El joven que se ve en pantalla lleva shorts de jean y una camiseta sudada. En su mano tiene una pesa que levanta con tanta facilidad que parece de plástico más que de metal. Del otro lado, a miles de kilómetros (el sujeto de la pantalla se llama Josh Martin y es estadounidense), en Europa, por ejemplo, otro hombre sigue sus pasos sonriente.

El concepto que posibilita que entrenador y entrenado estén separados por miles de kilómetros se llama "virtual fitness" y está cada vez más de moda. Los videos de entrenamiento, algunos de los cuales se producen en Estados Unidos, se proyectan en distintos gimnasios alrededor del globo. Duran entre 30 y 55 minutos y contemplan distintos tipos de entrenamiento. ¿Lo mejor? El profesor no falta nunca y las posibilidades de elegir entre distintos tipos de clase son mucho mayores. En algunos gimnasios se ofrecen hasta 400 cursos por semana.

Te puede interesar

La idea no es nueva. En los años 80 y posteriores, miles de personas se entrenaron viendo videos de Jane Fonda y Cindy Crawford. Pero ahora las pantallas son más grandes, los fondos más imponentes y los equipos de sonido mejores. Los problemas, sin embargo, siguen siendo los mismos: el entrenador está demasiado lejos. Las posibilidades de lesionarse entrenando son mucho mayores porque no hay nadie que supervise. Por eso, esta opción es más que nada para personas con experiencia en el deporte.

De todas formas, hay cursos con distintos grados de dificultad. Los que son para principiantes incluyen explicaciones bien detalladas, tanto visuales como por audio.

Además de entrenamientos aeróbicos comunes, también es posible hacer cursos de spinning o ciclismo pantalla mediante. Y con escenarios imponentes: el profesor puede estar, por ejemplo, pedaleando desde el techo de un edificio en Las Vegas.

La empresa neozelandesa Les Mills fue un paso más allá y ofrece pantallas de diez metros de largo y curvas para gimnasios. Esto hace que los ciclistas estén rodeados por la pantalla por tres lados y durante el entrenamiento se sientan sumergidos en una especie de videojuego. No por nada, este entrenamiento se llama "The Trip" (el viaje). Aunque a diferencia de otros, incluye a un profesor de carne y hueso que pedalea con los alumnos, explica Philip Mills, CEO de la empresa.

Les Mills cree que los participantes entrenan de forma más intensa y dura cuando se distraen con la proyección. Sin embargo, esto también tiene sus desventajas; las personas con poca experiencia en el deporte pueden sobreexigirse. Aunque otros especialistas están convencidos de que la combinación de música y una instalación de video motivan fuertemente a las personas.

¿Es posible que en el futuro hasta los personal trainers aparezcan apenas en una pantalla? No es imposible: en algunos gimnasios ya se pueden practicar movimientos aislados con touchscreens. Sin embargo, por ahora esto funciona más bien como un complemento para reforzar un ejercicio, pero no reemplaza al entrenador.

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estaría usted de acuerdo con que los padres en Florida puedan decidir si sus hijos asistirán o no a clases cuando se traten temas como la evolución humana, la educación sexual o la influencia del hombre en el cambio climático?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas