumir vino tinto cotidianamente es una buena práctica para la salud si se hace con moderación. A continuación compartimos una lista de sus beneficios recogidos por la página web Mejor con Salud

Es un aliado para bajar de peso. El vino tinto activa un gen que impide la formación de nuevas fórmulas de grasa, y agregado a esto estimula la desaparición de las existentes.

Potencia nuestro cerebro. Ya que mejor nuestros procesos cognitivos, ayudando a prevenir demencia u otras enfermedades degenerativas.

Combate las infecciones en las encías. Es eficaz contra la gengivitis y dolores de garganta.

Reduce los niveles de cansancio. A pesar de producir un poco de somnolencia, el resveratol presente en las uvas, ayuda a combatir el cansancio.

Aumenta las endorfinas. Esta hormona es responsable de relajarnos y de generar felicidad y placer.

Reduce el sabor de las grasas. Aliviando nuestro paladar entre bocados de alimentos grasosos como la carne.

Reduce los niveles de colesterol. El resveratol es rico en antioxidantes, los responsables de cuidar nuestros vasos sanguíneos.

Excelente para la salud cardíaca. El vino tinto es rico en vitamina E, responsable de limpiar nuestra sangre.

Reduce el riesgo de cáncer. Gracias a ser un gran antioxidante, bloquea el crecimiento de las células responsables del cáncer de mama.

Combate infecciones urinarias. Gracias a sus propiedades antioxidantes y astringentes, el vino tinto evita que las bacterias se peguen a nuestra vejiga o riñones.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario